Poder Judicial

El nuevo presidente del TSJC recuerda al Parlament que su legitimidad viene de la Constitución

"Que nadie acuda a los jueces buscando soluciones al debate social en Cataluña", ha dicho Barrientos al tomar posesión.

Jesús María Barrientos durante la toma de posesión de su nuevo cargo, junto al presidente del TS y del CGPJ, Carlos Lesmes, y el presidente saliente del TSJC, Miguel Ángel Gimeno

Jesús María Barrientos durante la toma de posesión de su nuevo cargo, junto al presidente del TS y del CGPJ, Carlos Lesmes, y el presidente saliente del TSJC, Miguel Ángel Gimeno Efe

El nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Jesús María Barrientos, ha subrayado esta mañana durante la toma de posesión del cargo que el Parlament de Cataluña que "está plenamente legitimado para emprender iniciativas de mejora del marco de relaciones y convivencia. Pero el propio Parlament soporta su legitimidad en el Estatut y, antes, en la Constitución de 1978, de tal forma que ninguna de estas normas básicas podrá verse superada si no es previa su reforma”. “Éste es el Estado de Derecho que nos hemos dado y el pilar más sólido de nuestra convivencia pacífica”, ha añadido.

“Ninguna ley puede ser democrática si ignora el Estado de Derecho”, ha dicho Barrientos en referencia al proceso que están llevando a cabo Junts Pel Sí (JxS) y la CUP.

El nuevo presidente del TSJC  ha recordado a los representantes políticos que deben ser ellos quienes encaucen el debate y busquen soluciones al proceso soberanista. “El Poder Judicial asegura la aplicación y efectividad de la legalidad vigente”, ha afirmado. “Pero que nadie acuda a los juzgados y tribunales en busca de soluciones al debate social abierto actualmente en Cataluña”.

Durante su discurso, pronunciado en el Palacio de Justicia de Barcelona, Jesús Barrientos ha emplazado a los representantes políticos a “encauzar el debate y articular respuestas imaginativas que puedan resultar aceptadas por amplias mayorías sociales”. “La ley no es inmutable, tampoco el texto constitucional”, ha añadido Barrientos, que ha empezado su discurso “reafirmando públicamente” su compromiso en la defensa de la legalidad y de la Constitución.

Su antecesor en el cargo, Miguel Ángel Gimeno, también se ha referido a la situación política catalana, que ha definido como “compleja”. "Es precisamente por ello que la independencia judicial ha de estar libre de presiones: de las que tengan origen en otros poderes del Estado, de los propios miembros del Poder Judicial y de los intereses en juego”, ha explicado. Después de los discursos de Gimeno y Barrientos ha intervenido el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, que ha trasladado su confianza en Barrientos y en el TSJC.

Lesmes ha recordado que los jueces están obligados a velar por el cumplimiento de la ley y de la Constitución “sin ambigüedades y sin cálculos oportunistas”, y ha añadido: “Sé que no vamos a fallar en esta tarea. Los ciudadanos pueden estar tranquilos”.

Puigdemont no acude

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no ha asistido al acto de toma de posesión y ha mandado en su representación al conseller de Justicia de la Generalitat, Carles Mundó y al conseller de Interior, Jordi Jané.

La ausencia de Puigdemont contrasta con el comportamiento de sus antecesores en actos semejantes. A la toma de posesión de Miguel Ángel Gimeno como presidente del TSJC, el 9 de diciembre de 2010, asistieron tanto el entonces presidente en funciones de la Generalitat, el socialista José Montilla, como su sucesor, Artur Mas.

Al acto de esta mañana han acudido 11 vocales del CGPJ y 11 presidentes de diversos Tribunales Superiores de Justicia de todo el Estado.