LA OFERTA DEL PSOE

Ciudadanos y Podemos aceptan 27 propuestas del PSOE, el PP menos de la mitad

Todos asumirían la regeneración democrática. No se habla de temas importantes como Cataluña.

Grupos negociadores de PSOE y Ciudadanos, este lunes en el Congreso.

Grupos negociadores de PSOE y Ciudadanos, este lunes en el Congreso. Efe

La oferta que Pedro Sánchez ha puesto encima de la mesa de todos los partidos que quiere negociar coincide, en gran medida, con el ideario que defienden Podemos y Ciudadanos. El PSOE ha enviado un documento ambiguo que olvida temas tan importantes como qué hacer con Cataluña y se centra en un plan de choque social y regeneración democrática.

Sin embargo, la primera propuesta de gobierno del presidenciable Sánchez recoge grandes puntos en común con los partidos con los que el PSOE quiere gobernar. En concreto, de los 43 puntos que conforman la oferta, Ciudadanos y Podemos podrían asumir como propias 27 propuestas del PSOE y el Partido Popular hasta 19. Las líneas rojas del documento son muy pocas y casi todos los puntos podrían entenderse como negociables.

Reunión entre Sánchez y Rajoy

El secretario general del PSOE se verá con el presidente del Gobierno en funciones. En principio se dijo que el miércoles, pero Rajoy no podía esa fecha y se barajan otros días de la semana. En el Partido Popular se quejan de que los socialistas no hayan enviado a sus dirigentes la propuesta, en una clara alusión a que el PP está fuera de juego en esta nueva conformación de Gobierno. Sin embargo, los conservadores podrían asumir como propias hasta 19 propuestas del PSOE, las relativas a regeneración democrática, reformar el sistema electoral, prohibir las puertas giratorias y endurecer el castigo para las personas y partidos salpicados por la corrupción.

Aunque el Partido Popular se ha mostrado abierto a modificar leyes tan relevantes para el partido como la reforma laboral, nunca pasaría por derogarla entera (sí revisarla), retrasar el cumplimiento del déficit, prohibir el fracking, paralizar la LOMCE, permitir una ley de muerte digna, impulsar la Ley de Memoria Histórica o permitir que cualquier mujer pueda abortar libremente.

Ciudadanos no ve obstáculos insalvables

El partido de Albert Rivera recibió la propuesta socialista con buenas palabras. Ciudadanos dijo que "hay coincidencias, pero también diferencias". Horas después, los equipos de PSOE y Ciudadanos volvieron a reunirse en el Congreso. El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, José Manuel Villegas, señaló que no hay ningún obstáculo "insalvable" para poder llegar a un acuerdo de gobierno con el PSOE.

De las 43 propuestas socialistas, hay coincidencias claras en la agenda económica y la regeneración democrática. De hecho, el PSOE se compromete con el equilibrio presupuestario, aunque pide un año más de margen para cumplir el objetivo de déficit. Ciudadanos hizo este lunes una propuesta en el mismo sentido.

Las divergencias, que las hay, son salvables. El PSOE propone tres modelos de contrato. Ciudadanos defiende sólo uno. También hay diferencias en las tarjetas sanitarias. Pero nada que no pueda resolver una negociación. El escollo territorial, en el que Ciudadanos no comparte el modelo federal del PSOE (ahora diluido) se deja para la mesas de trabajo.

Podemos

El grueso de las propuestas de Sánchez coincide con las medidas que propulsa Podemos para el "gobierno de cambio y de progreso". Como puede verse en el gráfico adjunto, al menos 27 de esas iniciativas serían cuanto menos asumibles para la formación morada. En materia social, sobre todo, ambos partidos coinciden en gran medida. Y, de hecho, discrepan en algunas medidas porque a los dirigentes de Podemos les gustaría ir más allá. Por ejemplo, el PSOE propone acabar con las puertas giratorias pero por un período de cinco años, cuando en el partido de Pablo Iglesias apuestan por acabar con ellas, pero sin condiciones temporales. Asimismo, en Podemos quieren acabar con todas las tasas judiciales y sí, quieren una reforma de la Constitución, pero muy diferente a la que ha puesto encima de la mesa el PSOE.    

