CORRUPCIÓN EN VALENCIA

Alfonso Grau queda en libertad tras declarar ante la Guardia Civil

El exvicealcalde de Valencia fue detenido a raíz de la denuncia de la Fiscalía. Grau está investigado por el juzgado de Instrucción número 19 de Valencia por un supuesto delito de cohecho.

El exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau tras el registro de su domicilio

El exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau tras el registro de su domicilio Efe

  1. Corrupción
  2. Alfonso Grau
  3. Rita Barberá
  4. PP Partido Popular
  5. Valencia
  6. Financiación ilegal
  7. Detenciones
  8. Partidos políticos
  9. PP Valencia
  10. Ayuntamiento de Valencia
  11. Caso Nóos

El exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau y el empresario responsable de Viajes Transvía, Urbano Catalán, han sido puestos en libertad tras permanecer varias horas detenidos en el marco de una causa abierta por supuesto cohecho. Ambos han abandonado las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia, el primero en un taxi y el segundo en un coche particular que han recogido a ambos en el interior del cuartel.

Grau está investigado por el juzgado de Instrucción número 19 de Valencia por un supuesto delito de cohecho y había sido detenido este lunes por la Guardia Civil en Mislata, en el domicilio de su mujer, la exconcejala del PP María José Alcón (que fue detenida en la operación Taula), y posteriormente trasladado a su vivienda en Valencia, donde ha asistido al registro de la misma, que ha durado más de cinco horas. El exvicealcalde ha sido trasladado de su domicilio al cuartel de la Guardia Civil pasadas las 13.30 horas.

Además de Grau, en esta misma operación ha sido detenido el empresario Urbano Catalán, investigado como parte activa del supuesto delito de cohecho.

La operación en la que ha sido detenido quien fuera durante años la mano derecha de la exalcaldesa, Rita Barberá, ha estado coordinada por la Fiscalía Anticorrupcion. La causa, tal y como han informado desde el Tribunal Superior de Justicia valenciano, nació a finales de 2015 a raíz de una denuncia de la fiscalía contra los dos detenidos e imputados (ahora denominados investigados).

El caso, que instruye la magistrada del juzgado de Instrucción 19 de Valencia, investiga unas presuntas irregularidades en la adjudicación de un contrato del Ayuntamiento con la empresa Transvía Tours, que también ha sido registrada en la mañana de este lunes y que se encarga del servicio de bus turístico de Valencia.

En el historial de contrataciones de la página web del consistorio constan otros dos contratos a esta empresa. Una de 2011 para llevar el servicio de gestión y ejecución de fiestas y conmemoraciones de personas mayores por importe de 652.748 euros y otro anterior de 118.500 euros para el servicio de alojamiento y manutención de los músicos del certamen ‘Ciudad de Valencia 2009’. La juez investiga irregularidades en uno de los contratos.

En la causa están imputados por cohecho activo el empresario y por presunto cohecho pasivo el vicealcalde. Las diligencias se han declarado secretas y no tienen ninguna relación con la investigación que se está llevando a cabo en el juzgado de Instrucción 18 sobre Imelsa, la empresa de la Diputación de Valencia, y la 'Operación Taula'. El TSJ ha informado además que la detención no ha sido ordenada por el juzgado, ha sido la Guardia Civil la que ha procedido al arresto.

Alfonso Grau fue vicealcalde y hombre de confianza de la exalcaldesa, Rita Barberá, en el Ayuntamiento de Valencia y está siendo juzgado en el juicio del caso Nóos. El vicealcalde, que fue durante años la mano derecha de Rita Barberá en el Ayuntamiento, dimitió en marzo del pasado tras saber que iba a sentarse en el banquillo de los acusados en el caso Nóos.

Está siendo juzgado por su papel en la contratación del Instituto Nóos para la celebración del evento denominado Valencia Summit durante 2004, 2005 y 2006. Las tres citas supusieron un desembolso de 3,6 millones de euros (que habrían sido pagados entre Ayuntamiento y Generalitat) a pesar de que sólo se han considerado justificados 910.000 euros. Desde su dimisión, Grau se ha distanciado visiblemente de Barberá.

La esposa del vicealcalde, María José Alcón, fue detenida el pasado mes en el marco de la operación Taula. El juez la dejó en libertad y le impuso una fianza pecuniaria de 150.000 euros. El juzgado de Instrucción 19 de Valencia está a punto de finalizar los interrogatorios (lo hará este miércoles) en esta causa en la que hay 80 investigados -antes imputados- entre políticos del PP, asesores y empresarios por varios delitos contra la administración pública, entre ellos, de prevaricación, malversación, tráfico de influencias, cohecho, falsedad y blanqueo de capitales.

“QUE CADA PALO AGUANTE SU VELA”

Alfonso Grau negó a principios de mes que participara en la operación de supuesto blanqueo porque él ya no estaba en el Consistorio. Según dijo, en declaraciones a Europa Press, el 2 de marzo, día en que conoció su procesamiento en Nóos, le dijo a Barberá: “Yo hasta aquí. Ni un minuto más, ya no contéis conmigo para nada porque no quiero tener más problemas ni más líos”. “Aquí que cada palo aguante su vela”, dijo.

En este sentido, el pasado viernes fue interrogado en la pieza por blanqueo el exconcejal del PP Juan Vicente Jurado, quien se refirió a las palabras de Grau. “Vamos a ver si la vela principal del barco se rompe antes”, le respondió. Jurado manifestó a las puertas del juzgado que el quien era la mano derecha de la exalcaldesa “mandaba más que Rita Barberá, de toda la vida”. “Yo ya dije todo lo que tenía que decir de él, si lo provoca diré más”, continuó.

LE COSTÓ DIMITIR

Tres días después de volver a ser imputado por la Audiencia de Palma, Grau compareció en una memorable rueda de prensa el 10 de noviembre de 2014. El vicealcalde se negó a dimitir y aseguró que no estaba imputado, pese al auto del juez Castro que estimaba que participó "tanto de modo activo como por omisión" en las contrataciones de la empresa de Iñaki Urdangarin para la organización de los actos de los Valencia Summit.

Grau esperó al 16 de marzo de 2015, en pleno paréntesis fallero, para dimitir por su implicación en el caso Nóos.