CASO NÓOS

Camps pidió a Urdangarin que le colocase de ponente en Davos

El ex presidente valenciano solicitó esta contraprestación mientras le daba contratos públicos.

El ex presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps.

El ex presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps. VALENCIA

El ex presidente de la Generalitat valenciana pidió como contraprestación a Iñaki Urdangarin que le consiguiera participar en el denominado Foro Davos, la más prestigiosa cita económica mundial, en la que los principales líderes políticos y empresariales analizan los grandes asuntos globales. Francisco Camps, que declarará mañana viernes como testigo en el juicio del caso Nóos, solicitó al ex duque de Palma que recurriera a sus contactos para darle entrada en este selecto encuentro.

Así lo acredita la documentación interna del Instituto Nóos a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. En ella los antiguos dirigentes de la "entidad sin ánimo de lucro" abordaban la petición de Camps al mismo tiempo que recibían contratos millonarios del Gobierno que éste presidía. En uno de los correos electrónicos que se cruzaron, el ex vicepresidente de Nóos, Diego Torres, planteaba abiertamente esta cuestión bajo el título genérico "Valencia en Davos".

Correo electrónico presentado en el caso Noos.

Correo electrónico presentado en el caso Noos.

El 19 de marzo de 2006 Torres se dirigía a su colaborador Antonio Ballabriga en los siguientes términos: "Recordarás que el presidente Camps, a través del vice (en referencia al vicepresidente de la Generalitat Víctor Campos), nos ha pedido si le podemos arreglar ir a Davos el año que viene". Para, a continuación, darle cuenta del "resultado de la investigación" que habían llevado a cabo al respecto.

El precedente de Pujol

"Estuve reunido con Grant MacKibbin, Senior Membership Manager Europe, y Felix Howald, Associate Director Europe, para tantear la participación de Francisco Camps en el próximo Fórum de Davos", cuya denominación exacta es World Economic Forum (WEF). Proseguía explicando que "ya les comentó" a ambos "en Barcelona" que existía el precedente de la "Generalitat de Catalunya, que es miembro institucional del WEF desde la época de Jordi Pujol".

Continuaba Torres precisando que "la COPCA (Consorcio de Promoción Comercial de Cataluña) paga la cuota anual de 30.000 francos suizos y esto le da el privilegio al president de la Generalitat de recibir una invitación para participar en Davos y otros eventos regionales del WEF". Así, abundaba la mano derecha de Urdangarin, "los gastos de viaje, alojamiento y comida de Davos están a cargo de la Generalitat".

Continuaba el ex responsable de Nóos apuntando que les comentó a los responsables del foro que "no habría ningún inconveniente para la Generalitat valenciana ser también miembro institucional". Sin embargo, indicó que "Grant y Felix" le explicaron que estaban "preparando un White Paper (una guía) para Klaus Schwab porque quieren eliminar este tipo de membership (asociación)".

"Han parado cualquier nueva solicitud"

En palabras del número dos del instituto presidido por Urdangarin, "el motivo" de su negativa radicaba en que "debido al éxito de Davos están rechazando cada año la participación de jefes de Estado y ministros de países". "Quieren usar las plazas ocupadas por Quebec, Catalunya, la Wallonie, etc. para dar más lugar a políticos de ámbito nacional". En este sentido, a la "espera de tomar una decisión sobre los 'miembros institucionales', han decidido parar cualquier nueva solicitud".

Ante la dificultad de hacer realidad el sueño de Camps, Torres ideó una alternativa: "Hemos concluido que para el año 2007 podríamos invitar a Francisco Camps con el motivo de la America's Cup". Todo ello para "seguir explorando el tema Camps" con el objetivo de congraciarse con el responsable político que adjudicó a Nóos tres ediciones de los denominados Valencia Summit por importe de más de un millón cada uno y que abonó casi 400.000 euros públicos a cambio de la organización de unos Juegos Europeos que nunca llegaron a ver la luz. 

La segunda vez

No es la primera vez que Francisco Camps se ve cuestionado por sus peticiones a contratistas que tienen negocios con la Generalitat Valenciana. En el transcurso de la operación Gürtel, Camps solicitó a los principales imputados en la trama una intercesión para ser recibido por el presidente estadounidense, Barack Obama. En su lugar, los hombres de Francisco Correa organizaron una recepción con el gobernador del estado de Nuevo México, Bill Richardson, que en aquellas fechas sonaba como posible Secretario de Estado para el gobierno entrante.