Operación Taula

La exedil que habló de la “corrupción total” en Valencia rechaza declarar de nuevo

El magistrado cita a María José Alcón y a otros dos imputados por su “mayor proximidad” al dinero blanqueado.

La exconcejal María José Alcón

La exconcejal María José Alcón Efe

La exconcejal del Ayuntamiento de Valencia, Maria José Alcón, imputada en el caso Taula y que habló en una conversación intervenida por la Guardia Civil de la operación de pitufeo y de la “corrupción política total” en el consistorio de Valencia en la era de Rita Barberá, se ha negado a declarar tras haber sido citada de nuevo por el juez de Instrucción 18.

La exedil estaba citada a las diez de este viernes y ha entrado en los juzgados pocos minutos antes de esa hora y por la puerta de atrás, evitando pasar por la principal y sin hacer declaraciones. Poco después ha salido de los juzgados, también sin hacer declaraciones a los medios. Su abogado ha explicado que se ha acogido a su derecho a no declarar ante el juez. Su esposo, Alfonso Grau (que está siendo juzgado en Nóos), la ha recogido en su coche a la salida de los juzgados.

Alcón había sido citada para a ser interrogada nuevamente por su implicación en la causa de blanqueo de dinero en el grupo municipal popular de Valencia. El magistrado, tras levantar el secreto de sumario, citó de nuevo a las personas que apunta como los que indiciariamente tienen “mayor proximidad al dominio material sobre el dinero de supuesto origen ilícito” que se blanqueó mediante el procedimiento denominado ‘pitufeo’.

Los citados han sido: Alfonso Novo, exportavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia y actualmente edil independiente tras ser suspendido cautelarmente del partido Alfonso Novo; la exconcejal y exasesora María José Alcón -esposa del exvicealcalde Alfonso Grau, procesado en el caso Nóos-, así como de la exsecretaria del grupo municipal popular María Carmen García-Fuster. Esta última también ha entrado por la puerta de atrás pocos minutos después de Alcón.

María José Alcón fue una de las personas detenidas en el marco de la macrooperación Taula y la única de los tres citados este viernes que declaró en su día ante la Guardia Civil y el juzgado. Está imputada por presunta prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, cohecho y blanqueo de capitales. La exconcejal regresa al juzgado tras hacerse públicas las grabaciones en las que aparece hablando con su hijo del ‘pitufeo’ como una “trampa” del partido y de la “corrupción política total”. También otra con su hermana en la que vuelve a explicar la operativa. Para la Fiscalía Anticorrupción, estas dos conversaciones revelan “de forma absolutamente espontánea la aportación dineraria y el origen de los fondos objeto de afloramiento” del dinero “negro u opaco del grupo municipal popular” en el Ayuntamiento de Valencia.

ALCÓN ADMITIÓ EL BLANQUEO

Alcón reconoció en su declaración ante la Guardia Civil tras ser detenida que ingresó los mil euros en la cuenta del grupo popular municipal y que les fueron devueltos por Mari Carmen Fuster en dos billetes de 500. La declaración fue ratificada después ante el magistrado que instruye el caso. Las grabaciones de conversaciones con su hijo y con su hermana son otra de las pruebas que manejan los investigadores para sostener la causa del blanqueo.

Junto a ella, han pasado hoy ante el juzgado el concejal Alfonso Novo y Carmen García Fuster. Novo es una de las personas que constan como autorizadas para disponer de las cuentas del partido. Además, fue apuntado como el ‘recaudador’ en el escrito anónimo que recibió la fiscalía y en el que se informaba de una supuesta financiación ilegal de la campaña para las municipales. Novo no declaró cuando pasó a disposición judicial. Hoy tenía otra oportunidad para declarar tras conocer el contenido del sumario. A su salida, ha manifestado que sí aportó los mil euros, pero que no recibió el dinero en efectivo. Así, ha negado que tuviera acceso a la cuenta en el tiempo en el que se produjo el ‘pitufeo’. Según ha asegurado, no fue autorizado hasta noviembre del pasado año.

En el sumario de la causa consta que Novo realizó el ingreso de mil euros al partido el 30 de marzo del pasado año. El mismo día ingresó en su cuenta 785 euros en efectivo. Él ha negado que le fuera devuelta la donación en billetes de 500. Fuentes de la investigación aseguran que Novo ha defendido hoy que esos 785 euros era dinero que tenía en su casa por ahorros.

HABLA LA GUARDIANA DE LA CAJA

Quien también ha declarado este viernes, en contra de la negativa tras su detención en la macrooperación, ha sido la exsecretaria García-Fuster, imputada en la pieza de blanqueo y en la causa principal de Taula. La investigada, una persona de la “absoluta confianza” de Barberá, ha sido interrogada durante una hora. En su declaración ha explicado que el dinero en efectivo que los agentes hallaron en su casa (5.690 euros) eran procedentes de una herencia, cobro de alquileres y dinero para pagar a su asistenta.

La fiscalía sostiene que Fuster es una de las personas que maneja el dinero en efectivo que corresponde al partido y que su negativa a declarar cuando la investigación aún estaba secreta es “especialmente destacable”, al igual que Novo. La fiscalía considera que era la encargada de realizar la operativa del pitufeo. La exsecretaria no explicó tras su detención el origen del dinero de los billetes de 500 que, según testigos y dos de los investigados (una de ellas la propia Alcón), repartía una vez hecha la aportación de mil euros al grupo popular. El fiscal la apunta como una de las personas que maneja el dinero en efectivo del PP de Valencia y que no ha explicado el origen de esos fondos.

Fuster tampoco ha explicado en esta ocasión de donde provienen los billetes de 500 que los testigos y dos investigados aseguran que entregaba. La exsecretaria ha negado en todo momento que existiera dicho dinero. Asimismo, no ha realizado ninguna manifestación que implique a la que era la alcaldesa, Rita Barberá. García-Fuster no ha hecho ninguna declaración a los medios tras su salida de los juzgados.

El magistrado había decidido citar de nuevo a estas tres personas tras levantar el secreto y para dar otra oportunidad a que se explicaran antes de decidir si eleva la causa al Tribunal Supremo si atiende la petición del fiscal de investigar a la exalcaldesa Rita Barberá.