CINE

'Los bingueros' llena el cine 37 años después

La película fue taquillazo en su época, luego fue denostada durante décadas y ahora ha sido recuperada como película de culto.

El actor Jesus Guzman minutos antes de comenzar la proyección de la película

El actor Jesus Guzman minutos antes de comenzar la proyección de la película

  1. Cine español
  2. Películas
  3. Años 80
  4. Fernando Esteso
  5. Andrés Pajares
  6. Crowdfunding
  7. Estrenos de cine

“Nací en 1996 pero habré visto Los bingueros como 700 veces”, exagera uno de los espectadores antes de entrar. Va con prisa. La película está a punto de empezar y la sala principal de los Cines Golem está llena hasta la bandera: hoy ponen una de Esteso y Pajares.

37 años después de su estreno, Los bingueros vuelve a llenar una sala de cine. Es un día difícil para convocar a la gente porque el Madrid juega en Champions contra la Roma. Aún y así, 110 outsiders deciden pasar del fútbol y asistir a la proyección de la película más taquillera de 1979. La película sale del ostracismo gracias al crowfunding y el empeño de un puñado de cineastas nacidos en los 80, decididos a homenajear a Mariano Ozores. Los bingueros fue taquillazo en su época, denostada después durante dos o tres décadas y recuperada ahora como película de culto. Tal vez por vintage, tal vez por freak, tal vez por cañí, tal vez por obra maestra.

En materia de edad, entre los espectadores no hay término medio. Por una parte están los que pasan de los 60. La mayoría de ellos son actores de la época, invitados por los promotores para representar y reivindicar a aquella generación de actores. Fedra Lorente (“La Bombi”), Jesús Guzman (el mayor de todos, que está a punto de cumplir los 90), José Lifante (que estrena obra de teatro la semana que viene) o Pilar Alcón (que actuó en ‘Conan el Bárbaro”) se sientan en el centro de la sala a modo de homenaje.

Por la otra parte, jóvenes que apenas pasan de los veinte años. O aún no han llegado, como César o Andrés, nacidos en el 96 y el 97 respectivamente. Ambos estudian cine y han venido a ver “una de las mejores películas de todos los tiempos. Yo, de Mariano Ozores, me las he visto todas”, proclama César con orgullo. Cuando él nació, Ozores y estaba retirado y había rodado 96 películas, pero el chico se sabe hasta los guiones. Un buen puñado de modernos treintañeros completan el aforo.Falta, por tanto, una generación entera. La que renegó de Mariano Ozores. Haber sido el estandarte del “cine de destape” español le ha pasado factura durante muchos años. Pero ahora vuelve a estar de moda. En enero le dieron el Goya de Honor a su trayectoria. Un premio que “llega tarde”, lamenta el actor Jesús Guzmán, que ha actuado en 155 películas, “porque Ozores es tal vez la persona que más sabe de cine de España. Es un genio. Y a los genios se les tiene que reconocer aunque no te guste su estilo”.

Los actores fueron los primeros en sentarse en sus butacas de los Cines Golem

Los actores fueron los primeros en sentarse en sus butacas de los Cines Golem

“El homenaje a Mariano se lo tenían que haber hecho antes”, coincide el actor Jesús Lifante, que trabajó con el director en cinco ocasiones, “porque así hubiese rodado más películas. Y con más dinero, que seguro que hubiesen salido grandes obras”. Lifante recuerda que “en aquella época se trabajaba muy rápido. Rodabas por la noche una toma única (pone énfasis en lo de “única”) y a la mañana siguiente ya estaba visionada y lista para montar. Ahora puedes hacer mil tomas”.

"Mejor tarde que nunca” opina Fedra Lorente sobre los actuales homenajes a Ozores. La inolvidable “Bombi” fue una de las estrellas del evento, participó en todas las bromas previas y fue la encargada de sortear entre los asistentes, antes de la proyección, varios posters de Los bingueros firmados por Fernando Esteso. Como era de esperar, hizo trampa y uno de los pósters le tocó a su amiga, la actriz Pilar Alcón.

Pilar Alcón es otra de las “chicas Ozores” por antonomasia. Trabajó con el director en “El soplagaitas” o en “Qué gozada de divorcio”, pero también hizo su pinitos en el cine norteamericano. Su película más conocida fue “Conan el Bárbaro” pero también aparece en títulos como “Escarabajos asesinos”. Asegura que “los americanos eran más siesos. Trabajar con Ozores era muy divertido”. Además recuerda que ella, que aparece desnuda en varias películas de Ozores, sólo sufrió la censura cuando hizo cine americano: “Fue precisamente en Conan. La escena en la que me matan con una espada fue eliminada por violenta. Pero en mi Facebook tengo colgados los fotogramas que prueban que aquello pasó de verdad”.

Ovación cerrada para la “Bombi” tras el sorteo del póster y silencio que empieza la peli. Cuando en los créditos de inicio sale el nombre de la desaparecida Florinda Chico, la gente aplaude a rabiar. Igual sucede cuando aparecen el de Antonio y el de Mariano Ozores. Durante la hora y media que dura el pase, carcajadas constantes con un humor que con el tiempo se ha convertido en políticamente incorrecto, pero que en aquella época era habitual. Los gags con chistes racistas y machistas se suceden. Hay quien se ríe porque le hace gracia, hay quien se ríe porque se escandaliza. Hay quien no se ríe. Y es que hoy en día sería imposible sacar adelante un guión como los que escribía Ozores. Pero según las cifras oficiales de la época, 70 millones de espectadores vieron alguna película de Mariano Ozores en el cine en la década de los 80.

La actriz Fedra Lorente se dirige al público presente en la sala de cine

La actriz Fedra Lorente se dirige al público presente en la sala de cine

Fue en aquella época precisamente cuando nacieron las personas que hoy reivindican aquella obra. Un grupo de cineastas profesionales nacidos en los 80 (con varias nominaciones al Goya en su haber) son los responsables de este revival de Los bingueros. Ejercieron de promotores, lanzaron la campaña de crowfunding, buscaron patrocinadores (el principal sponsor ha sido Bono Canoe, como no podía ser de otra manera), invitaron a las estrellas, regalaron camisetas a los asistentes y están rodando un trabajo paralelo como homenaje a Ozores. Ellos son los que recuerdan “la vigencia del argumento en nuestros días y la influencia de esa forma de hacer cine en la actualidad” , pero sobre todo piden respeto “para unas figuras que dieron tanto a la industria del cine español”.

Acaba la película y se desaloja la sala. No hay limusinas en la puerta y los actores se marchan a casa andando o en metro. La “Bombi” se aleja para pedir un taxi mientras camina por encima de las estrellas que hay en la acera de la puerta de los Cines Golem. Es una especie de pequeño paseo de la fama madrileño, a escala del de Hollywood, con nombres de actores famosos. Antonio Banderas, Javier Bardem o Penélope Cruz tienen su firma allí. Nadie antes se planteó que Ozores tuviese su propia estrella. Los bingueros volvieron ayer a la gran pantalla para reivindicarla.