VALENCIA

Las figuras del toreo encabezan una multitudinaria marcha

Al menos 10.000 personas, lideradas por El Juli o Morante, ocuparon la explanada de la Estación del Norte en Valencia.

Multitudinaria manifestación en defensa de los toros en Valencia

Multitudinaria manifestación en defensa de los toros en Valencia

  1. Manifestaciones
  2. Corridas toros
  3. Toreros
  4. Valencia
  5. Julián López, El Juli
  6. Morante de la Puebla
  7. Protestas sociales
  8. Activismo

El torero valenciano Enrique Ponce lo ha calificado como “día histórico para la fiesta, para el toro y para el toreo”. Miles de personas (10.000 según la Delegación del Gobierno en Valencia) se han manifestado este domingo en la capital del Turia para defender los festejos taurinos. “Una cultura que nuestra Constitución ampara, protege y exige fomentar”, dijo el matador ante una abarrotada plaza de Toros durante la lectura del manifiesto.

La marcha estaba convocada a las tres de mediodía en pleno centro de una ciudad que estos días celebra las Fallas. La organización durante la mañana de un concurso nacional de recortadores –hay un extenso programa taurino durante las fiestas- calentó la convocatoria. Buena parte de los 12.000 aficionados asistentes se sumaron a la manifestación para defender la cultura del toreo “como forma de vivir”. En la cabecera iban figuras del toreo como Enrique Ponce, El Juli, Ortega Cano, Morante de la Puebla, Sebastián Castella y El Soro, entre otros. Todos iban tras una pancarta con el lema ‘Los toros, cultura, raíces y libertad’.

Previo a esta manifestación, unas decenas de activistas contrarios a los festejos organizaron un acto para mostrar su rechazo que tuvo lugar horas antes. Durante la marcha taurina algunos de ellos gritaron pidiendo la abolición.

PITADA ANTE EL BALCÓN DE RIBÓ

Los miles de manifestantes, entre aficionados y personas del mundo del toreo como matadores, recortadores y colectivos del ‘bou al carrer’ (populares festejos taurinos que se organizan en una buena parte de municipios valencianos durante sus fiestas), marcharon al grito de “libertad”. Los asistentes han protagonizado una fuerte pitada ante el balcón del Ayuntamiento. El alcalde de Valencia, Joan Ribó (Compromís) se ha manifestado antitaurino en varias ocasiones y ha vetado el ‘bou embolat’ en las pedanías de Valencia. El cambio de color político en los gobiernos municipales de la Comunidad Valenciana ha puesto en entredicho la continuidad de estos festejos populares. Algunas localidades como la de Aldaia han celebrado referéndums sobre si continuar o no con la tradición.

El presidente de la Unión Taurina de la Comunidad Valenciana –convocantes de la marcha-, Vicente Nogueroles, se ha referido a estas nuevas políticas: “La gran amenaza son ciertos partidos ‘antis’ como Compromís y Podemos que no tienen clara la gran cantidad de gente que mueve el mundo del toro”, ha dicho en declaraciones a Europa Press. El actual gobierno valenciano formado por PSPV y Compromís, con el apoyo de Podemos, aprobó en enero la derogación de la Ley de Señas de Identidad aprobada por el gobierno de Fabra en la recta final de la pasada legislatura y que encendió el debate identitario en vísperas electorales con medidas como la protección de los ‘bous al carrer’.

En la jornada de protesta se ha podido ver al expresidente valenciano Francisco Camps, a la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, y el diputado autonómico y presidente de la gestora de Valencia, Luis Santamaría, entre otros. También se vieron caras socialistas.

INTERESES “ECONÓMICOS Y ESPURIOS”

El matador valenciano Enrique Ponce ha leído el manifiesto desde un balcón de la plaza del Ayuntamiento. En la lectura ha defendido que la cultura es “lo que el pueblo quiere que sea” y que “el pueblo quiere que el toro sea cultura”. “No podemos consentir que por intereses económicos y espurios digan que nuestras tradiciones son perversas y crueles”, ha dicho. Otros han criticado la “politización” que, a su parecer, se está haciendo con este debate. Así, por ejemplo, Carlos Núñez, ganadero y presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia y de la Fundación del Toro ha manifestado a Efe: “Ha sido todo un hito y un toque de atención a nuestros políticos para que se den cuenta de una vez de lo arraigada que está la tauromaquia en nuestra sociedad, era necesaria una manifestación de este tipo y que los poderes públicos lo tomen en cuenta, entre ellos el Tribunal Constitucional, que tiene aún pendiente su dictamen sobre la prohibición en Cataluña”.

No es la primera vez que el mundo del toro sale a la calle. En febrero de 2015 unas 6.000 personas se manifestaron en Castellón en una marcha convocada en principio para defender los ‘bous al carrer’ pero que contó con apoyos a la Fiesta de personas vinculadas a los toros como el El Soro y el ganadero Victorino Martín.