Jordi Pujol Ferrusola

El juez acusa a los Pujol de usar su dinero en paraísos fiscales para "actividades políticas"

La policía constata que el clan remitió fondos desde sus cuentas opacas a un museo andorrano sobre la figura de Sant Jordi. 

El expresident Jordi Pujol elude contestar a la prensa.

El expresident Jordi Pujol elude contestar a la prensa.

El clan Pujol desvió dinero opaco de paraísos fiscales para financiar actividades políticas. Así lo certifica en sus autos el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata. El magistrado, encargado de la investigación sobre el dinero opaco que la familia escondía en Andorra, explica que "Hay indicios de que parte de los capitales en jurisdicciones off-shore como la de Andorra, se derivaron para la financiación de actividades políticas, como es el caso de la cuenta en Andorra cuyo titular es el Museu Iconografic Sant Jordi".

En su auto, elaborado para justificar el embargo de varios vehículos propiedad de la familia, el magistrado relata el movimiento orquestado de fondos de la familia Pujol con el objetivo de repartir el dinero opaco entre sus distintos miembros. "Se ha podido descubrir que posteriormente a que se produjera un abono sospechoso, inmediatamente Jordi Pujol Ferrusola ordenaba que se realizaran traspasos a sus hermanos a sus cuentas en Andorra".

Según ha confirmado EL ESPAÑOL, De la Mata coloca también a la esposa del expresident Pujol en los citados repartos: "Estos movimientos afectaban también a la cuenta titulada por la madre, Marta Ferrusola Llados, también beneficiara de alguno de estos repartos", explica en su auto.

Vaciado de cuentas

Según la tesis de la Audiencia Nacional, la familia Pujol vació sus cuentas en Andorra con salidas de dinero a Panamá, Suiza, Liechtenstein, Luxemburgo, Uruguay e Islas Vírgenes. Para cubrir sus pasos, Jordi Pujol Ferrusola, encargado según los investigadores de mover el patrimonio familiar oculto, contrató los servicios de una decena de testaferros. Uno de ellos, llegó a cobrar 13.625 francos suicos (12.623 euros) en dos meses. A juicio del juez instructor, la cifra "da una idea del volumen de capital que pamenó para Jordi Pujol Ferrusola, buscándole inversiones por lugares como Dinamarca o Jordania".

Como ejemplo de operaciones millonarias, De la Mata constata que en 2002, Pujol Ferrusola remitió desde Andorra 4,4 millones de euros a la cuenta en Suiza de la firma Selecta Fund, con sede en las Islas Vírgenes Británicas.