Política

Patxi López se muda a la residencia oficial del presidente del Congreso

Atiende la recomendación de su equipo de seguridad, le repercutirá en la nómina y no supone aumento del personal, según su equipo.

Patxi López, en el Congreso de los Diputados.

Patxi López, en el Congreso de los Diputados. EFE

  1. Patxi López
  2. Congreso de los Diputados
  3. Transparencia
  4. Cargos públicos
  5. Vivienda
  6. Política

El presidente del Congreso se muda. No prepara las maletas ante la cada día más probable vuelta a las urnas si no hay un acuerdo de investidura antes del 2 de mayo. Patxi López se ha instalado en la residencia oficial que la institución pone a disposición de todos los presidentes de la cámara baja, según ha informado su equipo.

La residencia oficial, hasta ahora sin uso, está situada en la calle Casado del Alisal y es un amplio palacete de 1.092 metros cuadrados listo para entrar a vivir, pero que muchos de los predecesores de López con residencia en Madrid no llegaron a utilizar.

El equipo del presidente de la cámara baja ha explicado que ha sido el equipo de seguridad el que ha recomendado a López mudarse. “Él prefiere vivir en su casa, muy céntrica, pero por la calle apenas cabe un coche y tras unas semanas los servicios de seguridad le han dicho que no era el mejor sitio”, explican.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha criticado la medida, que cree “inoportuna” porque el presidente del Congreso tiene un sueldo más que razonable para procurarse alojamiento. “A lo mejor no ha encontrado una vivienda lo suficientemente digna para su rango y representación”, ironizó ante la prensa. En cualquier caso, no le parece un “buen ejemplo”.

Según el reglamento del Congreso, el presidente cobra 2.813 euros al mes por ser diputado, a los que se añaden complementos por ser miembro de la mesa (3.064 euros al mes), gastos de representación (3.327 euros) y de libre disposición (2.728 euros).

“Unas mantas, unas colchas y un centro de planchado”

Según fuentes cercanas a López, reabrir la residencia oficial no supondrá un incremento en el personal, ya que se reorganizarán los trabajos para que el personal de limpieza pueda atender al presidente. Además, la comida correrá a cargo de López, al que el uso de la vivienda le repercutirá en su nómina y en su declaración de la renta al ser reconocida como “retribución en especie”. “Se ha prorrateado el espacio de la casa y él ocupa 100 metros cuadrados del edificio”, explican.

Las únicas labores de acondicionamiento han sido las de reparar un frigorífico, algo que ha costado 391 euros, comprar “unas mantas, unas colchas y un centro de planchado”, explican desde la oficina del presidente. Sólo gastos como luz y agua correrán a cargo de la cámara baja, aunque el presidente se pasa muy poco tiempo en la residencia, donde reside solo, e intenta ir a Bilbao los fines de semana.

“¿Transparencia? Toda”, explica su equipo, reivindicando la renuncia de López a complementos como el que le corresponden por presidir la Comisión de Reglamento de la cámara, “más de 1.000 euros al mes”.

Otros presidentes de la cámara han utilizado ocasionalmente la residencia, como José Bono. Pero pocos han vivido de manera permanente en ella.