Valencia

El ‘premio’ para el club de fútbol de Alfonso Rus: desvío de fondos y un millón por mordidas

La UCO sostiene que el Olimpic recibió fondos de empresas adjudicatarias de contratos públicos.

Alfonso Rus, uno de los principales investigados en las tramas de corrupción en Valencia.

Alfonso Rus, uno de los principales investigados en las tramas de corrupción en Valencia.

  1. Comunidad Valenciana
  2. Alfonso Rus

Hay un antes y después para la historia del Club Deportivo Olimpic de Xàtiva y es la llegada de Alfonso Rus a la presidencia del equipo de fútbol de la localidad donde era alcalde. El control del equipo lo tomó en la temporada 2006/2007, justo en 2007 fue nombrado presidente de la Diputación.

La Guardia Civil ha situado al club como uno de los destinos del dinero presuntamente desviado de fondos públicos o de mordidas a empresas adjudicatarias. La UCO desgrana estas operaciones en un informe sobre la financiación del club en el que consta cerca de un millón de euros pagados por empresas que eran adjudicatarias de contratos públicos o lo serían tras financiar al equipo.

Los agentes han concluido, en base a las declaraciones del arrepentido recaudador del PP, Marcos Benavent, y de la financiación del club de fútbol que este equipo es uno de los receptores de los fondos. Antes de la llegada de Rus, el Olimpic ingresó 13.593 euros en 2005 sin contar los 36.060 de fondos municipales.

Al año siguiente, con el alcalde al frente, el club aumentó la facturación a algo más de 130.000 euros sin tener en cuenta la subvención. Los años siguientes los ingresos rondaron una media de 200.000 euros (no todos son pagos sospechosos).

En el sumario, constan las declaraciones del exyonqui del dinero explicando que en ocasiones Rus le pedía dinero para el Olimpic y entonces él tenía que maquinar cómo lograrlo. Así, explica a la UCO que en ocasiones debía concentarse con alguna empresa para, a través de una facturación falsa, dar la apariencia de legalidad.

Es decir, el Olimpic emitía una factura falsa al empresario, y éste, a su vez, emitía una factura por servicios inexistentes a Imelsa, la empresa pública de la Diputación que, según la investigación, servía para el cobro de comisiones, enchufismo de personal, etc. De esta forma, el club acababa recibiendo dinero público a través de terceras empresas y facturas falsas.

Otras veces, continúa el relato de Benavent, era la empresa la que emitía una factura falsa a Imelsa de forma que se generaba un dinero que acabaría en Rus y de ahí al club. Y, otra casuística, otras veces el dinero se entregaba al quien era presidente de la diputación y del club en metálico. Es decir, como parte del cobro de comisiones. 

Los investigadores destacan que de esta forma el club recibió importantes sumas de dinero de empresas que eran adjudicatarias de la Diputación o del Ayuntamiento, bien a través de facturación falsa o de pago de comisiones. El propio yonqui del dinero llega a hablar de “varios cientos de miles de euros”. Del informe de la UCO se desprende que las firmas bajo sospecha habrían aportado sobre el millón de euros desde 2006 a 2013.

Entre las empresas citadas se encuentra Cleop, una de las investigadas en la trama de comisiones del 3%. La UCO señala que una de sus sociedades que resultó adjudicataria de la construcción de un geriátrico en Xàtiva y que –según las grabaciones de Benavent- pagó al parecer una comisión de 120.000 euros. Esta empresa realizó dos pagos al club por 34.800 euros cada uno.

La UCO concluye en su informe que, desde la llegada de Rus a la presidencia del Olimpic, “año tras año se han ido repitiendo ingresos al citado club procedentes de sociedades que han realizado trabajos para las administraciones donde ha ocupado éste algún cargo”. En muchos casos –prosigue el informe- los importes eran de 30.000 euros o múltiplos de 30.000. Además, recalcan que Imelsa llegó a tener en nómina a un jugador del Olimpic que, según Benavent, “cobraba un salario de esta empresa sin desempeñar trabajo alguno en la citada sociedad”.