CATALUÑA

Crisis entre Podemos e ICV tras anunciar Colau su nuevo partido

Los ecosocialistas cederán protagonismo a la formación morada después de que sus diputados amenazaran con romper la coalición

Joan Coscubiela y Lluís Rabell, en el Parlament el pasado 20 de enero

Joan Coscubiela y Lluís Rabell, en el Parlament el pasado 20 de enero Efe

La coalición de Podemos e ICV en el Parlament, Catalunya Sí Que Es Pot (CSP), pasa por su peor momento 24 horas después de que Ada Colau anunciara la creación de un nuevo partido de izquierdas. Los diputados de Podemos amenazaron a principios de semana a ICV con romper su coalición ante lo que consideran un exceso de protagonismo de los diputados ecosocialistas.

El ultimátum se ha conocido este martes con la filtración de una carta escrita por un diputado de Podemos a toda la militancia. Estas cartas las envía el partido a sus bases para informarles de su actividad en el Parlament y, según afirman tanto militantes de base como diputados del partido, las suele redactar el portavoz adjunto Albano Dante. En la carta, no obstante, afirma que la reclamación es en nombre de todos los parlamentarios de la formación morada.

La carta describe el grupo parlamentario como un espacio donde ICV “hace y deshace a placer” y en el que los diputados de Podemos son “simples espectadores”. El texto afirma que el equipo de prensa trabaja de espaldas a los diputados de la formación morada y amenaza con el fin de la coalición en el caso de que no haya cambios antes de este jueves.

La circular interna también explica que el portavoz del grupo, Joan Coscubiela (ICV), Joan Josep Nuet (EUiA) y el independiente Lluís Rabell se reunieron con Dante para tratar la cuestión y le afirmaron que “esto no se podía cambiar porque estaba firmado”. En el acuerdo de coalición se pactó que ICV ostentaría la portavocía y Podemos la portavocía adjunta.Los cambios que propone Podemos son igualar la figura de portavoz y del portavoz adjunto y repartir todas las comparecencias ante los medios al 50% entre ambos grupos. También defiende que las intervenciones en el pleno se repartan de la misma manera así como las intervenciones televisadas y las entrevistas en todos los medios. 

Cambios en la dinámica

Coscubiela ha comparecido ante los medios pocas horas después de la filtración y tras reunirse con el grupo parlamentario. El portavoz de la coalición ha intentado transmitir un mensaje de tranquilidad y ha desmentido que la coalición se vaya a romper. “Hay una cohesión política muy grande en el grupo”, ha afirmado.

Coscubiela, sin embargo, ha reconocido que habrá cambios en la dinámica parlamentaria. “Llevamos poco tiempo y el Parlament ha estado en hibernación”, ha explicado. “Estamos ajustando los funcionamientos ordinarios del grupo”. Coscubiela ha explicado que la coalición tiene las “debilidades” de un grupo muy joven que proviene de “experiencias muy distintas”, pero ha afirmado que esto pasa en todos los grupos. El portavoz no ha concretado los cambios que habrá en el grupo parlamentario.

Tanto Coscubiela como la portavocía de Podemos han desligado la filtración con el anuncio del nuevo partido que formará Ada Colau. “No creo que tenga nada que ver”, ha respondido Coscubiela. “Buscar estas casualidades permite tener un relato que ayuda a vender pero que no tiene porque corresponderse a la realidad”.

A pesar de querer mandar un mensaje de unidad, el portavoz no ha comparecido junto a su adjunto, Albano Dante, miembro de Podemos y presunto redactor de la carta que se ha filtrado. Fuentes oficiales de Podemos también han querido rebajar la tensión y han descartado ningún conflicto en la coalición, a pesar de la mala relación que existe entre algunos diputados de la confluencia.

El mando de Coscubiela

Los diputados de Podemos, inexpertos en la vida parlamentaria, aterrizaron en una coalición en la que había perros viejos de la política con muchos años a sus espaldas. Todos los miembros de la coalición consultados coinciden en señalar a Joan Coscubiela, exdiputado en el Congreso, como la persona que lleva las riendas del grupo. 

Son varios los diputados de Podemos que se han visto sorprendidos por acabar en un grupo que mantiene los vicios de “la vieja política”. “Desde que se constituyó el grupo, Coscubiela ha querido controlar muy estrictamente el mensaje de CSP”, explica un diputado de la formación, que rechaza hacer más comentarios para “no hacer sangre”.

La misiva escrita por los diputados, sin concretar en la figura de Coscubiela, afirma que no quieren trabajar más “al dictado” de ICV sino de manera conjunta. “No podemos dejar que se nos asimile a todo lo que combatíamos en las plazas, en las calles o escribiendo artículos”.

Una coalición a toda prisa

La fragilidad en los cimientos de CSP sale a relucir cada pocos meses y en el grupo parlamentario son conscientes del motivo. La coalición se armó en muy pocos meses, con el verano de por medio y en un escenario muy difícil para un partido que no defendía ni el sí ni el no a la independencia de Cataluña.

La mezcla entre veteranos de la política y nuevos activistas que provienen de las plazas y del “no nos representan” es un cóctel que ya se ha demostrado peligroso. El 9 de noviembre el diputado de Podemos Joan Giner (26 años) se indignó por las presiones que recibió de Rabell y Coscubiela para votar en contra de la declaración de ruptura de JxS y la CUP. Giner, proveniente de la asamblea de Podemos de Cornellà, quería abstenerse. Las amenazas de expulsión del grupo le llevaron a acatar la disciplina de voto pero aún así denunció las presiones recibidas.