REBAJARLAS A 30 DÍAS

Luces y sombras en el plan de Cifuentes con las listas de espera

La Sociedad Española de Medicina Comunitaria y las asociaciones defensoras de la sanidad pública lo examinan.

Cifuentes y su consejero de Sanidad, Sánchez Martos, durante el anuncio del plan

Cifuentes y su consejero de Sanidad, Sánchez Martos, durante el anuncio del plan

  1. Cristina Cifuentes
  2. PP Partido Popular
  3. Sanidad
  4. Listas de espera
  5. Política
  6. Comunidad de Madrid

Cristina Cifuentes se vistió para la ocasión. Con una americana del mismo blanco impoluto que el de la bata de los doctores, anunció el plan del Gobierno de la Comunidad de Madrid para reducir las listas de espera quirúrgica. Metida en el papel y empleando la jerga médica, empujó con una sonrisa el titular de su nuevo proyecto: 80 millones entre 2016 y 2019 para reducir la espera media a un máximo de treinta días.

En este momento, operarse en Madrid conlleva una media de 42 días, frente a los 87 que suelen requerirse en España. Cifuentes ha presumido de este dato y ha caracterizado la sanidad madrileña de “envidiable” y de ser “la mejor del país”. Pero, ¿es oro todo lo que reluce en esta propuesta? ¿El plan es factible? ¿Acelerará los plazos de las más de 79.000 personas que esperan para ser operadas?

La Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública -Fadsp- y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria -Semfyc- analizan las medidas más llamativas de este 'Plan de mejora de la lista de espera quirúrgica' de la Comunidad de Madrid.

El objetivo de treinta días

El punto de llegada del plan anunciado por Cifuentes pasa por lograr que la lista media de espera en las intervenciones quirúrgicas no supere los treinta días. Marciano Sánchez Bayle, portavoz de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública, asegura que el problema en este dato “siempre es el mismo”: “Tiene que trabajarse para mejorar la capacidad de discriminar qué operaciones pueden esperar más o menos. Una prótesis de cadera no se considera urgente en un sentido estricto, pero esa persona quizá no pueda moverse hasta que se le opere”.

Preguntado por la posibilidad de cumplir el objetivo, Sánchez Bayle insiste en que se trata de un dato problemático: “Se están englobando muchas patologías distintas y eso impide que se establezcan metas de este tipo”. En cualquier caso, concluye que el presupuesto le parece “escaso”.

Vicente Baos, de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, se define como “aséptico” y prefiere no valorarlo hasta que observe una concreción en las propuestas.

Operar por las tardes y en fin de semana

Baos, de Semfyc, inicia su explicación asegurando que ya se opera por las tardes y durante el fin de semana “en todos los hospitales del mundo, sea de noche o de día” porque “siempre hay cirujanos de urgencia”. Dicho esto, califica la propuesta como humo: “No se trata de operar a destajo, sino de que haya camas y personal disponible, hueco en urgencias… Es viable, siempre y cuando se trate de operaciones menores”.

Sánchez Bayle, de Fadsp, coincide con Baos en que esta medida tiene “limitaciones objetivas”: “Si realmente se quiere utilizar los quirófanos de forma intensiva, hace falta más personal. Un cirujano, aunque quiera, no puede operar veinte horas seguidas”. El portavoz de Fadsp considera esta propuesta demasiado “optimista” y explica que, para llevarse a cabo, “tendrían que crearse puestos de trabajo en toda la cadena de actuación sanitaria”.

“Operar un fin de semana” -dice Baos- “es algo más que abrir una puerta”. El portavoz de Semfyc pide “detalles” y concluye que un plan de este calibre no puede consistir en “un decálogo de buenas intenciones”.

Los dos portavoces alaban la medida de Cifuentes. Vicente Baos, de Semfyc, se muestra cauto: “Veremos si se cumple”. Además, critica la gestión de los ejecutivos anteriores: “Se han ido muchos millones en derivaciones al sector privado. Madrid ha sido campeona nacional”. Por último, concluye Baos, “cuando haya que derivar, la prioridad pública debe ser obligada”.

Dar de alta cualquier día, sea lunes o viernes

Al presentar esta medida, Cifuentes explicó que se trata de algo obvio, pero que no se hace. La presidenta de la Comunidad de Madrid aseguró que hay pacientes a los que se les da de alta el lunes pudiendo haberlo hecho el viernes anterior, lo que supone un gasto innecesario.

“¿Han ido a un hospital?”, pregunta incrédulo Baos, de Semfyc. “Nadie se queda todo el fin de semana en un centro hospitalario porque no un facultativo que le dé el alta. Los viernes, precisamente para evitar esto, se hace una última evaluación. El portavoz de Semfyc califica esta propuesta de “ofensiva e irreal”.

Sánchez Bayle, de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública, también atribuye esta medida a “un desconocimiento de la realidad”: “Desde hace años, la mayoría de los hospitales han agilizado las altas de los pacientes”.

Los dos portavoces califican esta línea de “razonable” y “lógica”. Baos asegura que la política de Aguirre y González pasaba por “si no vas donde yo te digo, esperas seis meses más”. Tanto uno como otro, coinciden en afirmar: “La libertad no sólo hay que darla, sino también asumirla”. Además, cuenta Baos, “la gente que rechaza ser derivada no lo hace por manía, sino porque confía en el equipo quirúrgico de ese hospital”.

Incentivos para que los cirujanos operen más

Vicente Baos, en nombre de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, pide concreción al Ejecutivo de Cifuentes: “¿Cuánto, cómo, dónde? No se trata de poner dinero sobre la mesa y que los cirujanos acudan a morder la zanahoria. El incentivo puede ser estupendo, pero no sé si es factible con los recursos actuales”.

“No lo veo tan claro”, dice Sánchez Bayle. “Conviene ampliar la plantilla y contratar más personal. Cuando se dieron incentivos para operar por la tarde, se dejó de intervenir por la mañana para tener un sueldo mayor, por lo que las listas de espera no se redujeron”.

Atención primaria en cirugía menor

Tanto Sánchez Bayle como Baos coinciden en que se trata de una propuesta lógica y factible. Eso sí, el portavoz de Fadsp observa un inconveniente: “El número de profesionales de atención primaria en relación a la población es muy bajo”. Baos secunda esta medida y asegura que muchas técnicas de cirugía menor acaban “innecesariamente” en el hospital.