CRISIS INTERNA

Errejón admite que "no comparte" la destitución de Pascual pero llama a la unidad

El número dos de Podemos vuelve a la palestra tras dos semanas de silencio. Afirma que sigue trabajando junto a Pablo Iglesias. 

Íñigo Errejón atiende a los medios tras un acto de Podemos.

Íñigo Errejón atiende a los medios tras un acto de Podemos. EFE

Íñigo Errejón por fin ha roto su silencio de las dos últimas semanas. "Es obvio que no comparto la decisión de destituir a Sergio Pascual. No comparto todas las decisiones de mi secretario general, pero sigue siendo mi secretario general y seguimos trabajando juntos". Es decir, el número dos de Podemos admite que no está de acuerdo con la salida de su mano derecha que decidió Pablo Iglesias pero llama a la unidad del partido morado. 

Este tiempo de mayor reposo y silencio me ha servido para elevar las miras

En una comparecencia en el Congreso de los Diputados tras la Junta de Portavoces, Errejón no ha escondido, eso sí, su malestar con el cese fulminante de Pascual como número tres de Podemos. Ha explicado que cuando se enteró de dicha decisión de Iglesias, habló con él y "le manifesté que no estaba de acuerdo y mi respeto y admiración por el trabajo de Sergio". Pero, rápidamente, ha querido insistir en un mensaje de unidad. 

Errejón ha afirmado que "este tiempo de mayor reposo y silencio me ha servido para elevar las miras". "No han sido semanas sencillas para Podemos, pero creo que hemos madurado", ha agregado. "Quedan discusiones pendientes políticas y organizativas hacia el futuro. Nadie nos votó para mirarnos hacia dentro y al ombligo", ha asegurado en un claro intento de rebajar el tono de las disputas internas de Podemos. 

Mensaje conciliador

Así, Errejón ha reaparecido tras dos semanas de silencio. Era, en verdad, una comparecencia más que esperada, tanto por su ausencia de estos días como por el cónclave que se avecina para el fin de semana. Y, como había adelantado este diario, el dirigente ha optado por un mensaje conciliador.

En clave interna, la principal cuestión a la que hacía frente Errejón era, amén de la salida de Sergio Pascual, si él mismo pretende apoyar la elección de Pablo Echenique como nuevo número tres del partido. En ese sentido, el número dos de Podemos ha aplaudido el nombre elegido por Iglesias porque es "una buena propuesta, de consenso, que desmadrileñiza Podemos" y que "puede dar continuidad a los trabajos de la Secretaría de Organización". 

"Diferentes opiniones"

Más allá del mensaje de este martes, es innegable que en Podemos continúa abierta la pelea interna que se dirimirá definitivamente en el Consejo Ciudadano estatal que se celebra el próximo sábado en Madrid. Los dirigentes del partido morado tienen que refrendar o rechazar el nombramiento de Pablo Echenique como secretario de Organización en sustitución del guillotinado Sergio Pascual, mano derecha del propio Errejón. Se espera una reunión caliente. Y Errejón ha querido remarcar que en este cónclave "no se presentarán batallas, sino diferentes opiniones".