El propio Pablo Iglesias ha afirmado, con cierta ironía, que "nos alegra que el PSOE se inspire en nuestras propuestas, pero para nosotros también son muy importantes las garantías y estamos encantados y dispuestos a negociar con el PSOE desde ya un gobierno de progreso". Aunque considera una "buena noticia" que esas medidas se parezcan "mucho" a las de su programa, Iglesias ha vuelto a exigir un diálogo sin Ciudadanos. "Me parece que un Gobierno de progreso implica que el PSOE no puede mirar hacia las derechas ni pensar en un gobierno de gran coalición con PP y Ciudadanos, que es lo que defiende legítimamente el Ibex 35 y, legítimamente, Ciudadanos", ha afirmado el líder de Podemos.

Los puntos económicos, clave

Sin duda, de todas estas medidas que propone Pedro Sánchez las más decisivas son las de índole económica. En esa materia, el PSOE juega a contentar a Ciudadanos sin olvidarse de Podemos. Por ejemplo, los socialistas no plantean eliminar la bajada del IRPF que aprobó el Gobierno del PP en la recta final de su legislatura, al contrario que Podemos, que pide elevarlo para las rentas altas. Los dos partidos también incluyen ayudas a los trabajadores autónomos para fomentar el emprendimiento a través del IRPF. La propuesta de Ciudadanos es que los autónomos que no cobren el salario mínimo interprofesional no paguen IRPF y, a partir de ahí, abonen según sus ingresos, una propuesta que respaldan los socialistas.

También hay proximidad entre los dos partidos en cuanto al Impuesto de sucesiones y donaciones, que quieren armonizarlo en todo el territorio nacional. La hoja de ruta del PSOE no es mucho más específica, pero afirma que quiere aplicar un “mínimo común para evitar en la práctica su vaciamiento”. En cuanto al IVA, los socialistas quieren recuperar el tipo reducido para el IVA cultural, pero no se pronuncia respecto al resto de productos. Ciudadanos pide una rebaja generalizada de todos los tramos y Podemos pide rebajar los bienes y servicios de primera necesidad y subir hasta el 25% el lujo.

Donde hay más puntos de acuerdo entre los tres partidos políticos es en realizar una reforma energética que prime por las renovables y que elimine costes de la factura que pagan los ciudadanos. También proponen incentivar el autoconsumo, lo que supondría eliminar el llamado ‘impuesto al sol’. También hay un acuerdo generalizado en dotar de más instrumentos a la Agencia Tributaria para combatir el fraude fiscal. El programa socialista pide crear 5.000 puestos de trabajo para pelear contra este problema endémico de España.

El PSOE rompe con Ciudadanos en la regulación del mercado laboral y se acerca a Podemos en su intento de derogar la reforma del PP. Su intención es elevar el salario mínimo interprofesional hasta ser un 60% del salario medio en dos legislaturas. Ciudadanos quiere un contrato único, mientras que los socialistas quieren simplificar el sistema actual, pero dejarlo en tres. Además, el PSOE tampoco comparte la propuesta del partido de Rivera de aprobar un complemento salarial a las personas con una retribución más baja. En su lugar, propone una renta mínima vital para las familias que carecen de ingresos económicos.

Los socialistas, al igual que Podemos, plantean garantizar la sostenibilidad de las pensiones sufragando una parte mayor con cargo a Presupuestos, esto es, tirando de la financiación de impuestos para complementar la recaudación insuficiente por cotizaciones sociales.

Además, PSOE y Podemos se mantienen firmes en aprobar medidas contra la pobreza energética y contra la emergencia habitacional de muchas familias. Entre ellas, destaca la de emplear las viviendas del conocido como ‘banco malo’ (Sareb) para alquileres sociales.