Ventajas fiscales

Bruselas investiga a McDonald’s por no pagar “ningún impuesto” en Europa

Abre un expediente sobre las ventajas fiscales concedidas por Luxemburgo a la multinacional estadounidense por considerar que vulneran las normas de la UE

El logo de uno de los restaurantes de McDonald's en Bruselas

El logo de uno de los restaurantes de McDonald's en Bruselas

La multinacional estadounidense de comida rápida McDonald’s no ha pagado “ningún impuesto” por sus beneficios en Europa desde 2009 gracias al trato fiscal ventajoso que le concede Luxemburgo. Es la conclusión preliminar de la Comisión Europea, que este jueves ha lanzado una investigación en profundidad sobre el acuerdo tributario entre McDonald’s y Luxemburgo por considerar que podría vulnerar las normas de la UE.

“Una resolución fiscal que permite que McDonald’s no pague ningún impuesto ni en Luxemburgo ni en los Estados Unidos por los cánones que genera en Europa debe examinarse cuidadosamente con arreglo a las normas sobre ayudas estatales de la UE”, ha dicho la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, en un comunicado. La Comisión empezó a investigar en verano de 2014 a raíz de las noticias de prensa sobre un supuesto trato favorable a la multinacional en Luxemburgo. Posteriormente, los sindicatos le proporcionaron más detalles.

El expediente contra McDonald’s forma parte de la ofensiva lanzada por Bruselas contra las prácticas de ingeniería fiscal utilizadas por las multinacionales para minimizar su factura tributaria. El Ejecutivo comunitario ya ordenó en octubre a Fiat y a Starbucks que paguen entre 20 y 30 millones de euros cada una por impuestos atrasados en Luxemburgo y Holanda, respectivamente. Y en breve decidirá sobre la legalidad de los acuerdos fiscales de Apple con Irlanda y de Amazon con Luxemburgo.

La de McDonald’s se convierte así en la tercera investigación que afecta a Luxemburgo y en concreto al periodo durante el que el actual presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, fue primer ministro y responsable de Finanzas. Según las filtraciones del caso ‘Lux Leaks’, durante el mandato de Juncker se cerraron más de 300 acuerdos fiscales secretos con multinacionales, que llegaban a pagar tan solo un 1% de impuesto de sociedades. Juncker asegura que nunca dio instrucciones a la administración tributaria.

Así funciona la ingeniería fiscal de McDonald’s

El nuevo expediente se centra en dos decisiones tributarias anticipadas (tax rulings) otorgadas por Luxemburgo en 2009 a McDonald’s Europe Franchising. Gracias a ellas, la empresa de comida rápida no ha abonado desde entonces ningún impuesto sobre sociedades en Luxemburgo, pese a haber obtenido importantes beneficios (más de 250 millones de euros en 2013), según los cálculos de Bruselas. Tampoco ha tributado por ellos en Estados Unidos.

Los beneficios en cuestión proceden de los cánones abonados por los restaurantes franquiciados en Europa y Rusia a cambio del derecho a utilizar la marca McDonald’s y los servicios asociados. La multinacional tiene su sede principal en Europa en Luxemburgo, pero también cuenta con dos sucursales: una en Suiza, que presenta una actividad limitada en relación con los derechos de franquicia, y otra en los Estados Unidos, sin actividad real. Los cánones se transfieren internamente a la sucursal estadounidense.

La primera resolución fiscal aprobada por las autoridades luxemburguesas en marzo de 2009 confirmó que McDonald’s Europe Franchising no debía pagar el impuesto sobre sociedades en Luxemburgo. Para ello argumentaba que los beneficios estaban sujetos a imposición en los Estados Unidos. Esta resolución se justificó haciendo referencia al convenio para evitar la doble imposición Luxemburgo-EEUU. Sin embargo, los beneficios no fueron objeto de imposición en los Estados Unidos porque la compañía no tenía ninguna presencia fiscal en el país.

Como la primera resolución obligaba a McDonald’s a demostrar que pagaba impuestos en EEUU, la multinacional pidió a Luxemburgo una segunda resolución y le insistió en que debía eximir a los beneficios no imponibles en Estados Unidos de tributación en Luxemburgo. Las autoridades del ducado dictaron entonces un segundo tax ruling en septiembre de 2009 según el cual McDonald’s ya no estaba obligada a probar que sus ingresos tributaban en Estados Unidos.

“Las autoridades luxemburguesas eximieron a los beneficios de tributación en Luxemburgo, a pesar de tener conocimiento de que, en realidad, no estaban siendo sometidos a imposición en los Estados Unidos”, denuncia Bruselas.

La multinacional niega los cargos

McDonald's ha rebatido los argumentos de Bruselas y ha asegurado que cumple las reglas tributarias de la UE. Sus diferentes empresas pagaron más de 2.100 millones de euros en impuesto de sociedades entre 2010 y 2014, con un tipo medio de casi el 27%. Sus franquicias independientes, que operan el 75% de los restaurantes, también pagan sociedades y el resto de impuestos que les corresponden. "Confiamos en que la investigación se resolverá favorablemente", ha dicho la compañía a Reuters.

Por su parte, el Gobierno de Luxemburgo ha hecho público un comunicado en el que asegura que cooperará con la investigación de Bruselas. "Luxemburgo considera que no se ha otorgado a McDonald's ningún trato fiscal particular ni ventaja selectiva", afirma el texto.

El Ejecutivo comunitario proseguirá ahora su investigación para comprobar si sus dudas están justificadas y verificar si la segunda resolución en particular otorgó a McDonald's Europe Franchising un trato fiscal favorable, vulnerando las normas sobre ayudas estatales de la UE.

En concreto, la Comisión evaluará si las autoridades luxemburguesas derogaron de manera selectiva las disposiciones contenidas en su legislación tributaria nacional y en el Convenio en materia de doble imposición entre Luxemburgo y EEUU, concediendo de este modo a McDonald's una ventaja de la que no gozaron empresas que se encontraban en una situación de hecho y de derecho comparable.