DESAFÍO SOBERANISTA

El CGPJ dice que el juez que investiga a Mas no ha incurrido en un "retraso relevante"

Archiva la denuncia de Manos Limpias contra el juez del TSJC que instruye la causa contra Mas por un presunto delito de desobediencia al Constitucional.

Artur Mas es aclamado a las puertas del TSJ de Cataluña

Artur Mas es aclamado a las puertas del TSJ de Cataluña Efe

El promotor de la acción disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial, Antonio Fonseca-Herrero, ha archivado la denuncia interpuesta por el sindicato Manos Limpias contra el magistrado del Tribunal Superior de Cataluña Joan Manel Abril, instructor de la diligencias abiertas al ex president de la Generalitat Artur Mas y a dos de sus cargos por un presunto delito de desobediencia al Tribunal Constitucional.

La denuncia alegaba que Abril estaba incurriendo en retraso indebidos. Se basaba en que el 8 de enero de 2015, el Tribunal Superior de Cataluña admitió a trámite las querellas contra Artur Mas interpuestas, entre otros, por el fiscal y Manos Limpias. En ellas se denuncia que el ex president llevó a cabo la votación independentista del 9 de noviembre de 2014 pese a que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional.

Abril fue nombrado instructor de la causa, que también afecta a la ex vicepresidenta Joana Ortega y la ex consejera de Educación Joana Rigau. La denuncia indicaba que, aunque en febrero fue confirmada la admisión de las querellas y debió comenzar la investigación del delito de desobediencia atribuido al entonces president, Joan Manel Abril no acordó la realización de las primeras diligencias hasta junio de 2015.

El instructor no acordó de oficio ninguna actuación. El 6 de marzo de 2015 recibió un escrito del fiscal proponiendo las primeras diligencias de investigación, pero Abril "no movió ni un solo dedo" hasta el 15 de junio siguiente, cuando acordó practicarlas.

El instructor no recibió las primeras declaraciones testificales hasta el mes de julio, es decir, cinco meses después de la admisión de las querellas, y no tomó declaración a los querellados Mas, Rigau y Ortega hasta el 15 de octubre, una vez celebradas las elecciones autonómicas.

Junto a ello, acordó aplazar sucesivamente la declaración de una relevante testigo de cargo, Dolores Agenjo (ex directora de uno de los colegios utilizados para la votación del 9-N que denunció presiones de la Consejería de Educación), por el hecho de que era candidata de Ciudadanos a los comicios autonómicos.

El promotor de la acción disciplinaria señala, por contra, que desde que Abril fue designado instructor ha dictado un total de 43 resoluciones, todas ellas “suficientemente motivadas”, quedando a 21 de enero de 2016 únicamente cuatro solicitudes o escritos por contestar.

Muchas incidencias procesales

“No se observa la existencia de un retraso o una paralización relevante en la tramitación de las diligencias”, señala Fonseca-Herrero, que añade durante este tiempo “han sido numerosas las incidencias procesales acaecidas”, en referencia a las impugnaciones y recursos presentados por las partes.

Fonseca-Herrero tampoco considera relevante el momento de citar a testigos e investigados alegando que “corresponde en exclusiva al instructor ponderar la conveniencia de las diversas diligencias para el buen fin de la tramitación de la causa penal y el momento de su práctica”.