Violencia policial en EEUU

Las 16 muertes de Laquan McDonald

El vídeo del policía que disparó 16 veces a un adolescente negro en plena calle provoca una ola de indignación en Chicago.  

Secuencia del vídeo de la muerte de Laquan McDonald en Chicago.

Secuencia del vídeo de la muerte de Laquan McDonald en Chicago. Reuters

El 20 de octubre del 2014, un agente de policía de Chicago disparó 16 veces a Laquan McDonald, un adolescente negro de 17 años. Murió en el acto. Una orden judicial ha obligado al Ayuntamiento de la ciudad a publicar el vídeo de los hechos más de un año después de lo ocurrido. Las imágenes sin sonido, grabadas desde la cámara de un coche de patrulla, son escalofriantes.

Este último episodio de violencia policial ha desatado una ola de indignación en el país. Las condenas a policías por hechos similares se cuentan con los dedos de la mano en Estados Unidos, lo que ha contribuido a alimentar la sensación de impunidad. Casi medio millar de personas se echó a la calle en Chicago en una protesta espontánea que transcurrió de forma pacífica. Un estudio publicado recientemente por el diario The Guardian cifraba en 464 el número de personas muertas a manos de agentes de la ley en Estados Unidos en lo que va de año. De ellas, 102 iban desarmadas. 

No es el caso de Laquan, que llevaba un cuchillo en el momento de la tragedia. El joven corría errático por el medio de la carretera, ignorando los repetidos llamamientos de la Policía para que tirara el cuchillo. Después de varios intentos fallidos, el agente Jason Van Dyke sacó su arma. En un intervalo de unos 15 segundos, disparó 16 balas. Laquan McDonald falleció al instante. La autopsia demostró que había rastros de la sustancia alucinógena PCP en su cuerpo.

Van Dyke está acusado de asesinato. En el juicio, dijo que se sentía amenazado por el adolescente, porque se dirigía hacia él con un cuchillo en la mano. Pero en el vídeo no se aprecia que ni siquiera esté mínimamente cerca. El abogado del policía señaló que Van Dyke es un agente condecorado, con una hoja de servicios impecable. Pero algunos testigos de la familia lo han definido como un agente de tics racistas y comportamiento autoritario.

Vea la secuencia completa 

El Ayuntamiento de Chicago indemnizó con 5 millones de dólares a la familia de McDonald, antes incluso de que se presentara la demanda. En otro gesto que para muchos llega tarde, el alcalde de la ciudad Rahm Emanuel también ha decidido despedir a un policía que recientemente fue absuelto de la muerte de una joven de 22 años. El agente estaba fuera de servicio cuando disparó a un grupo de gente en mitad de una pelea.