EL PP, EN CONTRA

El PSOE y Podemos promueven en Aragón una 'policía política'

Es una Agencia Anticorrupción capaz de obtener información de cuentas bancarias sin autorización.

El presidente de Aragón, Javier Lambán.

El presidente de Aragón, Javier Lambán.

  1. Podemos
  2. PSOE
  3. Aragón
  4. Pablo Echenique
  5. PP Partido Popular
  6. Corrupción
  7. Comunidades autónomas
  8. Fraude fiscal
  9. Entidades bancarias
  10. Política

El Gobierno de Aragón (PSOE) ya está proyectando la futura Ley de Integridad y Ética Pública donde se incluye la creación de una agencia para luchar contra la corrupción y velar por la legalidad en la Administración autonómica. Se trata de la Agencia Anticorrupción, que fue una de las proclamas de Podemos en campaña y exigida en el decálogo de la formación morada que suscribió el PSOE para poder ocupar la presidencia.

¿En qué consiste? Es una agencia con amplias capacidades de inspección y con la condición de autoridad que podrá ser capaz de acceder a cualquier información que se halle en poder de las personas físicas o jurídicas tanto públicas como privadas. En el artículo 15 de la futura ley autonómica se citan expresamente posibles actuaciones permitidas como examinar documentos, registros, contabilidad o bases de datos.

También incluye la potestad para interrogar siempre que se estime conveniente a funcionarios públicos o personas relacionadas con la Administración. Incluso permite que la futura Agencia Anticorrupción pueda acceder a la información de cuentas corrientes en entidades bancarias.

Los funcionarios al servicio de la Agencia tendrán la condición de agente de la autoridad y todas estas capacidades de inspección e investigación que asume la ley se harán si así lo permite la legislación vigente, según cita el articulado de la futura Ley de Integridad y Ética Pública, pero se deja constancia de que todas las actuaciones se podrán efectuar sin autorización judicial.

EL PP: “LA STASI DE LA ALEMANIA DEL ESTE”

La portavoz adjunta del Partido Popular, Marian Orós, ha criticado de manera contundente la futura Agencia Anticorrupción hasta el punto de entender que “se encuentra a medio camino entre la Stasi de la Alemania del Este y la brigada político social del franquismo”.

Los populares se muestran indignados por la futura agencia autonómica por tener “tics totalitarios” y aclaran que no piensan consentir que el presidente del Gobierno autonómico, Javier Lambán, tenga una brigada de comisarios que persiga impunemente a sus adversarios políticos, a funcionarios e incluso a particulares que tengan relación con la Administración.

Los funcionarios han reaccionado con sorpresa. El presidente de CSI-F en Aragón -Central Sindical Independiente y de Funcionarios-, Pablo Asín, reconoce que “es una salida de tono del Partido Socialista puesto que ya tenemos órganos de control autonómicos suficientes como la inspección general de servicios". Asín entiende que es un órgano "innecesario" y reclama al Gobierno autonómico un estatuto del denunciante para preservar y asegurar su integridad al denunciar.

Javier Lambán, en declaraciones a los medios de comunicación, quita hierro al asunto y explica que “a veces el Partido Popular se desenvuelve con sus propios fantasmas”. Lambán califica de “estúpida” la comparación con la Stasi de la Alemania del Este.

El secretario de Organización de Podemos Pablo Echenique.

El secretario de Organización de Podemos Pablo Echenique.

Insiste en que es un proyecto de ley remitido a las Cortes de Aragón, y que se someterá al debate correspondiente y a su definitiva aprobación. El texto podría ser efectivo con el apoyo de toda la izquierda parlamentaria: Podemos, Izquierda Unida y Chunta Aragonesista.

En cualquier caso, el futuro de la Agencia Anticorrupción está en manos de Podemos, dado que cuenta con 14 diputados, a diferencia de IU y CHA, que cuentan con tres escaños entre ambos y por tanto su voto no condicionará el proyecto. Pablo Echenique, responsable de la formación morada en Aragón, defendía este miércoles la agencia. "Entiendo que al PP no le guste que se cree una agencia anticorrupción y que era esperable o natural su reacción".