ELECCIONES GENERALES 2015

Alianza de Compromís y Podemos para lograr un grupo valenciano en el Congreso

Las dos formaciones concurrirán juntas al 20-D. Aspiran a tener fuerza en Madrid con un grupo parlamentario propio de obediencia valenciana y a constituirse como la primera fuerza política en esta Comunidad. IU ha rechazado sumarse.

Mónica Oltra, líder de Compromís

Mónica Oltra, líder de Compromís Efe

  1. Coaliciones electorales
  2. Podemos
  3. Compromís
  4. IU
  5. Partidos políticos
  6. Pablo Iglesias
  7. Mónica Oltra
  8. Valencia
  9. Congreso de los Diputados
  10. Política

Llevan semanas de negociaciones conjuntas, negociaciones por separado, cambios de postura, marchas atrás, reinicio de conversaciones… La apuesta de una gran coalición entre Compromís, Podemos y otras fuerzas integradas en una candidatura de Unidad Popular encabezada por la federación valenciana de IU (Esquerra Unida) ha tomado forma a 24 horas de finalizar el plazo para presentarse como coalición para las Elecciones Generales del 20 de diciembre. La apuesta, finalmente, será sin Unidad Popular, que ha votado en contra en unas asambleas celebradas este jueves.

Las reuniones se han prolongado hasta este jueves. Podemos siempre se ha manifestado a favor de esta unión. Compromís, una formación integrada por tres partidos (Bloc Nacionalista Valencià, Iniciativa y Verds) y un grupo de independientes (reunidos en Gent de Compromís) ha tenido largas jornadas de negociaciones hasta llegar a cuadrar un pacto que, aun así, no convence a todos. Principalmente a los más detractores, la militancia del Bloc. El difícil acuerdo entre los socios de Compromís primero y la formación morada ‘a posteriori’ se ha prolongado en la jornada del jueves para tratar de cuadrar una apuesta que satisficiera a Unidad Popular. Su integración o, como mínimo, la predisposición de Podemos a favorecer la entrada de IU era el requisito para que el Bloc aceptara seguir adelante con la alianza.

El órdago para irrumpir con fuerza en el Congreso, aunque sin EU, ya se ha lanzado. Pero, ¿todo es positivo en esta alianza?

“OPORTUNIDAD HISTÓRICA”

Para los que siempre han defendido esta opción, no hay contraparte negativa. El secretario general de Podemos en la Comunidad Valenciana, Antonio Montiel, recordó esta semana que siempre han sido partidarios de la unión con Compromís.

Principalmente, dijo, porque tendrían una “oportunidad histórica” para abordar asuntos de relevancia para los valencianos lejos de la dicotomía de los partidos tradicionales. En concreto, Montiel se refiere a la oportunidad para poder formar un grupo propio en el Congreso de carácter exclusivamente valenciano para influir en asuntos como la tan reclamada mejora de la financiación valenciana que no ha sido abordada, apunta, por los gobiernos del PP ni del PSOE.

Es lo mismo que defienden desde Iniciativa, la formación que lidera Mònica Oltra dentro de Compromís. La vicepresidenta del gobierno valenciano ha sido una firme defensora del pacto frente a los detractores del Bloc, que conforma la parte mayoritaria de esta formación que dio el gran salto en las autonómicas al pasar de obtener el 7 al 18% de los votos. Oltra no ha escondido la intención de Iniciativa de tener un ‘affaire’ con Podemos para el 20-D con una candidatura conjunta al margen del resto de los socios de Compromís.

Y ha sido esto lo que ha motivado que la militancia del Bloc -alentada también por los líderes del partido como el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera-, decidiera votar por el mal menor y acceder a la alianza para no concurrir solos a los comicios. Su apoyo estaba supeditado a la entrada de IU para conformar una gran plataforma de izquierdas o, al menos, a que todas las partes hicieran lo posible para su integración. La falta de un acuerdo por escrito y el sentimiento de menosprecio, entre otros factores, han hecho que Unidad Popular votara por el 'no'.

OBJETIVO: SER LA PRIMERA FUERZA

“Estamos ante un nuevo reto histórico, una segunda transición, y tenemos que conformar una candidatura amplia que no sea Compromís-Podemos, si no va Esquerra Unida no hay pacto”, decía ayer un representante del Bloc. Esta formación no ha escondido sus reticencias a concurrir junto a los de Pablo Iglesias. De hecho, este mismo jueves aún sopesaban la posibilidad de romper toda negociación si los de Iglesias se negaban en banda a mejorar una propuesta aceptable para IU.

En las pasadas autonómicas Compromís logró 452.654 votos, Podemos 279.596 y EU 106.047. “En total, más de 800.000 votos, una suma con la que seríamos la primera fuerza política en la Comunidad Valenciana”, explican desde el Bloc, que añaden: “Nos dirigiremos a 800.000 votantes con el argumento de que queremos ganar las elecciones para representar a los valencianos y tener una presencia propia por primera vez”. Ahora no contarán con esos 106.000 votos.

Para IU, la unión se quería buscar tras los éxitos de Madrid y Barcelona (con Manuela Carmena y Ada Colau, respectivamente).

REPRESENTACIÓN EN MADRID Y MÁS FUERZA EN VALENCIA

La unión Compromís-Podemos no solo les permitiría, según sus previsiones, superar el 15% de los sufragios para optar a tener grupo propio en el Congreso. La operación tendría su efecto también en Valencia. Todos coinciden en que la alianza no solo daría más estabilidad al gobierno valenciano, ahora integrado por PSPV-PSOE y Compromís y con el apoyo de Podemos desde fuera, un apoyo que no es una carta en blanco y que puede poner en riesgo decisiones de los dos partidos de gobierno. “Se aseguraría la gobernabilidad”, dicen. Además, el pacto Compromís-Podemos les situaría frente a los socialistas en el caso de lograr el objetivo de ser la primera fuerza política valenciana. No entra en los planes de Compromís pedir mejoras en el Consell en este caso, afirman.

Entre los contras de la coalición está la posibilidad fundada de que parte de los votantes tradicionales de Compromís rehúsen repetir por ir con Podemos. “Aun perdiendo el 20% (con respecto a las autonómicas) todavía tendríamos 600.000”, sostienen del Bloc.

LA ELECCIÓN DE LOS CANDIDATOS

Los grupos tienen hasta este viernes para presentar la coalición conjunta con la que ir al 20-D. Después llegará la elección de los candidatos. El último acuerdo dejaba los puestos de salida para Compromís en Valencia y Castellón. Podemos se quedaría con el número uno por Alicante. Para el Senado sería a la inversa. A IU, que ahora cuenta con un diputado, se le había ofrecido tener el cuarto puesto por Valencia.

Todas las partes de este acuerdo coinciden en afirmar que apenas hay parte negativa de la gran coalición. Pero está por ver qué pasará dentro de Compromís si no se consiguen los mínimos objetivos previstos.