Cataluña

El gobierno catalán reta a Mariano Rajoy: "No nos moveremos de nuestro camino"

La portavoz del ejecutivo catalán, Neus Munté, acusa al Gobierno central de amenazar a las instituciones catalanas.

Neus Munté.

Neus Munté.

  1. Carles Puigdemont
  2. Oriol Junqueras
  3. Cataluña
  4. Tribunal Constitucional
  5. Neus Munté
  6. Carme Forcadell

El gobierno de Cataluña se revuelve contra la petición del Ejecutivo de Mariano Rajoy a la Abogacía del Estado a que suspenda de sus funciones a la presidenta de la cámara catalana Carmen Forcadell, por permitir el debate y votación de la conclusiones del proceso constituyente.

Las reacciones desde Cataluña no se han hecho esperar y el primero en dar su apoyo a Forcadell ha sido el vicepresidente del Govern y líder de ERC, Oriol Junqueras, que ha dicho en su perfil de Twitter que "la democracia está por encima de todo y desde el Govern velaremos para que así sea. Todo nuestro apoyo a Carme Forcadell". También el presidente catalán Carles Puigdemont ha secundado a su compañera de partido y ha señalado que "la democracia en Cataluña no está en funciones". Igualmente, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha respaldado a la presidenta de la cámara catalana en un mensaje en las redes sociales que decía así: "Las diferencias políticas se resuelven políticamente, no con amenazas judiciales. Todo mi apoyo a Carme Forcadell y a la Mesa del Parlament".

 La defensa más contundente la ha hecho la portavoz del Govern, Neus Munté, quien en una rueda de prensa ha acusado al Gobierno central de amenazar a las instituciones catalanas con sus constantes apelaciones al Tribunal Constitucional (TC), al tiempo que ha avisado de que la Generalitat de Cataluña no rectificará su rumbo soberanista: "El Gobierno amenaza pero no nos moveremos de nuestro camino, que es profundamente democrático".

Munté también ha expresado su pleno apoyo a la presidenta de la Cámara catalana, Carmen Forcadell, y ha opinado que sería "del todo inadmisible e inaudito desde una perspectiva democrática" que se pidiera la inhabilitación de la misma por permitir un debate en el Parlament que, a su juicio, fue perfectamente democrático.