Eduardo Madina

Así ha pasado Madina de enemigo acérrimo de Pedro Sánchez a número 7 de su lista

Perdió las primarias y consideró abandonar la política. Pero el diputado vasco quiere abrir una nueva etapa como candidato por Madrid. 

14620051223_a6523e2ef7_o

14620051223_a6523e2ef7_o

  1. Eduardo Madina
  2. PSOE
  3. Listas electorales
  4. Elecciones primarias
  5. Pedro Sánchez
  6. Madrid
  7. Partidos políticos
  8. Política

Hace un año y dos meses, Eduardo Madina perdió las primarias contra Pedro Sánchez. El diputado por Vizcaya, uno de los dirigentes con más proyección en los últimos años, se dio de bruces contra la democracia interna de su partido al cosechar casi 15.000 votos menos que Pedro Sánchez, un diputado hasta entonces desconocido. Entonces, Madina comenzó a coquetear con la idea de dejar la política. La inclusión de su nombre en la lista por Madrid como número 5, conocida este jueves, abre una nueva etapa en la vida del político.

El diputado ha mantenido desde entonces una gran discreción, alejado de los medios y acudiendo puntualmente al Congreso de los Diputados como uno más, ya sin el cargo de secretario general del grupo socialista en la cámara baja para el que había recibido la confianza de José Luis Rodríguez Zapatero primero y Alfredo Pérez Rubalcaba después.

Sin embargo, Madina y su entorno no han ocultado en privado su amargura desde entonces. En primer lugar, por un proceso interno que consideraron desvirtuado. El apoyo de Susana Díaz a Sánchez movilizó a buena parte de los votantes socialistas, en especial los de la influyente federación andaluza, en una decisión estratégica poco o nada relacionada con las virtudes del candidato. Un año después, Díaz marca terreno frente a Sánchez, con quien ha tenido muchos encontronazos.

La aparición de un tercer candidato sin posibilidades de victoria, José Antonio Pérez Tapias, sentenció las posibilidades de Madina. Pérez Tapias, perteneciente a la corriente interna del PSOE, Izquierda Socialista, logró los 17.000 votos que hubieran dado la secretaría general al diputado vasco. El equipo de Madina llegó a expresar dudas sobre la limpieza en la recogida de avales del tercer candidato, a quien consideraban un instrumento de Sánchez para llegar a la meta.

Tal era la desazón del diputado que llegó a plantearse dejar la política. 

Muy lejos de Ferraz

Durante este año, Madina ha seguido con preocupación los destinos del PSOE. En privado, el diputado vasco ha mantenido una intensa actividad, pero muy alejado de Ferraz, con quien no comparte la estrategia ni el mensaje. Madina rechazó integrarse en la Ejecutiva de Sánchez y hace unos meses en su grupo de expertos, el Gobierno en la sombra del candidato a La Moncloa. Se implicó intensamente en la campaña de las elecciones autonómicas y municipales, con muchos actos en localidades donde aprovechó para devolver el cariño que recibió durante las primarias.

Los resultados de las elecciones de mayo le parecieron malos, a pesar de que el PSOE recuperó gran parte del poder local perdido en 2011. También los 16 escaños del PSC en las elecciones catalanas, reivindicados como un buen resultado por Ferraz, fueron vistos con muchos matices por una parte del PSOE en la que él se enmarca.

Este mismo verano, Madina apoyó con un tuit a Juan Segovia, el candidato en las primarias del partido en Madrid frente a Sara Hernández, la candidata favorita de Pedro Sánchez. Madina, otra vez, volvió a perder y, de paso, enfadó a la federación socialista a la que ahora suma su nombre de cara a las generales.

Mucho ha cambiado desde julio de 2014. Pedro Sánchez se ha consolidado como líder y está inyectando una gran renovación en las listas para tratar de llegar a La Moncloa. Pero no todos apuestan por su victoria en un PSOE mermado en un contexto multipartito. A Pedro Sánchez le conviene contar con referentes jóvenes como Madina, apuntan fuentes socialistas, y ondear la bandera de un partido unido que ha superado las luchas intestinas del poszapaterismo. A Madina, razonan las mismas fuentes, aparcar su orgullo y diferencias con la Ejecutiva para seguir en política gracias a un escaño que puede volver a poner su nombre en las quinielas si el PSOE pierde en diciembre.

Madina no cree que Sánchez haya provocado el “shock de modernidad” que él propuso para el partido cuando presentó sus candidaturas a las primarias, pero quiere seguir contando en el PSOE. Por lo que pueda pasar.