Manifestaciones en la capital

Extrema derecha y antifascistas 'batallan' en el corazón de Madrid

El Hogar Social de Madrid se concentra en el barrio Tetuán para protestar contra las bandas latinas: "Que los deporten".

La protesta de Hogar Social, en el barrio madrileño de Tetuán.

La protesta de Hogar Social, en el barrio madrileño de Tetuán. Efe

Después de su ataque a la mezquita de la M-30, el Hogar Social de Madrid ha vuelto a hacerse notar en Madrid. Pero esta vez, grupos antifascistas les estaban esperando. Unas 200 personas de esta organización cercana a la extrema derecha se han concentrado en el barrio de Tetuán para protestar contra las bandas latinas.

La marcha se convertido en una guerra de cánticos y propaganda. Hogar Social contra unos 100 antifascistas, que al otro lado de plaza trataban de boicotear el acto. Un fuerte cordón policial ha evitado incidentes. Y las dos protestas se han disuelto sin mayores problemas. Los vecinos han asistido entre sorprendidos y molestos al cruce dialéctico, que por momentos parecía el dos aficiones de fútbol rivales, entre una y otra manifestación.

Hogar Social es un grupo formado en agosto del 2014. Desde su creación, ha ocupado hasta cuatro edificios en la capital de España, en la que recogen alimentos y atienden a varias personas con un única condición: deben ser españoles.

La organización, que lanzó bengalas contra la mezquita de la M-30 tras los atentados de Bruselas, ha puesto el punto de mira en las bandas latinas tras los altercados de los últimos días en Madrid. Para ello, ha elegido el barrio de Tetuán, uno de los principales núcleos de inmigración latinoamericana.

Fuerte presencia policial

Al filo del mediodía, simpatizantes y militantes de Hogar Social han llegado a la plaza del Canal de Isabel II escoltados por furgonetas y numerosos agentes de la Policía Nacional. El grupo portaba banderas de España y la enseña de la organización. La Delegación del Gobierno trató de impedir la concentración esta semana, pero Hogar Social recurrió a los tribunales y ganó. 

Separados por cuatro furgonetas de la Policía, un grupo de antifascitas los ha recibido con gritos de "fuera fascistas de nuestros barrios". Hogar Social ha respondido con cánticos en los que pedían un barrio de Tetuán "obrero y español". Un joven de la organización ha denunciado, megáfono en mano, que estas bandas latinas han sembrado el barrio de drogas y someten a los vecinos del barrio con sus actitudes mafiosas.

Melisa Ruiz, de 27 años, actúa como portavoz de Hogar Social. La solución de este grupo al problema de las bandas latinas es "deportar" a los delincuentes. "España no es un paraíso para los delincuentes. Lo es, y no debería serlo", ha asegurado. Después de Bruselas, Hogar Social denunció el "fracaso de la integración de migrantes en la Comunidad de Madrid".

Melisa Ruiz, portavoz de Hogar Social.

Melisa Ruiz, portavoz de Hogar Social. Efe

Críticas al Ayuntamiento

La portavoz de Hogar Social ha criticado al Ayuntamiento de Madrid por, en su opinión, permitir la otra concentración. Según Ruiz, los abogados de la organización estudiarán si el equipo de Manuela Carmena ha podido incurrir en algún tipo de "prevaricación". En su opinión, el Ayuntamiento ha autorizado la protesta antifascista a sabiendas de que Hogar Social tenía permiso de los tribunales para concentrarse.

La Delegación del Gobierno en Madrid trató esta semana de mover la protesta hacia la glorieta de Cuatro Caminos por la cercanía de una mezquita en la plaza del Canal. Finalmente, la justicia autorizó la concentración en el lugar original. No se han registrado incidentes en las inmediaciones de la mezquita.