Caso Nóos

El exsocio de Urdangarin pide la expulsión de Manos Limpias

El sindicato sigue como acusación en el juicio, en el que se sientan la infanta Cristina de Borbón y su marido.

Diego Torres y González Peeters a su llegada a la Escuela Balear de la Administración Pública.

Diego Torres y González Peeters a su llegada a la Escuela Balear de la Administración Pública. Efe

Primer paso para expulsar a Manos Limpias del juicio por el 'caso Nóos' que se celebra en la Audiencia Provincial de Baleares. El abogado de Diego Torres, ex socio de Iñaki Urdangarin, acaba de plantear al inicio de la sesión la expulsión del sindicato como acusación popular. Sin embargo, la presidenta del tribunal, Samantha Romero, ha advertido que escuchará esa petición una vez acabe las declaraciones previstas para hoy.“Cuando haya concluido el tribunal atenderá a sus alegaciones”, ha espetado la magistrada, que ha prohibido que el abogado de Diego Torres, Manuel González Peeters, expusiera todo su planteamiento.

De esta manera, en un sentido o en otro, la Sala decidirá a lo largo del día de hoy si expulsa del juicio al sindicato Manos Limpias, una vez que el pasado viernes detuviera a su secretario general, Miguel Bernad, y se acordara posteriormente su ingreso en prisión incondicional.

Fuentes jurídicas explican que en esos momentos la expulsión de Manos Limpias del juicio, representada por la abogad Virginia López-Negrete, es complicada dado que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz no acordó la suspensión de actividades del sindicato y, por tanto, éste puede seguir actuando.

El instructor investiga a Bernad y al presidente de la asociación de consumidores Ausbanc, Luis Pineda, por extorsionar a empresarios y banqueros para que les dieran cuantiosas cantidades de dinero a cambio de retirar querellas presentadas por Manos Limpias o no publicar informaciones negativas en la revista Ausbanc.

Entre los extorsionados se encuentra la propia infanta Cristina de Borbón, que se sienta en el banquillo de los acusados bajo la única acusación de Manos Limpias, y una vez que el juez de instrucción de Palma, José Castro, diera por bueno los indicios de delito contra la hermana del rey Felipe VI, en contra del criterio de la Fiscalía Anticorrupción, de la Agencia Tributaria y de la Policía.

Diversas fuentes jurídicas consultadas explican que dado que no existe sus pensión de actividades de Manos Limpias y tampoco existe una condena en firme, sino que la investigación está en una fase embrionario, es difícil que el tribunal de Palma pueda expulsar al sindicato como acusación en la vista.

La infanta quedaría automáticamente fuera

Sin embargo, en el hipotético caso que la Audiencia Provincial de Palma atendiera a la petición de la defensa de Diego Torres, el resultado sería la automática absolución de la hija de Juan Carlos I. Al ser acusada únicamente por Manos Limpias, Cristina de Borbón ya no tendría ninguna parte que le acusara y, por tanto, quedaría fuera del proceso. En ese caso, la Sala tendría que adelantar el fallo de absolución.

Precisamente, de la investigación abierta en la Audiencia Nacional se desprende que Bernad y Pineda jugaron con esa condición para exigir primero 2 millones y después 3 millones de euros al entorno de la infanta a cambio de retirar su acusación. La propuesta se la hicieron llegar al abogado de ésta, Miquel Roca, quien denunció los hechos ante la Policía el pasado mes de marzo, cuando la investigación hacía los dos dirigentes llevaba ya cinco meses abierta.

Aún así, Urdangarín y Torres no tendrían la misma suerte. En su caso, tanto la Fiscalía, como la Abogacía del Estado, y diversas acusaciones particulares, les piden altísimas penas de prisión. Concretamente, el marido de la infanta se enfrenta a una petición de Anticorrupción de 19 años de cárcel por diversos delitos, entre ellos haber obtenido dinero público bajo el paraguas de convenios de colaboración a través del Instituto Nóos, una asociación sin ánimo de lucro, que luego se desviaría a sociedades suyas para quedarse con el dinero.