Madrid

Carmena prohibirá circular a los coches en casos de alta contaminación

El nuevo protocolo anunciado por el Ayuntamiento enmienda y endurece el puesto en marcha por Ana Botella en marzo de 2015.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, viaja en metro.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, viaja en metro. EL ESPAÑOL

El nuevo protocolo anticontaminación anunciado por el Ayuntamiento de Madrid incluye una novedad que destaca por encima de cualquier otra: la prohibición de circular a todos los vehículos particulares. Manuela Carmena podría aplicar esta medida en caso de activarse el peor de los escenarios contemplados por este nuevo plan de actuación, que entrará en vigor el 1 de febrero.

El Ayuntamiento ordenará esta paralización si se alcanza el nivel de 'alerta' o se prolonga la situación de 'aviso' durante tres jornadas consecutivas. Es decir, tres estaciones cualesquiera de una misma zona tendrían que superar los 400 microgramos de dióxido de nitrógeno por metro cúbico durante tres horas seguidas o dos estaciones deberían alcanzar los 250 microgramos durante dos horas seguidas y que esto sucediera tres días seguidos.

Una enmienda al protocolo anterior

El nuevo proyecto anunciado enmienda y endurece el puesto en marcha por Ana Botella en marzo de 2015. Más allá de esta medida extrema, se han bajado los umbrales que marcan la contaminación y se han adelantado los plazos de adopción de medidas.

Si se produce el primer escenario contemplado -que ya se ha alcanzado y es probable que vuelva a hacerse- se obligaría a los vehículos a reducir su velocidad a los 70 km/h en la M-30 y en los accesos a Madrid, en ambos sentidos, dentro de la M-40.

En el segundo de los escenarios, también previsiblemente alcanzable, además de la medida anterior se prohibiría el estacionamiento de los vehículos de los no residentes en las plazas de estacionamiento regulado. En este punto, los coches que alojen tres o más pasajeros, los de mudanzas, oficiales, de movilidad reducida y los que disponen del distintivo 'cero emisiones' supondrían una excepción y sí que podrían aparcar.

La clave del tercer escenario

En este último escenario antes de alcanzar la alerta, se prohibiría la circulación de los vehículos particulares por las calles de la almendra central de Madrid -interior de la M-30- en un 50%. Los días pares del mes quedarían inhabilitados los coches de matrícula par y viceversa.

Los taxis y el transporte público

Una vez activado el protocolo, en cualquiera de sus niveles, el Ayuntamiento incrementaría la promoción del transporte público y ampliaría su capacidad, según ha informado la concejal de medio ambiente, Inés Sabanés.

Los taxis, por su parte, podrían seguir circulando si entraran en juego las restricciones pero sólo con clientes en su interior. Para ello, el Consistorio facilitará más lugares de estacionamiento para estos vehículos.