Caso Bárcenas

La juez cita al PP como investigado por destruir los discos duros de Bárcenas

El representante que designe la formación de Rajoy deberá comparecer el día 12. Esta mañana ha declarado la tesorera.

Carmen Navarro, tesorera del PP

Carmen Navarro, tesorera del PP Efe

El Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, que investiga la destrucción de los ordenadores que utilizaba Luis Bárcenas, va a estrenar con el PP el procedimiento para exigir responsabilidad penal a las personas jurídicas, una novedad introducida en el Código Penal por el propio Partido Popular en la pasada legislatura.

La instructora, Rosa María Freire, ha citado al representante procesal que designe el PP para que comparezca el próximo día 12. Para el mismo día se ha citado al jefe de la asesoría jurídica de la formación, Alberto Durán, cuya inicial condición de testigo ha sido cambiada a la de imputado.

La tesorera del PP, Carmen Navarro, ha declarado esta mañana ante la juez que consultó con la secretaria general, María Dolores de Cospedal, qué hacer con Luis Bárcenas cuando trascendió que tenía cuentas millonarias en Suiza.

Navarro, que se hizo cargo de la gerencia del PP en 2010 y al año y medio de la tesorería, ha comparecido en calidad de investigada (actual denominación de los imputados) en el proceso judicial que tiene por objeto averiguar si hubo delitos de encubrimiento y daños informáticos en la destrucción por el PP de los discos duros de los dos ordenadores que utilizó Luis Bárcenas cuando trabajaba para el partido.

Funcionaria del Cuerpo Superior de Intervención y Contabilidad de la Seguridad Social, Navarro ha asegurado que Barcenas dejó de ser empleado del PP en 2010, aunque no fue hasta enero de 2013 cuando se le prohibió entrar en la sede de Génova, al trascender la comisión rotatoria de Suiza que puso de manifiesto que el ex tesorero llegó a tener 47 millones de euros en cuentas ocultadas al fisco.

Carmen Navarro ha relatado que entonces consultó con Cospedal la situación de Bárcenas y la secretaria general autorizó que se le prohibiera el acceso del PP. No ha quedado claro, según fuentes jurídicas, que Cospedal estuviera al tanto de las posteriores decisiones sobre el desalojo del despacho, el formateo de los ordenadores y la destrucción de los discos duros.

Un trineo en el despacho

Navarro desmintió al ex jefe de seguridad del PP, Antonio de la Fuente, cuñado de Bárcenas, respecto a que sólo hubiera una llave del despacho de Bárcenas y a que el desalojo fuera conflictivo. Señaló que el 1 de marzo el ex tesorero envió un burofax para que se le entregaran sus cosas, incluidos los ordenadores. El día 8 el abogado del partido, Alberto Durán, le contestó que podía pasar a recogerlos y Bárcenas envió a dos personas que se llevaron 21 cajas, cuadros y un trineo pero no los ordenadores, que el PP considera suyos. La investigada afirmó que Bárcenas no reclamó en ese momento las computadoras y no interpuso una denuncia por robó hasta varios meses después.

La tesorera dijo también que el responsable de la gestión de los servicios de información del PP, José Manuel Moreno, fue el que, por instrucciones de Durán, aplicó a los discos duros el protocolo -implantado en 2012, aseguró- que se sigue con los ordenadores de los ex empleados del partido. Primero se examinaron los discos -que "estaban vacíos, según me informó Alberto Durán"-, luego se formatearon y finalmente se rompieron.

Según Navarro, los ordenadores no tenían clave de acceso. La tesorera señaló que los correos de Bárcenas no fueron borrados del servidor del partido, como comprobó la Udef en un registro ordenado por la Audiencis Nacional a finales de 2013.

También ha declarado esta mañana el informático del PP Javier Barrero, que, por indicación de Bárcenas, copió primero en tres disquetes y luego pasó a un pendrive los archivos del ordenador Toshiba que le indicó el propio tesorero. Tanto los disquetes como el lápiz quedaron en poder de Bárcenas, señaló. El pendrive fue entregado en la Audiencia Nacional por Bárcenas en julio de 2015, cuando confesó que el PP ha tenido una contabilidad paralela a la oficial nutrida con donaciones opacas.

El informatico también ha señalado que él se ocupaba de comprar y etiquetar los ordenadores del partido y que eso no lo hizo ni con el Toshiba ni con el Apple que usó Bárcenas.