Madrid

Tres minutos de pánico en el Metro de Madrid por un error informático

En la jungla. Un fallo durante un simulacro de emergencia activó las señales de alerta para desalojar las estaciones de toda la red.

Los letreros luminosos activados por error ordenaban desalojar las estaciones.

Los letreros luminosos activados por error ordenaban desalojar las estaciones. Twitter

  1. Madrid
  2. Metro de Madrid
  3. Amenaza terrorista
  4. Transporte público
  5. Emergencias
  6. Twitter
  7. Informática

La prueba del Plan de Emergencia para el sistema de transporte metropolitano de la capital ha sufrido un fallo sobre las 13.30h de la mañana de hoy miércoles 30 de marzo. Las alertas automáticas en los letreros electrónicos y la megafonía se activaron, tomando por sorpresa a los viajeros y los empleados. La empresa ha pedido disculpas por el error que, afirman, se ha alargado durante tres minutos, reconociendo que ha sido especialmente grave por el clima de alarma social tras los recientes atentados de Bruselas.

El Plan de Emergencia, en caso de activarse, incluiría una serie de medidas además de las alertas automáticas para facilitar el desalojo de las estaciones de la red de Metro de Madrid. Se trataría del cese de la circulación de los trenes, la apertura de los tornos y la actuación de los trabajadores dirigiendo a los viajeros a las salidas.

Desde la compañía confirman a EL ESPAÑOL que estos protocolos adicionales no se han activado y que la circulación no se ha detenido en ningún momento, aunque han podido darse momentos de confusión por parte de los operarios que no estaban informados de las pruebas. Sobre por qué se ha realizado el simulacro con el servicio en activo en lugar de esperar a la noche, Metro no disponía en un primer momento de una explicación.

La compañía ha escogido Twitter para publicar el mensaje de aclaración y disculpa, ya que los viajeros alarmados habian publicado mensajes en la red social preguntando por la situación.

La disculpa no ha satisfecho a muchos usuarios, que ha relatado auténticos momentos de pánico. Otros se han tomado con sorna la justificación, por vaga y manida, del "error informático".