Crisis institucional

El Gobierno se mantiene en 'rebeldía' y elude el control del Congreso de los Diputados

Santamaría ha despejado las dudas que no había disipado Rajoy: "No tenemos capacidad política".

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, comparece en Bruselas.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, comparece en Bruselas. EFE

Una silla vacía frente a un micrófono apagado: la imagen que Pedro Morenés dejó este jueves en el Congreso de los Diputados volverá a repetirse. El Gobierno en funciones mantiene el desafío ante la oposición y no se someterá al control de la Cámara. "No tenemos legitimidad", sostienen los barones populares. Desde el otro lado de la bancada, han declarado al Ejecutivo "en rebeldía" y amenazan con llevarlo al Tribunal Constitucional; movimientos que fácilmente se pueden traducir en clave electoral ante unos hipotéticos comicios anticipados.

"¿Comparecerá ante el Congreso de los Diputados?", le preguntaban los periodistas a Mariano Rajoy cuando éste llegaba, en Bruselas, a la cumbre de la UE sobre refugiados. "No lo sé, es algo que tendré que hablar con los miembros del Gobierno y con el propio Parlamento", respondía el presidente del Ejecutivo en funciones, quien añadía que no existían "precedentes en la Historia de España desde 1977".

Ha sido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha despejado las dudas que mantenía su jefe: "No tenemos capacidad política", ha señalado en la comparecencia tras el Consejo de Ministros celebrado este viernes. "Porque este Gobierno está en funciones y no tiene la confianza de la Cámara", ha defendido.

Los casos de Andalucía y Cataluña

Santamaría ha lamentado que Patxi López, presidente del Congreso de los Diputados, insista en la idea de someter al Ejecutivo a un "control íntegro": "Quieren ejercer un control político de actuaciones que no estamos llevando a cabo", ha explicado, antes de advertir que, pese a la ausencia del Gobierno en estas sesiones de, siguen "sometidos al control de la legalidad": "No ha venido una sola actuación del Consejo de Ministros que no haya venido avalada por los controles a los que se les somete".

Andalucía y Cataluña han sido los "antecedentes" a los que Santamaría y Rajoy han apuntado para explicar su ausencia en las sesiones parlamentarias. "Hay dos parlamentos que no eligieron presidentes", ha planteado el líder popular, en referencia a las dos Comunidades, en las que "a nadie se le planteó" un control como el que ahora se le exige al Ejecutivo. "Los informes señalaban que resultaría extraño que un Gobierno en funciones se someta al control", ha añadido la vicepresidenta.

Abril, el "mes de los conflictos"

Asimismo, Santamaría ha advertido que abril apunta a ser el "mes de los conflictos" contra el PP, "que ha sido quien ha ganado las elecciones", y contra el Gobierno en funciones: "No estamos hablando de un control, estamos hablando de si el mes de abril nos lo pasamos viendo si Pedro Sánchez habla con Tsipras para que interceda con Iglesias -ha advertido-. Debería ser el mes conciliador para buscar acuerdos".

Este conflicto puede terminar por librarse en el Tribunal Constitucional. Patxi López ha optado por dejar en manos del PSOE una posible denuncia, algo que Maritxell Batet, secretaria de Estudios y Programas del grupo socialista, calificó como "inevitable": "No lo descartamos en absoluto y estamos dispuestos a llegar al Constitucional para que dirima este conflicto", advirtió.

En una línea muy similar se ha expresado Miguel Gutiérrez, secretario general de Ciudadanos en el Congreso. ¿Apoyarán un posible recurso del PSOE ante el TC por la incomparecencia del Gobierno? "Por supuesto que lo apoyaremos", ha sentenciado Gutiérrez, quien asegura defender "el sentir mayoritario de toda la Cámara".

Pero la respuesta del Gobierno sigue siendo la misma: enrocarse en su posición y no ceder ante las peticiones de someterse al control parlamentario, a las que Santamaría ha calificado como "amenazas".