DESAFÍO SOBERANISTA

El Parlament rechaza por segunda vez investir a Mas

Solo JxS ha votado a favor suyo y no descarta convocar elecciones. Las ofertas de gobierno compartido y de una moción de confianza no convencen a la CUP, pero admiten que el acuerdo se acerca.

Artur Mas habla con Oriol Junqueras y Raül Romeva tras exponer en el Parlament sus ofertas a la CUP.

Artur Mas habla con Oriol Junqueras y Raül Romeva tras exponer en el Parlament sus ofertas a la CUP. Reuters

La CUP se ha mantenido fiel a su guión y ha rechazado por segunda vez en una semana votar a favor de Artur Mas como presidente de la Generalitat. Las dos ofertas que puso Mas sobre la mesa en la reunión del miércoles no son suficientes para la CUP, que valora el “movimiento” del president pero se mantiene en su rechazo. “Un ‘no’ tranquilo, con la mano extendida para seguir hablando”, le ha dicho Baños a Mas.

El president ha puesto sobre la mesa dos propuestas para desencallar la situación y ha advertido a la CUP de que el Parlament no puede instalarse en el mismo “inmovilismo” del Estado español. “Con inmovilismo las cosas se deterioran, incluso se pudren y entonces se complican mucho” ha dicho a la formación liderada por Antonio Baños. “Preferiría un ‘sí’ intranquilo antes que su ‘no’ tranquilo”, le ha dicho al número 1 de la formación antisistema.

El president ha criticado la negativa de la CUP a desencallar la situación y ha amenazado con convocar unas nuevas elecciones. “Decían que no querían elecciones anticipadas”, le ha dicho a Baños. “Valórenlo a fondo porque es una opción, siempre es posible y no la vamos a denigrar”.

Mas ha descrito a los parlamentarios las dos ofertas que puso ayer sobre la mesa en la reunión con la CUP. La primera opción, que trascendió a los medios, es la de una “presidencia coral” con tres vicepresidencias fuertes. De estas vicepresidencias dependerían 13 departamentos asociados. El presidente compartiría sus funciones con estas tres vicepresidencias y ha recordado que tanto en los últimos años de Jordi Pujol como en los primeros de Pasqual Maragall se llevaron a cabo formas parecidas.

La segunda oferta que puso sobre la mesa fue que la CUP le haga presidente a cambio del compromiso de someterse a una moción de confianza de aquí 10 meses, antes del debate de política general que se celebraría el próximo septiembre. “Pensamos que esto da a la cámara un enorme poder de decidir de aquí unos meses si el Govern ha hecho suficientemente bien su trabajo para poder continuar”.

“Es una oferta insuficiente pero hay muchos aspectos que nos gustan y nos gustaría guardar”, ha reconocido Baños. “Creemos que es más una reelaboración de los acuerdos que ya tenían con ERC, por eso no creemos que sea de consenso para amplificar la base del independentismo”. Baños ha asegurado que la CUP seguirá “anclada” a la mesa de negociaciones e incluso ha ofrecido un acuerdo estable. “Creemos en una mayoría de 72 diputados, estable y robusta que nos permita zarpar hacia la república catalana”, ha asegurado Baños. “Las elecciones anticipadas no serán nunca nuestra opción”.

Baños, no obstante, ha afeado la denuncia que ha hecho Mas a la CUP de inmovilismo y la “caza de brujas” a la que se puede ver abocada la formación asamblearia si al final no hay acuerdo. “Señalar culpabilidades de manera poco razonada no une. Las gesticulaciones públicas gustan mucho en Madrid pero aquí debilitan”.

Desobediencia al Tribunal Constitucional

Ante las reiteradas preguntas sobre si estaba dispuesto a desobedecer la suspensión del Tribunal Constitucional, Mas no ha rehuido la cuestión y ha asegurado que está dispuesto a llevar a cabo la declaración rupturista. “Les recuerdo que la consulta del 9N también fue suspendida por el Constitucional y se llevó a cabo igualmente”, ha asegurado el president. “No se trata de saltarse legalidades, sino de sustituir la española por la catalana”.

Según Mas, la suspensión del tribunal no es “nada nuevo en el horizonte”, ya que el Gobierno tiene la potestad de que cualquier cosa que recurra al Constitucional se suspenda automáticamente. “Ya sabemos de qué va esto: el Gobierno hace política a través del Constitucional”.

Marta Rovira, de JxS ha incidido en la misma idea. “Si vosotros apeláis a la Constitución, nosotros lo hacemos a la carta de las Naciones Unidas que defiende la autodeterminación de todos los pueblos”.

El bloque constitucionalista carga contra Mas

C’s, PSC y PP han aprovechado la suspensión del Constitucional de la resolución rupturista para cargar contra Mas y recordar el peligro para el autogobierno que supone la deriva independentista del Parlament.

La líder de C’s, Inés Arrimadas, ha emplazado al ‘president’ a “recapacitar” y le ha avisado de que aún está a tiempo. “Si necesita emociones fuertes y quiere ser un mártir nos parece perfecto, pero no obligue a los funcionarios y a los ciudadanos catalanes a acompañarlo en el martirio“, le ha espetado Arrimadas. “Se está cargando la imagen de Cataluña en España y en el resto del mundo”.

“Si hoy no es investido, no siga con la subasta durante los próximos meses”, le ha dicho el líder del PSC, Miquel Iceta. “Ha dividido CiU, ha dividido Cataluña y ahora quiere dividir la presidencia con otros”, le ha reprochado. “A ver si por querer constituir un Estado acaban destruyendo la nación”.

El líder de CSP, Lluís Rabell, ha acusado a Mas de estar favoreciendo a Mariano Rajoy y a Albert Rivera de cara a las próximas elecciones generales. “Se está convirtiendo en el mejor comité de campaña de Mariano Rajoy”, le ha espetado. “Gracias a usted no le hace falta hacer balance de su gestión”.

Todos los grupos de la oposición han coincidido en señalar que, después del camino emprendido por el Parlament, Mas está incapacitado para negociar con el Estado cualquier mejora del autogobierno de Cataluña.