Fuerzas Armadas

De Colau a Rajoy, los cinco comentarios de políticos que irritaron al Ejército

El líder popular juzgó la Fiesta Nacional de "coñazo de desfile"; Romeva denunció una invasión de Cataluña.

Ada Colau, durante su encuentro con los militares en Barcelona.

Ada Colau, durante su encuentro con los militares en Barcelona. Efe

“Ya sabes que nosotros preferimos como ayuntamiento que no haya presencia militar en el salón”. Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, habló en estos términos al coronel Luis Castuera y al teniente coronel Bruno Alonso en el Salón de la Enseñanza que se celebraba en la Ciudad Condal. Esferas militares no tardaron en lamentar el “desaire” de la regidora, a la que Julio Rodríguez, el JEMAD de Podemos, defendió en Twitter.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, lamentó la actitud de Colau y de Rodríguez: “No se puede justificar de ninguna manera”. Pero aquel episodio no ha sido el único procedente de las esferas políticas que ha irritado en este ámbito: de Federico Trillo a Carme Chacón, pasando por el actual presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, protagonizaron escenas que también afectaron al ánimo castrense.

1. El “coñazo del desfile” de Rajoy

No cerró los micrófonos cuando hablaba con el entonces presidente del PP andaluz y vicesecretario territorial, Javier Arenas. Era octubre de 2008 y Mariano Rajoy, líder de la oposición, lamentó el programa que debía afrontar al día siguiente: “Mañana tengo el coñazo del desfile. En fin, un plan apasionante”.

Mañana tengo el coñazo del desfile. En fin, un plan apasionante

Los 300 asistentes que participaban en la XIII reunión Interparlamentaria que el partido celebraba en A Coruña se estaban sentando en sus asientos y no pudieron escuchar aquellas declaraciones, que sí captaron los micrófonos. Poco después, el presidente del Gobierno en funciones trató de justificar aquella declaración: “Es una expresión coloquial propia de una conversación de ámbito privado”.

2. Zapatero no se levanta ante la bandera de EE.UU.

Otro líder de la oposición protagonizó otro desaire en el ámbito militar, aunque dirigido contra las tropas estadounidenses. El escenario, muy parecido al del episodio anterior: el desfile de las Fuerzas Armadas, pero de 2003. José Luis Rodríguez Zapatero, secretario general del PSOE, era uno de los invitados en la tribuna. Al paso de las tropas de Estados Unidos, que portaban consigo la bandera de su país, decidió no levantarse de su asiento, como lo hicieron los demás asistentes a la tribuna.

Permanecí sentado frente a los países que estaban en la guerra de Irak

Zapatero señaló que su gesto representaba una protesta contra José María Aznar, entonces presidente del Gobierno, por su apoyo a George Bush en la guerra de Irak. "Yo no permanecí sentado ante la bandera de los EE.UU., que respeto como a las banderas de todos los países. (...) Permanecí sentado frente a lo que se dijo en aquel desfile, que eran las tropas de los países que estaban en la guerra de Irak con nuestros soldados y que de repente aparecieron en el desfile", consideró.

3. Chacón: “¡Capitán, mande firmes!”

A los militares no les molestó que Carme Chacón, procedente del Ministerio de la Vivienda, asumiera su cargo al frente de la cartera de Defensa en 2008. “¡Capitán, mande firmes!”, clamó Chacón, embarazada de siete meses. Lo que irritó a las esferas castrenses fue que Zapatero, presidente del Gobierno, utilizara este cargo para promocionar a una mujer que estaba llamada a ser su sucesora al frente del PSOE. Carme Chacón fue la mujer que ascendió a Julio Rodríguez al cargo de JEMAD -el máximo en las Fuerzas Armadas por debajo del que ostenta el rey-, hombre que ahora asume la gestión de los asuntos militares en Podemos.

4. Federico Trillo: “¡Viva Honduras!”

Federico Trillo fue el titular de Defensa varios años antes que Carme Chacón (2000-2004). Como ministro, recorrió decenas de países en la legislatura en la que ocupó el cargo. Aquella agenda ocupada debió de ser la causante del desliz que protagonizó en septiembre de 2003, pasando revista a un destacamento del Ejército de El Salvador. “Y les pido que griten conmigo: ¡Viva Honduras!”, exclamó Trillo.

Esto ha sido un lapsus porque vengo de Honduras. La prensa dará cuenta de ello

Las tropas salvadoreñas, por no quebrantar el acto protocolario, respondieron con un tímido “¡Viva!”. “¡Perdón! -apuntó inmediatamente el ministro-. Esto ha sido un lapsus porque vengo de Honduras. La prensa dará cuenta de ello. (...) ¡Viva El Salvador!”.

5. Los cazas militares sobre la cabeza de Romeva

Raül Romeva, ahora al frente de la Consejería de Exteriores de Cataluña, asumió previamente el cargo de eurodiputado de Iniciativa per Catalunya Verds. Con ese cartel, Romeva firmó una carta dirigida a Viviane Reding, comisaria europea de Justicia, en la que advertía del interés que tenía España en llevar a cabo una intervención militar sobre Cataluña para frenar el desafío soberanista.

Poco después, el periodista Carlos Herrera entrevistó a Romeva y le preguntó sobre esta cuestión. El catalán defendió su hipótesis con el argumento de que había registrado numerosos “vuelos de aviones militares” sobre la comunidad autónoma y que los cazas “les pasaban sobre la cabeza”.