CATALUÑA

El TSJC avala juzgar a Mas por prevaricación y desobediencia en la consulta del 9-N

La sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha avalado la decisión del juez instructor de dejar a un paso de juicio al expresidente catalán sobre la. 

Artur Mas vota en la consulta del 9N.

Artur Mas vota en la consulta del 9N. Getty Images

  1. Artur Mas
  2. Generalitat de Catalunya
  3. TSJC
  4. Consulta 9N
  5. Prevaricación
  6. Desobediencia

La sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha avalado la decisión del juez instructor de dejar a un paso de juicio al expresidente catalán Artur Mas y a las exconselleras Irene Rigau y Joana Ortega, por los delitos de prevaricación y desobediencia en la consulta del 9-N, informa Efe. 

En un auto, la sala ha desestimado el recurso que presentaron las defensas contra la resolución en la que el magistrado del TSJC Joan Manel Abril dio por finalizada la instrucción del caso abierto por la consulta de independencia del 9N, con lo que se abre el plazo para que la Fiscalía y el resto de acusaciones presenten sus escritos de calificación. 

Con esta decisión, Mas y las ex consejeras de la Generalitat no serán juzgados por malversación, que es el delito por el que podían ir a la cárcel

El pasado junio el magistrado Joan Manel Abril, instructor de las querellas por la celebración de la consulta independentista del 9-N pese a haber sido suspendida por el Tribunal Constitucional, abrió la fase de juicio oral contra el ex presidente de la Generalitat Artur Mas, la ex vicepresidenta Joana Ortega y la ex consejera de Educación Irene Rigau aunque solo por supuestos delitos de prevaricación administrativa y desobediencia al TC.

En una resolución que dictó a pocos días de abandonar la carrera judicial para dedicarse en plenitud a presidir el Tribunal Superior de Andorra, Abril descartaba llevar a juicio a los tres ex dirigentes catalanes por una posible malversación de fondos públicos que el propio instructor sí apreció hace solo tres meses. Un criterio que después también siguió la Fiscalía y que hoy ha asumido el TSJC.