CATALUÑA

El BOE menosprecia a Mas tras el portazo del rey Felipe a Forcadell

El monarca firmó los decretos del cese de Artur Mas y el nombramiento de Carles Puigdemont sin recibir en persona a la presidenta del Parlament, algo tan inusual como que el BOE no agradezca los servicios prestados al expresident de la Generalitat. 

La presidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell, preside una reunión de la Junta de Portavoces

La presidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell, preside una reunión de la Junta de Portavoces Efe

El Boletín Oficial del Estado (BOE) y el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC) publican en sus ediciones de este martes el cese de Artur Mas como presidente de la Generalitat y el nombramiento de Carles Puigdemont como su sustituto al frente del Govern. En contra de lo que es habitual y a diferencia de otros expresidentes autonómicos, al líder de CDC no se le agradecen los servicios prestados.

El decreto de cese dice textualmente: "De conformidad con lo dispuesto en el artículo 67 del Estatuto de Autonomía de Cataluña, vengo a declarar el cese de don Artur Mas i Gavarró como Presidente de la Generalitat de Cataluña".

En el segundo decreto se nombra presidente de la Generalitat de Cataluña a don Carles Puigdemont i Casamajó, "elegido por el Parlamento de Cataluña en la sesión celebrada el día 10 de enero de 2016".

Sendos reales decretos, con fecha 11 de enero de 2016, aparecen firmados por el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.  Así, este martes a las 19:00 horas, Puigdemont tomará posesión del cargo y se convertirá formalmente en el 130 presidente de la Generalitat.

Pero la tramitación de la investidura de Carles Puigdemont no se ha desarrollado como es habitual. Este lunes, la secretaría general de la Casa del Rey pidió a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que la comunicación oficial se hiciera por escrito a través del jefe de la Casa, Jaime Alfonsín, en lugar de en un encuentro con el monarca, como ella había solicitado. Se evitaba así la visita de Forcadell a Zarzuela y la fotografía de la líder independentista con el Jefe del Estado.

Críticas al Rey

El mensaje de Zarzuela ha sido entendido en Cataluña y ha echado más gasolina a la hoguera independentista. La prensa catalana se hizo eco del 'portazo' del Rey a Forcadell, un "desaire al procés", según El Periódico, también calificado por ara.cat como una exhibición de beligerancia frente al soberanismo.

En este último diario, Carles Capdevila enumera un decálogo de lo que significa, a su entender, la actuación del Rey: "es un gesto que no demuestra voluntad de diálogo", "es despectivo", "es feo", "es una provocación", "es partidista", "es desagradecido con Girona", "es atrevido", "es una promoción de la desconexión entre Cataluña y España", "es un acto de arrogancia" y "es una frivolidad".

La propia Forcadell ha reconocido en una entrevista en Rac1 que el monarca "está en su derecho" de no recibirla, pero ha lamentado haber perdido una "oportunidad" para explicarle al Rey la situación en Cataluña y mantener las "vías de diálogo".

"Un desprecio absoluto al pueblo de Cataluña"

El presidente del Grupo Parlamentario de Junts Pel Sí, Jordi Turull, ha sido uno de los que ha criticado más abiertamente la decisión de la Casa del Rey. Aunque asegura que todo el proceso lo quieren llevar a cabo "desde el diálogo", considera que "ayer el rey mostró un desprecio absoluto al pueblo de Cataluña", ha dicho en declaraciones a RNE.

Por su parte, el presidente de la ANC, Jordi Sànchez, ha tachado de "insólito" que Felipe VI no haya recibido en audiencia a la presidenta del Parlament y ha confiado en que haga lo mismo el Estado: "Que sean ellos quienes nos desconecten directamente y nos ahorraremos mucho trabajo".

"Es un gesto insólito e impropio, pero ojalá sea esta la actitud de todas las instituciones del Estado", dijo en declaraciones al canal 3/24.