TROPAS EN ÁFRICA

El Gobierno desmiente rotundamente una oferta militar a Francia de 4.000 soldados

Niega a través de un comunicado oficial una información de El País tras las críticas de Sánchez  y la sorpresa diplomática.

Mariano Rajoy en el Palacio de la Moncloa

Mariano Rajoy en el Palacio de la Moncloa Reuters

  1. Atentados París
  2. Mariano Rajoy Brey
  3. Ejército
  4. Yihadismo
  5. Despliegue militar
  6. África
  7. Diario El País
  8. Diplomacia
  9. Política
  10. Francia

Pies de plomo ante la amenaza de una guerra occidental contra la yihad. Esa es la actitud del Gobierno de España a un mes de las elecciones generales. Por ello Moncloa ha emitido un comunicado oficial en el que desmiente “rotundamente” una “oferta de carácter unilateral a Francia sobre modificaciones de despliegue militar después de los atentados de París”.

La contundente e inmediata reacción de Moncloa se debe a la portada del diario El País de este viernes 20-N, exactamente a un mes de los comicios. Según este diario, “el presidente Mariano Rajoy está dispuesto a que España releve y, si es necesario, tome el mando que ahora asumen las tropas francesas en varios frentes en África”, sobre todo en Mali y República Centroafricana. La controversia se produce coincidiendo con el ataque de un grupo yihadista al hotel Radisson de Bamako, la capital maliense. España tiene desplegados 110 militares en ése país, algunos de ellos en la misma capital. 

Lo que peor ha sentado en Moncloa es que el periódico advierte de que este plan no ha sido comunicado “al resto de los partidos”. Apenas una hora antes del comunicado, el líder de la oposición, Pedro Sánchez, ha hablado así en Onda Cero: “El Gobierno de España ya está pensando en sustituir a Francia en el centro de África y el Sahel. Yo ayer hablé con el presidente del Gobierno y no me dijo nada de esto. Si es verdad, me siento muy sorprendido, porque a mí no me dijo nada. Me siento contrariado, porque el PSOE está siendo muy leal en esta cuestión y he trasladado siempre la predisposición a apoyar a un socio europeo que ha sido vilmente atacado por el terrorismo del Daes”.

Y ha concluido: “Ahora bien, cuando estamos hablando ya de decisiones militares de calado y que implican el despliegue de tropas, lo que le digo al presidente del Gobierno es que esa decisión de tanta envergadura quien tiene que tomarla es un nuevo Gobierno, espero que presidido por mí, con unas nuevas Cortes Generales que tendrán mucha más legitimidad”.

No arriesgar antes de las elecciones

Muy consciente del camino minado al que se enfrente en estos 30 días, Rajoy convocó de manera expresa el pacto antiyihadista a la mañana siguiente de los atentados de París. Lo último que quiere el presidente del Gobierno es una situación de desunión política en España como la que se produjo hace once años tras los atentados del 11-M.

Las cifras de soldados franceses que según El País tendría que sustituir España son elevadas: 3.500 en Mauritania, Mali, Burkina Faso, Níger y Chad (Operación Barkhane) y 900 en la República Centroafricana (Operación Sangaris). Para el líder de la oposición, resulta difícilmente comprensible que el presidente del Gobierno no le comente que está pensando enviar 4.400 soldados españoles a África.

Rajoy lleva impreso en su ADN lo sucedido entre el 11 y el 14 de marzo de 2004 en España: en apenas tres días, la inaceptable gestión del Gobierno de Aznar al que él pertenecía, le impidió llegar a ser presidente. De aquí al 20-D, Rajoy está decidido a no arriesgar repetir como presidente del Gobierno.

En círculos diplomáticos europeos ha causado sorpresa la información de El País, que ha elevado a la categoría de propuesta oficial lo que sólo es “una posibilidad que Defensa analiza de manera preliminar”, según fuentes gubernamentales. París aún no ha pedido nada a Madrid, y el proceso puede aún demorarse porque, según fuentes diplomáticas el artículo 42.7 de la UE invocado por el presidente Hollande obliga al país peticionario de ayuda- en este caso Francia- a detallar “de forma bilateral” con cada socio europeo lo que necesita de él.

“Ese momento aún no ha llegado, y Francia es muy consciente de las limitaciones que el calendario electoral impone a España”, afirman fuentes diplomáticas francesas.