Atentados en París

El cerebro del 13-N envió a España a un yihadista que fue detenido en junio

Se llama Abdeljail Ait El Kaid y habría sido entrenado en el manejo de explosivos. Actualmente está preso en España y se investigan cuáles eran sus planes.

Abdelhamid Abaaoud en una imagen difundida por el EI.

Abdelhamid Abaaoud en una imagen difundida por el EI.

  1. Atentados París
  2. Estado Islámico
  3. París
  4. Atentados terroristas
  5. Terrorismo islamista
  6. Yihadismo
  7. Grupos terroristas
  8. Cárceles
  9. Abdelhamid Abaaoud

Abdeljail Ait El Kaid es un yihadista marroquí que en 2014 abandonó Alicante para unirse al Estado Islámico en Siria. Durante su estancia en el autoproclamado califato conoció a Abdelhamid Abaaoud, presunto cerebro de los atentados de París, quien el pasado mes junio le ordenó regresar a España. No obstante, tras pasar por varios países europeos fue interceptado en Varsovia (Polonia) gracias a un aviso de la Guardia Civil a las autoridades de ese país.

Según la información con la que cuentan las policías europeas a la que ha tenido acceso Europa Press, El Kaid partió de Raqqa, el bastión de Estado Islámico en Siria y considerada la capital del califato. Allí permaneció alrededor de una semana antes de salir rumbo a Europa. Había recibido adiestramiento en el manejo de explosivos. Fue arrestado el 22 de junio en Polonia a donde llegó procedente de Serbia.

Actualmente se encuentra en una cárcel en España. Las autoridades españolas investigan ahora cuáles eran los planes concretos que llevaba este presunto terrorista, pero lo que sí se sabe con certeza es que no salió de Siria solo.

Con él iba otro yihadista marroquí llamado Reda Hame siguiendo también las órdenes de Abaaoud, a quien ambos conocían por su nombre de guerra 'Abu Omar Sousi'. Reda Hame sí tenía instrucciones específicas del presunto cerebro del 13N de llevar a cabo un atentado en una sala de conciertos en París, pero fue detenido antes de que pudiese siquiera adquirir las armas.

REDA HAME, ÓRDENES DE ATENTAR

Esta información fue facilitada por el yihadista que iba rumbo a España después de ser detenido en Polonia. Ante las autoridades policiales confesó la inminente llegada de su compañero a Francia y las intenciones que llevaba. Por ello la Guardia Civil no tardó en dar traslado de estos datos a sus colegas franceses que detectaron al terrorista Reda Hame y establecieron un cerco de vigilancia sobre él durante varias semanas.

Finalmente fue detenido el 15 de agosto en el país galo tras pasar por Turquía, Polonia, República Checa y Holanda. En algún momento se separó de su compañero El Kaid, porque éste llegó a Polonia procedente de Belgrado. El aviso de las autoridades españolas a Francia fue clave dado que Reda Hame ni estaba fichado ni constaba que se hubiese desplazado a Siria. Apenas unos 6.000 foreign fighters (combatientes extranjeros) están fichados de los cerca de 25.000 que ha recibido el Estado Islámico procedentes de países occidentales, según datos de Interpol.

Estas instrucciones demuestran que Abaaoud llevaba tiempo planeando un atentado como el del pasado viernes en la capital francesa y en concreto el ataque en la sala de conciertos Bataclan en la que murieron decenas de personas. El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, confirmó este jueves que el cerebro del 13N ya había planificado hasta cuatro intentos de atentados.

'ABU OMAR SOUSI'

Abdelhamid Abaaoud o 'Abu Omar Sousi' murió este miércoles en el marco de la operación policial desarrollada en Saint Denis. De 28 años de edad, nació en Bélgica pero tiene origen marroquí y se cree que ocupaba un puesto relevante en las filas de Estado Islámico y seguía ordenes del portavoz de este grupo terrorista, Abu Mohamed al Adnani, quien le había encargado la planificación de ataques en Europa.

También era conocido como Abú Omar al Baljiki (el belga) y estaba en los radares de los servicios de Inteligencia belgas desde hacía un tiempo, principalmente desde que el pasado mes de febrero apareció en la revista de Estado Islámico, 'Dabiq', asegurando que había estado en Bélgica el mes anterior planificando atentados junto con otros dos milicianos que habían luchado en Siria.

Además, entonces se vanaglorió de haber conseguido regresar a Siria sin problemas pese a que su cara ya era conocida por las fuerzas de seguridad, tras la publicación de un vídeo en el que se le veía conduciendo un vehículo pick-up con varios cuerpos ensangrentados de prisioneros. Estas imágenes le hicieron ganarse al apodo del 'carnicero de Raqqa'.