EN EL BANQUILLO

15 momentos del vía crucis de la infanta y Urdangarin

El juicio por el caso Nóos se iniciará el próximo 11 de enero en Palma. Será el fin de un proceso que ya dura cinco años. 

La infanta Cristina a su salida de la Audiencia de Palma en febrero de 2014

La infanta Cristina a su salida de la Audiencia de Palma en febrero de 2014 Getty

Ya hay fecha para uno de los juicios más esperados en la historia reciente de España. El próximo 11 de enero se iniciará en Palma de Mallorca la vista oral por el caso Nóos. Se sentarán en el banquillo la infanta Cristina, su esposo, Iñaki Urdangarin, y el socio de este, Diego Torres, amén de otros quince acusados. Ya han pasado más de cinco años desde que el juez instructor José Castro inició sus investigaciones derivadas del caso Palma Arena. Durante este tiempo ha habido una cantidad ingente de noticias relacionadas con este asunto que, sin duda, ha erosionado a la Casa del Rey. Este proceso judicial puede resumirse en quince hitos difíciles de olvidar para sus protagonistas.

Septiembre de 2011. Primeras informaciones sobre Nóos.

Empiezan las sospechas sobre la conducta posiblemente irregular de Iñaki Urdangarin y su socio, Diego Torres, en la creación y explotación del Instituto Nóos, una fundación sin ánimo de lucro que se habría utilizado para obtener subvenciones públicas, primero, y evadir impuestos, después. En 2010 el juez José Castro, que instruye el caso Palma Arena, había abierto una pieza separada para investigar todo lo relacionado con Nóos.

Noviembre de 2011. Los comunicados.

Las primeras diligencias ordenadas por Castro dan sus frutos. Y la Fiscalía Anticorrupción registra los despachos de Nóos en Barcelona. La relación de Urdangarin con el caso empieza a ser innegable y, por ello, su situación es cada vez más delicada. El 11 de noviembre, el entonces miembro de la Familia Real emite un primer comunicado en el que asegura que va a defender su “honorabilidad e inocencia”. Un mes después, publica otro comunicado en el que dice lamentar el perjuicio que está sufriendo la Casa del Rey, “que nada tiene que ver con mis actividades privadas”.

24 de diciembre de 2011. “La justicia es igual para todos”.

La oleada de informaciones que sitúan a Urdangarin en el núcleo de este caso de corrupción es imparable. En su tradicional mensaje de Nochebuena, Juan Carlos I se refiere al tema. “Cuando se producen conductas irregulares es natural que la sociedad reaccione. Afortunadamente vivimos en un Estado de Derecho y cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada de acuerdo a la ley. La justicia es igual para todos”. Con estas palabras, el rey se desmarca de su yerno.

29 de diciembre de 2011. Imputación de Urdangarin.

El juez Castro dicta un auto en el que imputa a Iñaki Urdangarin por la presunta comisión de varios delitos. Y le cita a declarar en el mes de febrero. La Casa del Rey expresa su “respeto” a las decisiones judiciales. El abogado Mario Pascual Vives, amigo personal del entonces duque de Palma, se encarga de su defensa.

25 y 26 de febrero de 2012. El duque de Palma declara.

Por primera vez en la historia reciente de la Monarquía española, uno de sus miembros acude a declarar a un juzgado como imputado. Antes de sentarse frente al juez durante dos jornadas maratonianas, Urdangarin dice que “comparezco hoy para demostrar mi inocencia, mi honor, mi actividad profesional”. “Durante estos años he ejercido mis responsabilidades y he tomado decisiones de manera correcta y con total transparencia. Mi intención es aclarar la verdad de los hechos y estoy convencido de que la declaración de hoy contribuirá”.

23 de febrero de 2013. La segunda declaración.

Tras un año de idas y venidas judiciales y de numerosas revelaciones periodísticas sobre sus supuestas corruptelas, Urdangarin vuelve a los Juzgados de Palma para declarar por segunda vez ante el juez. Lee a Castro una declaración en la que afirma que “la Casa de Su Majestad el Rey no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades” que él llevó a cabo en la fundación Nóos. Como hizo en la primera ocasión, el yerno del monarca intenta en todo momento exculpar a su esposa, la infanta Cristina.

3 de abril de 2013. La imputación de la infanta Cristina.

Contra el criterio de la Fiscalía, el juez Castro decide imputar a la hija de Juan Carlos I. El instructor de la causa aporta hasta catorce indicios que justifican, a su juicio, su polémica decisión. Entre otras cosas, cita la actividad del secretario de las Infantas, Carlos García Revenga, en virtud de una serie de correos electrónicos aportados por Diego Torres, exsocio de Urdangarin. La Fiscalía anuncia que va a recurrir la imputación. El padre de la Constitución Miquel Roca confirma que ha sido contratado como abogado defensor de la infanta Cristina.

7 de mayo de 2013. Una imputación suspendida.

