Atentados en París

Lo que sabemos y lo que no sabemos de los autores de la masacre de París

Un total de 23 detenidos en Francia y dos acusados en Bruselas de participar en atentado terrorista. Sigue la búsqueda de Salah Abdeslam, considerado el octavo terrorista de París.

Redada de las fuerzas especiales de la Policía belga.

Redada de las fuerzas especiales de la Policía belga. Reuters

(Actualizado a 16/11/2014 16:40h)

La fiscalía belga ha acusado formalmente de participación en atentado terrorista a dos de los detenidos el fin de semana en el barrio bruselense de Molenbeek por su conexión con los ataques de París, que han provocado al menos 132 muertos y más de 300 heridos. En Francia se ha detenido a 23 personas. Sigue la operación de caza de Salah Abdeslam, el octavo terrorista que logró escapar. El cerebro de los atentados pudo ser Abdelhamid Abaaoud, que huyó a Siria tras un atentado frustrado en Bélgica en enero, según fuentes de los servicios de inteligencia belgas y franceses.

Lo que sigue es una recopilación de los hechos confirmados y de las informaciones por esclarecer sobre la persecución de los autores de la mayor masacre terrorista en la historia de Francia.

Lo que sabemos

Sigue la caza del octavo terrorista huido. Francia y Bélgica han lanzado una operación internacional de busca y captura para detener a Salah Abdeslam, de 26 años, por su posible participación directa en los atentados de París. Es hermano del kamikaze Ibrahim Abdeslam, que se inmoló en la sala de conciertos Bataclan, y la policía gala lo considera un "individuo peligroso", según la alerta policial difundida en Twitter.

Ficha emitida pora la policía francesa en Twitter.

Ficha emitida pora la policía francesa en Twitter.

Un total de 23 detenidos en Francia y 2 acusados en Bélgica. La fiscalía belga ha presentado cargos contra dos de los detenidos durante el fin de semana en el barrio bruselense de Molenbeek por su conexión con los ataques de París. Se les acusa de "participación en un atentado terrorista y de participación en las actividades de un grupo terrorista". Su identidad no ha sido desvelada. Los otros cinco detenidos han sido puestos en libertad. Entre ellos, Mohamed Abdeslam, hermano de Salah y de Ibrahim, contra el que no se han presentado cargos. Su abogada dice que no ha estado en contacto con sus dos hermanos recientemente.

Durante la mañana del lunes se ha producido una nueva redada en Molenbeek, pero ninguno de los arrestados ha pasado a disposición judicial.

En Francia se ha detenido en las últimas horas a 23 personas y se han confiscado 31 armas, entre ellas un lanzamisiles, según ha dicho el ministro del Interior, Bertrand Cazeneuve. Otras 104 personas bajo vigilancia de los servicios antiterroristas han sido confinadas a una especie de arresto domiciliario. En total, se han llevado a cabo 168 redadas en todo el país, en ciudades como Lille, Estrasburgo, Toulouse, Grenoble, Lyon o Marsella. "Esto es sólo el principio", ha resaltado Cazeneuve. "La respuesta de la República será de gran amplitud, será total", ha asegurado.

Cinco de los kamikazes ya han sido identificados. Los ataques fueron llevados a cabo por “tres equipos de terroristas coordinados”, que portaban el mismo tipo de armas y chalecos explosivos, según ha explicado el fiscal general de París, François Molins. Siete terroristas murieron durante los atentados, uno abatido por la policía en la sala Bataclan y el resto haciendo estallar sus chalecos. Cinco de los kamikazes ya han sido identificados oficialmente.

-Ismaël Omar Mostefaï. Uno de los suicidas de la sala de conciertos Bataclan. De 30 años, nació en Courcouronnes, en la región de París. Había sido condenado en ocho ocasiones por pequeños delitos entre 2004 y 2010, pero nunca llegó a entrar en la cárcel. En 2010, las fuerzas de seguridad galas le incluyeron en un fichero de personas radicalizadas, aunque “nunca ha estado implicado en ningún expediente por asociación terrorista”, según el fiscal. Según el diario Le Monde, Mostefaï estuvo en Siria entre el otoño de 2013 y la primavera de 2014. Siete personas de su entorno han sido detenidas este domingo.

