Caso Nóos

Pons: “Urdangarin me presentó a un empresario para hacer una recalificación urbanística”

El actual diputado europeo, que "se negó", ha criticado al cuñado del rey por no hacer el trabajo pactado con la Generalitat valenciana.

El eurodiputado del PP y exconseller de Presidencia valenciano, Esteban González Pons, durante su declaración.

El eurodiputado del PP y exconseller de Presidencia valenciano, Esteban González Pons, durante su declaración. Efe

El eurodiputado 'popular' y ex consejero de Urbanismo de Valencia, Esteban González Pons, ha asegurado este jueves que sólo se reunió en su despacho una vez con Iñaki Urdangarin para presentarle a un empresario que quería hacer una recalificación urbanística. “Le dije que no y no hubo nada más”. Le pidieron que se reuniera con el yerno de Juan Carlos I pero Pons, según su versión, se negó a las pretensiones del empresario.

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo declaró esta mañana como testigo -a través de videoconferencia- en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Palma por el 'caso Noos', y en el que están sentados en el banquillo de los acusados los ex socios del Instituto Noos, Urdangarin y Diego Torres, así como sus esposas, la infanta Cristina de Borbón y Ana María Tejeiro, además de diversos dirigentes políticos de Baleares y Valencia.

Pons explicó que él firmó el convenio de colaboración con Noos para la organización de los actos preparatorios para presentar a Valencia a la candidatura de los Juegos Olímpicos Europeos, que nunca llegó a presentarse. “Urdandagarin y Torres eran una pareja difícil de igualar. Si ellos hubieran hecho su trabajo los Juegos Europeos seguramente hubiesen sido una realidad", destacó Pons, quien añadió: “Tengo la sensación que si ellos hubieran hecho su trabajo la candidatura se hubiera presentado”.

“Nadie me presentó nada”

Según narró al tribunal, él era la tercera pata del proyecto, y quien debía encargarse por su cargo en ese momento de la comunicación del proyecto, “y nadie me presentó nada”. “Mi puerta esta abierta y ellos no vinieron a verme”, insistió.

El abogado de Torres, Manuel González Peeters, le preguntó si la razón de porqué no hicieran nada fue porque la Generalitat suspendió los pagos del convenio. “Creo que antes de hacer los pagos no habían hecho nada. Durante cinco meses nadie me puso a trabajar, ni darme trabajo, ni nadie puso documentos encima de la mesa. Yo era la tercera pata y nadie me informó”, alegó.

Según Pons, confirma su afirmación el hecho de que Diego Torres, en el libro que ha publicado sobre los hechos, no le cita. “Si yo hubiese trabajado con Torres me hubiese citado en su libro”, recalcó.

Él no fue quien eligió a Noos para llevar a cabo ese trabajo pero aún así le pareció bien la idea. “Urdangarin había sido deportista olímpico y miembro de la Casa Real”, explicó. Además, se trataba de una ONG que iba a colaborar con Valencia. “¿Tenía la convicción de que era una asociación sin ánimo de lucro?”, le preguntó la fiscal. “En la convicción no, es que lo decía la primera línea del convenio”.

Según consta en la causa, el precio del servicio que se iba a pagar al Instituto Noos, según el convenio firmado, era de 6 millones de euros para los años 2006 y 2007. En el año 2006, la Generalitat valenciana pagó a Noos casi 400.000 euros. Según la Fiscalía Anticorrupción, desde Noos se presentaron facturas falsas para justificar gastos y poder cobrar lo establecido. Al ser una asociación sin ánimo de lucro el dinero establecido debía ir para los gastos del proyecto, dado que su objetivo no era un beneficio económico.