INVESTIDURA

La brecha entre PP y C's se ensancha aún más con acusaciones de mentir

Albert Rivera dice que el partido de Rajoy le ofreció la vicepresidencia del Gobierno. Los populares lo niegan. 

Albert Rivera flanqueado por Matías Alonso y Juan Carlos Girauta.

Albert Rivera flanqueado por Matías Alonso y Juan Carlos Girauta.

Las relaciones entre el Partido Popular y Ciudadanos empeoran a marchas forzadas. Y, con ello, la opción de un acuerdo de investidura entre ambos partidos con el PSOE -la gran coalición a tres- parece cada día más lejos de fructificar. Este lunes, los partidos presididos por Mariano Rajoy y Albert Rivera se han enzarzado y acusado mutuamente de mentir. Desde C's aseguran que el PP les ofreció una vicepresidencia del Gobierno si había un acuerdo. Y los populares niegan tal extremo.  

La crónica de este enésimo enfrentamiento entre los dos partidos se iniciaba cuando Albert Rivera, tras una reunión de la ejecutiva de C's, recordaba en una comparecencia pública que el partido liderado por Rajoy había ofrecido vicepresidencias tanto a su partido como al PSOE. 

"Desmiente tajantemente"

Poco tiempo después, llegaba una respuesta nada habitual por parte del partido gobernante mediante un comunicado que publicitaba en las redes sociales. "El PP desmiente tajantemente que su presidente nacional, Mariano Rajoy, haya hecho oferta alguna de cargos en un eventual gobierno a ningún dirigente político", decía el texto. Y agregaba: "No lo ha hecho ni en sus declaraciones públicas, ni en las conversaciones privadas que ha mantenido con ambos después de las elecciones".

A renglón seguido, Albert Rivera volvía a la carga, esta vez desde su cuenta personal de Twitter. Según explicaba, "el PP ofreció sillas a Ciudadanos y a PSOE hace unos días". "Aquí lo tienen", recalca el presidente de Ciudadanos incorporando el enlace de unas declaraciones del vicesecretario general de política sectorial del PP, Javier Maroto, del pasado 18 de febrero.

En esas declaraciones recogidas por EP, el dirigente del partido gobernante decía: "Parece que al señor Sánchez le molesta mucho que se le ofrezcan vicepresidentes con nombre y apellido y funciones. A nosotros, no. Si nosotros nos encontramos que el PSOE o C's quieren una vicepresidencia del Gobierno de España no tendríamos ningún problema en aceptarla porque es razonable compartir en coalición el programa que se quiere gestionar". Rivera ha añadido un tuit más para remarcar que "unos se adjudican vicepresidencias, otros quieren que nada cambie a cambio de repartir vicepresidencias. Así no".

Otros dirigentes de Ciudadanos insistían en este asunto. Así, el secretario de organización de la formación naranja, Fran Hervías, también publicaba varios mensajes en las redes sociales para desmontar las acusaciones del PP. En uno de ellos acusa a los populares de "mentir". "Parece que a los dirigentes del PP le han cogido el gusto a ir mintiendo a la gente. ¿Quién ofreció a quién?". 

Y Sánchez e Iglesias, en sus trece

Entretanto, los otros dos grandes partidos, PSOE y Podemos, siguen sin ponerse de acuerdo en un contexto de vetos cruzados que hace muy complicado cualquier acuerdo. Aunque, eso sí, las formaciones de izquierdas han retomado el diálogo. Este lunes el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aseguraba que su acuerdo con Ciudadanos es "firme" pero está abierto a otros partidos, en un claro mensaje a Pablo Iglesias. 

Sánchez insistía en que pedirá al máximo responsable de Podemos que no promueva frentes ni exclusiones y que ayude a poner fin a un bloqueo institucional que cree que sólo beneficia al PP. Se trata, recogía Efe, de hablar "de soluciones, no de sillones", sobre la base de su acuerdo con el líder de C's, Albert Rivera. Por su parte, tal y como ha publicado este diario, Iglesias tiene previsto ofrecer a Sánchez que utilice su pacto con Rivera para obligar a Ciudadanos a que se abstenga y facilite un gobierno de izquierdas

Los líderes de PSOE y Podemos se harán estas ofertas contradictorias en la reunión que tienen previsto celebrar esta misma semana. Parece que la fecha elegida será este miércoles, justo antes de la festividad de Semana Santa. Pero tampoco es descartable que ambos políticos pospongan su encuentro a la semana siguiente.