La nueva precampaña

EL PSOE y C's contraatacan a la pinza del PP y Podemos

Sánchez "está enfadado" y trata de enfrentar a Iglesias con sus votantes. Rivera vuelve a la carga contra Rajoy.

Pedro Sánchez saluda a Albert Rivera.

Pedro Sánchez saluda a Albert Rivera. Efe

Pedro Sánchez y Albert Rivera han visto en el pacto entre el PSOE y Ciudadanos la oportunidad perfecta para ensanchar su espacio electoral. Coincidiendo con el inicio de la cuenta atrás hacia la repetición de las elecciones, ambos líderes comparecieron este lunes para desplegar una estrategia idéntica, aunque dirigida a distintos destinatarios.

Mientras que Rivera arremetió contra el PP por no permitir la formación de Gobierno, Sánchez lo hizo contra Iglesias por "tanto rencor y tanto odio" al PSOE que, según él, no comparten sus votantes. 

En rueda de prensa en la sede de Ferraz, Sánchez elevó el tono contra Pablo Iglesias y trató de enfrentarlo con su electorado. "La gente que votó a Podemos no entiende que se haya aliado con el PP", dijo. El secretario general del PSOE trató de desacreditar la voluntad de pacto que tiene Iglesias al recordar que "la única verdad es que votó para que Rajoy siga siendo presidente del Gobierno". "Yo pensaba que por afinidad ideológica me iba a llevar más y mejor con Iglesias", pero "si no es valiente y no tiene ese coraje, que no bloquee el cambio", dijo. 

Pero hubo más. "No ha hablado de emergencia social. De lo que ha hablado es de cómo controla él el Centro Nacional de Inteligencia", en referencia al documento donde reclamaba una vicepresidencia "plenipotenciaria". Las acusaciones de Sánchez incluyeron la "intransigencia" del líder de Podemos. "No entiendo por qué tanto rencor y tanto odio al PSOE. Porque el coste que está pagando España es enorme", ha lamentado. "Si quiere ir a las elecciones, que lo diga claramente", añadió. 

Sánchez, "enfadado con Iglesias"

Es difícil recordar una intervención de Sánchez tan dura con el que está llamado a ser su socio. "Está enfadado", reconoció un miembro de la Ejecutiva, presente en la reunión previa a la comparecencia ante los medios. "Nos explicó que él lo había intentado, pero que con alguien como Iglesias es muy difícil" por sus exigencias y su poca fiabilidad como socio.

La Ejecutiva analizó los cambios de posición de Podemos y Sánchez les llamó la atención sobre el documento remitido por el partido morado, en el que se proponía controlar el CNI, la televisión o los fiscales. "Se comportan realmente como antisistema mientras que Rivera ha sido responsable", según este miembro del equipo de Sánchez. 

"Vamos a seguir siendo duros", aseguran fuentes del PSOE, porque sólo así es esperable un gesto de apertura de Podemos. Aunque en Ferraz se confía en evitar la repetición de elecciones, cada vez se asume más abiertamente que sólo será posible si es Podemos quien teme a la vuelta a las urnas. Por eso el PSOE amenaza con recuperar a parte de sus electores que vieron en Podemos una esperanza. "No van a tener más remedio que ceder y volver a la mesa de negociación. No tienen más remedio". La estrategia, de momento, parece estar funcionándoles al PSOE y a Ciudadanos. "¡Da gusto leer los periódicos estos días!", exclamó a puerta cerrada Patxi López, el presidente del Congreso. 

Rivera, con el documento pero no con Sánchez

Rivera también ha anunciado que seguirán intentándolo. Pero según el líder de Ciudadanos, su compromiso es con las 200 reformas del documento. Rivera no ha verbalizado ese mismo compromiso con Sánchez como candidato a la investidura. "En este momento, no hay candidato", ha repetido Rivera una y otra vez.

“Nosotros tenemos que buscar sumas para llevarle al rey una mayoría que saque adelante la investidura”, ha dicho tras la Ejecutiva. “Ahora mismo no hay candidatos y no toca hablar de sillas, porque tenemos que hablar de reformas concretas”.

Ciudadanos ha abierto la mano a negociar con Podemos, el PP y básicamente todos los partidos de la Cámara, salvo Bildu, ERC y Democracia y Libertad. Rivera ha subrayado el bloqueo “de los dos extremos” del Congreso. Según el presidente de Ciudadanos, Rajoy parece preocupado por mantener su silla, mientras Iglesias lo está de su “asalto al poder”.

Rivera, como ya hiciera la semana pasada en la investidura, ha cargado contra el "inmovilismo" de Rajoy, cuya actitud ha comparado una y otra vez con la de Iglesias. Pero ha Ciudadanos ha vuelto a dirigir sus ataques más directos contra el PP: "Suponemos que no preferirá (Rajoy) un Ejecutivo con Iglesias de vicepresidente y seis ministros, y un referéndum en Cataluña".

“Pediría a Pablo Iglesias y Mariano Rajoy que abandonen sus legítimas aspiraciones personales. Pediría a los dos extremos de la Cámara que dejan el no por el no, abandonen el bloqueo e intenten sumarse al acuerdo”, ha dicho. .