OPERACIÓN FRONTINO

'Compraron' al director general de Acuamed con implantes de pelo y viajes a Turquía

Según el auto del juez Velasco, Arcadio Mateo y otros altos cargos recibieron regalos en especie en contraprestación por los favores a diversos contratistas de obra pública.

Arcadio Mateo, director general de Acuamed

Arcadio Mateo, director general de Acuamed Ministerio de Agricultura

Tras estallar el escándalo del presunto amaño de contratos en la empresa pública de Aguas de las Cuencas Mediterráneas, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha acordado la prisión incondicional para cinco personas, entre ellos altos cargos de Acuamed y apunta directamente a altos cargos del Ministerio de Agricultura.

Según el auto, al menos desde mediados de 2014, el director general de la empresa pública, Arcadio Mateo del Puerto, "ha urdido un conjunto de actuaciones, dolosas, imperativas, conscientes y queridas (se habla de “presiones”) para imponer en el seno de Acuamed numerosas irregularidades en contra de los intereses públicos y ciudadanos, con el correlativo beneficio injusto (pero también querido), retribuido en parte en regalos en especie para él y para otros -implantes de pelo, viajes a Turquía…-  a favor de diversos contratistas de obra pública".

Estos contratistas, beneficiarios de tales regalos, son adjudicatarios de obras en diversos puntos de la cuenca mediterránea y en los que los contratistas ayudaban y cooperaban a la perpetuación de estas irregularidades.

El instructor habla de presiones a los directivos de Acuamed para que incidieran sobre los subordinados para cometer falsedades e irregularidades. En caso de que no acataran las órdenes del director general eran destituidos y así lo hicieron a pesar de ser “conscientes de que ello conllevaba el correlativo perjuicio en los dineros públicos que sin embargo por supuesto tenían que defender”.

El auto refleja seis contratos bajo sospecha: una desaladora de bajo Almazora en Amería, con Abengoa y FCC como adjudicatarias; descontaminación del pantano de Flix, cuyos contratistas fueron una UTE de FCC; una presa en Valencia, adjudicada a las empresas Sogeosa y Torrescámara; un proyecto de desaladora Marina de Torrevieja, la mayor de Europa, adjudicada a Acciona; conducciones y tuberías de la desaladora de Campello en Alicante, adjudicada a Altec-Altyum; el cerro colorado de Murcia adjudicado a Altec; y la presa de Antiavenidas del Río Serpis, también a Altec-Altyum.