"ME PREOCUPA MUCHO"

Rajoy se pone a la cabeza en la ofensiva de Fernández Díaz contra la justicia

“Un sumario secreto tiene que ser secreto porque impide a la persona acusada defenderse”.

El líder del PP, Mariano Rajoy, y la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

El líder del PP, Mariano Rajoy, y la secretaria general, María Dolores de Cospedal. Efe

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha puesto al frente de la ofensiva contra la justicia que ha iniciado el ministro del Interior, que durante la mañana de este lunes afirmó que “llama la atención que solo salgan casos de corrupción que afectan al PP”. El jefe del Ejecutivo en funciones ha ido un poco más allá y, aunque ha preferido no valorar las palabras de su compañero, ha añadido más de leña al fuego encendido por Jorge Fernández Díaz: “No voy a comentar lo dicho por el ministro, pero hoy se están produciendo acontecimientos que a mí me preocupan”.

En una entrevista en 13Tv, Mariano Rajoy ha acusado a los investigadores de filtrar información que está bajo secreto de sumario a los medios de comunicación y dejar a los compañeros políticos acusados sin instrumentos para defender su honorabilidad. “Hay gente que aparece acusada en medios, pero no sabemos si esas acusaciones son ciertas o no. Esas fuentes judiciales deberán decir si son ciertas o no, ya que cuando un sumario es secreto tiene que ser secreto y no podemos encontrarlo en los medios, porque impide que la persona acusada pueda defenderse”. Es una filtración de un hecho investigado, a juicio del presidente, “que no tiene el más mínimo sentido” y que le preocupa “mucho”.

Mariano Rajoy ha sacado una lista de varios folios que recogía los nombres y cargos de personas del Partido Popular que en alguna ocasión han sido imputadas y finalmente el caso no llegó a ningún lado. “Se han hecho injusticias con personas que tuvieron un comportamiento correcto”, añadió. Como ejemplo puso el de su ministro José Manuel Soria, “que fue imputado y luego finalmente absuelto. Si lo hubiera llamado corrupto, hubiera cometido una enorme injusticia”. Otro caso, el de Juan José Imbroda, presidente de la ciudad de Melilla, que corrió la misma suerte que el responsable de la cartera de Industria. “Hay decenas y decenas de casos. Un señor de Murcia, el actual presidente de la región, fue 14 veces imputado”. O el alcalde de Mogán (Gran Canaria), “que estuvo 72 horas en prisión incomunicada y después de diez años no ha vuelto a saber nada del asunto”.

Por casos como los anteriormente descritos, Mariano Rajoy no va a pedir el acta de senadora a Rita Barberá, escondida en su casa de Valencia desde que el caso Taula se llevó por delante a toda su corporación municipal. “Yo no sé de qué se le acusa porque el sumario es secreto, ¿y tengo que emitir un juicio? Deberíamos saber, al menos, de qué se le acusa a Rita Barberá. Prefiero que me traten como me tratan que hacer injusticias. Si yo los hubiera tirado por la ventana para quedar bien, no podría mirarme a la cara a mí mismo”.

Aguirre, "una amiga"

El líder del PP no se dio por aludido cuando Esperanza Aguirre dimitió por responsabilidad, por no haber visto que parte de su equipo delinquía. Mariano Rajoy, acorralado por casos como Gürtel o Púnica, está convencido de que “mi situación no es la misma que la de Aguirre”, a quien considera “una persona muy generosa y muy inteligente” con una “gran visión” de futuro. El presidente del Gobierno en funciones la considera una "amiga", y está "absolutamente convencido" de que ella piensa lo mismo de él. 

Si se disuelven las Cortes, Mariano Rajoy se ve con fuerzas de volver a encabezar la lista del PP por Madrid. “Es mi voluntad y me respalda mi partido”. Con esta afirmación salía al paso de los rumores que sobrevuelan esta España ingobernable y que indican a Rajoy que el camino que debería seguir el PP es la abstención si PSOE y Ciudadanos llegan a un acuerdo. Una estrategia que no está en la mente de ninguno de los 122 diputados que conforman el Grupo Parlamentario Popular.

Un tripartito constitucional

Si Pedro Sánchez no consigue formar gobierno en su sesión de investidura, entonces habrá llegado el momento para otros líderes que, como Rajoy, estén dispuestos a volver a buscar apoyos para intentar quedarse en La Moncloa. La propuesta del PP será lanzar, de nuevo, el tripartito de fuerzas constitucionales que suman 252 escaños de los 350 diputados que conforman el Parlamento. “Pensamos igual en muchas cosas como la soberanía nacional, la igualdad de los españoles, Europa. Y hay muchos partidos en las Cortes que no piensan igual”.

La intención de Pedro Sánchez es, a juicio de Rajoy, “ser presidente por un día, pero sabe que las elecciones las ha ganado el PP”. Además, si finalmente consigue formar un gobierno de izquierdas, el líder del PP recuerda que será “con diez fuerzas políticas, porque hay que contar con las mareas”. Pero si, finalmente, el socialista no consigue la investidura, “tiene que elegir: o me entiendo con el PP o elecciones”.