Madrid

El Gobierno no aprueba la nueva policía de Carmena: "Mucha filosofía, pero poca operatividad"

La delegada del Gobierno en Madrid se ha mostrado preocupada por lo que pueda suceder en las grandes concentraciones tras la desaparición de los 'antidisturbios'.

Manuela Carmena durante la presentación del nuevo plan de Policía.

Manuela Carmena durante la presentación del nuevo plan de Policía. Efe

Manuela Carmena y la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, han podido debatir acerca del nuevo modelo de policía municipal diseñado por el Ayuntamiento en la Junta Local de Seguridad. Ya ante los medios de comunicación, Dancausa se ha mostrado "preocupada" por la "indefinición" del nuevo plan director: "Hay mucha filosofía, pero poca parte operativa".

Uno de los aspectos más controvertidos del nuevo modelo que quiere implantar Carmena es la desaparición de las Unidades Centrales de Seguridad, conocidas como 'antidisturbios'. El Ayuntamiento ha suprimido los dos departamentos para crear la Unidad de Apoyo a la Seguridad, que no tendrá las mismas funciones que las UCS. En este sentido, Dancausa se ha mostrado "preocupada" por lo que pueda ocurrir en las grandes concentraciones, donde las unidades desaparecidas realizaban un trabajo de colaboración "muy eficaz" con los antidisturbios del cuerpo nacional.

La delegada ha dicho esperar que la retirada de las UCS no tenga "un efecto negativo" y se ha agarrado a la ley, que obliga a los agentes municipales a colaborar con los nacionales en el mantenimiento del orden durante las grandes manifestaciones.

La delegada ha calificado esta cuestión de "muy importante" y ha dado algunos datos para justiciar su "preocupación": el año pasado se produjeron 3.085 manifestaciones y 650 eventos multitudinarios en Madrid.

Precisamente, la "colaboración" entre los dos cuerpos es algo que inquieta al Gobierno. Dancausa ha criticado que el plan director no hace referencia a cuál va a ser la línea de trabajo en común que seguirán los agentes municipales.

De ahí que la delegada haya expresado su disconformidad con que los convenios legales que determinan este trabajo no aparezcan en el modelo redactado por Carmena. En este punto, la alcaldesa ha concedido unos minutos a su concejal de Seguridad, Javier Barbero, que ha negado la mayor. El edil ha leído un fragmento del nuevo plan donde se habla del afán de colaboración del cuerpo municipal, pero que no menciona los convenios que lo rigen.

Además de la presencia de estos convenios, Dancausa ha pedido al Consistorio una "mayor profundidad" en el cumplimiento de las ordenanzas municipales.

Pero la crítica de Dancausa no se ha referido sólo a la preocupación por la falta de algunos aspectos en el plan, sino por la atribución a los municipales de funciones que no les atañen. "Los delitos de odio, la mutilación genital, los matrimonios forzosos y la trata de seres humanos están fuera del ámbito competencial de la policía municipal", ha dicho Dancausa.

En cualquier caso, tanto Gobierno como Ayuntamiento han mostrado "voluntad colaboradora". Además, Dancausa ha querido poner de manifiesto que el nuevo plan director de Carmena no tiene efecto jurídico, sino programático.