-Samy Amimour. Otro de los kamikazes de la sala Bataclan. De 28 años, nacido en París. Era objeto de una orden internacional de detención y entrega desde 2013 por haberse saltado los controles judiciales a los que estaba sujeto. En 2012 fue acusado de pertenecer a una red terrorista con la que pretendía ir a combatir a Yemen. Tres de sus familiares han sido detenidos este lunes y han indicado que Amimour viajó hace dos años a combatir a Siria tras haberse radicalizado.

-Ibrahim Abdeslam. Autor del atentado suicida cometido en un restaurante del Boulevard Voltaire, en el undécimo distrito de París. De 31 años, nacionalidad francesa pero residente en Bruselas. Él fue quien alquiló el Seat negro con matrícula belga utilizado en los ataques que ha sido localizado este domingo en la localidad de Montreuil.

-Bilal Hadfi. Uno de los kamikazes que se inmolaron en el Estadio de Francia, en Saint Denis. De 20 años, también vivía en Bruselas. El año pasado viajó a Siria para combatir junto al Estado Islámico.

-El kamikaze del Estadio de Francia junto al que se encontró un pasaporte sirio. Se trata de un hombre de 25 años. Sus huellas coinciden con las de una persona cuya entrada en Europa se registró en Grecia a principios de octubre. Según varias informaciones de prensa, su nombre es Ahmad al-Mohammad, y nació en Idlib, Siria. Entró en la UE a través de la isla griega de Leros el 3 de octubre y pasó por la ciudad fronteriza serbia de Presevo el 7 de octubre.

Los atentados se han preparado en Bélgica. “Los atentados abyectos que nos han golpeado el viernes se han preparado en el extranjero y han movilizado un equipo de actores situado en territorio de Bélgica, que podrían haberse beneficiado de complicidades en Francia”. Así lo ha confirmado el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, tras reunirse con su homólogo belga, Jan Jambon, que viajó el domingo de inmediato a París para ofrecerle su solidaridad y cooperación.

La pista de Bélgica saltó de inmediato porque los dos coches utilizados por los terroristas, el Seat y el Polo con el que llegaron los asaltantes al Bataclan, tenían matrícula belga. Además, en el Polo se encontró un ticket de aparcamiento de Molenbeek. Los vehículos fueron alquilados a principios de la semana pasada en la región de Bruselas, según la fiscalía belga.

Lo que no sabemos

La identidad de dos kamikazes y de los detenidos. Quedan por identificar dos de los siete terroristas suicidas. Tampoco ha trascendido la identidad de los detenidos en Francia y Bélgica, más allá de que algunos eran familiares de los terroristas. No se ha explicado cómo se organizaron los tres equipos de terroristas y si alguien más ha podido escapar.

El cerebro de los atentados. Los servicios de seguridad belgas y franceses sospechan que Abdelhamid Abaaoud, de 29 años y originario de Molenbeek, es el cerebro que está detrás de los ataques de París, según publican varios medios. Abaaoud era uno de los jefes de una célula terrorista que planeaba atentados "inminentes" en Bélgica y que fue desarticulada en enero. En la operación, murieron dos yihadistas y un tercero resultó herido durante un tiroteo con la policía en la localidad de Verviers, en la provincia de Lieja. Una decena de personas fueron detenidas en Bruselas. Abaaoud logró escapar y se marchó a Siria, desde donde podría haber planificado los atentados. Estas informaciones todavía no han sido confirmadas de forma oficial.

Quién planificó y financió los ataques. El Estado Islámico ha reivindicado la masacre de París y el Gobierno de François Hollande le ha dado total credibilidad a esta reivindicación y ha prometido que perseguirá de forma implacable a los responsables. Pero todavía se sabe muy poco de cómo se planificó y se financió una cadena de atentados tan compleja.

Según el New York Times, los atacantes se comunicaron con miembros conocidos del Estado Islámico en Siria, lo que indicaría que este grupo terrorista no fue un simple inspirador de la masacre, sino que la planificó y ayudó a llevarla a cabo. Los autores se comportaron con un alto grado de sofisticación y disciplina, lo que indica que recibieron algún tipo de entrenamiento militar, según las fuentes de servicios de inteligencia europeos y estadounidenses citados por el diario. Los terroristas se comunicaron utilizando tecnología de encriptación.