La Audiencia de Palma decide estimar en parte los recursos de la Fiscalía, la Abogacía del Estado y la defensa y, con ello, suspende la imputación de la infanta Cristina que había decidido el juez Castro. Los magistrados de la Audiencia argumentan que no hay pruebas de que Cristina conociera la supuesta actividad ilícita de su marido. A su juicio, los indicios del instructor son “débiles”, “inconsistentes” y “equívocos”. Ordenan a Castro que pida aclaraciones a la Agencia Tributaria sobre el papel de la infanta en la empresa Aizoon, cuya propiedad compartía al 50% con su marido. Y exigen al instructor que a su vez reclame a Diego Torres que aporte ya todos los emails que tenga sobre la causa.

Junio de 2013. El error de la Agencia Tributaria.

Más aire para Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin. La Agencia Tributaria remite un informe al juez Castro que recoge un aumento del patrimonio de la hija del rey por valor de 1,4 millones de euros procedentes de la venta, entre 2004 y 2005, de trece fincas en Barcelona, Alicante y Ciudad Real. A través de un portavoz, la infanta niega este extremo. Con el paso de los días se confirma que el documento contenía graves errores. De hecho, la directora de la Agencia Tributaria, Beatriz Viana, dimite de su cargo.

7 de enero de 2014. La segunda imputación. 

En un auto de 227 páginas, el juez José Castro vuelve a imputar a la infanta y la cita a declarar por la supuesta comisión de los delitos de fraude fiscal y blanqueo de capitales. El instructor sostiene que Urdangarin “difícilmente” pudo haber defraudado a Hacienda “sin, cuando menos, el conocimiento y aquiescencia” de su mujer “por mucho que de cara a terceros” mostrase “una actitud propia de quien mira para otro lado”. Nuevamente, la Casa del Rey expresa su respeto a las decisiones judiciales.

8 de febrero de 2014. La declaración y el vídeo. 

La hija de Juan Carlos I acude a los Juzgados de Palma y presta declaración ante el juez durante horas. Cristina defiende su inocencia, niega todas las acusaciones contra ella y afirma que su forma de proceder se basaba en que “confiaba en mi marido”. Un par de días después se publica en internet un vídeo de la declaración de la infanta.

Junio de 2014. Abdicación y proclamación.

En una decisión histórica para la Monarquía española, Juan Carlos I sorprende a los ciudadanos al anunciar su abdicación como rey el 2 de junio. Diecisiete días después, Felipe VI empieza su reinado. Cristina e Iñaki son excluidos de las celebraciones oficiales de la abdicación de Juan Carlos y la proclamación de Felipe. Para entonces, las relaciones personales entre los duques de Palma y los nuevos reyes han empeorado sobremanera. En su primer discurso como monarca, Felipe VI se refiere a las actitudes “íntegras y transparentes”.

Junio-diciembre de 2014. Al banquillo.

Tras años de instrucción, en junio el juez Castro concluye su investigación con un auto en el que imputa tanto a Urdangarin como a la infanta Cristina por diferentes delitos. Meses después, en noviembre, la Audiencia de Palma confirma la imputación de ambos. Eso sí, descartan que la hermana de Felipe VI haya incurrido en blanqueo de capitales. Por último, el 22 de diciembre Castro dicta un auto de apertura de juicio oral. La infanta se sentará en el banquillo como presunta cooperadora necesaria en dos de los delitos fiscales que se imputan a su esposo. Ni la Agencia Tributaria ni la Abogacía del Estado ven delito en la hermana del rey. 

11 de junio de 2015. Adiós al Ducado.

A una semana de que se cumpla el primer aniversario de la entronización de Felipe VI, la Casa del Rey anuncia que el monarca ha decidido revocar a su hermana el uso del título de duquesa de Palma. Horas después, el abogado de Cristina, Miquel Roca, afirma que fue de ella de la que partió la renuncia al Ducado en una carta remitida a su hermano el 1 de junio. Portavoces oficiales de Zarzuela desmienten ese extremo y aseguran que la misiva llegó a la Casa después de la decisión del rey aunque reconocen que iba fechada el 1 de junio. Queda de manifiesto el distanciamientos entre los hermanos.

6 de octubre de 2015. El día D.

La Audiencia Provincial de Baleares fija el día en que se iniciará el juicio contra la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y otros dieciséis acusados por el caso Nóos. Será el 11 de enero de 2016, a las 9:30 horas, casi seis años después de que el juez Castro iniciase las pesquisas sobre este caso. Los magistrados también acuerdan que el próximo 23 de octubre se celebre una comparecencia previa con todas las partes implicadas en el proceso. Ese día se decidirá cómo se desarrollará la vista oral. Eso sí, ya se sabe que acudirán a declarar un total de 363 testigos, entre ellos los exministros Rodrigo Rato y Alberto Ruiz-Gallardón y los exjefes de la Casa del Rey Fernando Almansa y Alberto Aza. Por imperativo legal, no declarará Felipe VI.