CORRUPCIÓN

Los Pujol confiesan que cobraron del socio de Rodrigo Rato con facturas falsas

Oleguer, Josep, Jordi y Pere se defienden aludiendo a la misma "falsedad ideológica" con la que Hacienda salvó a la infanta Cristina de un delito fiscal.

Cuatro hijos de Pujol simularon haber intervenido en la compraventa de un hotel.

Cuatro hijos de Pujol simularon haber intervenido en la compraventa de un hotel. Efe

El clan Pujol admite ante la Audiencia Nacional que cobró comisiones del socio de Rodrigo Rato utilizando facturas falsas. No obstante, cuatro de los hijos del ex presidente autonómico catalán arguyen en su defensa que la falsedad de dichos recibos es tan sólo "ideológica" y que, por lo tanto, no han incurrido en ningún delito. Es decir, se aferran a la misma teoría que empleó la Agencia Tributaria para librar a la infanta Cristina de un delito fiscal. Entonces, igual que ocurre con los Pujol ahora, se reconoce la falsedad de los recibos pero se defiende al mismo tiempo su validez.

La familia ha contestado con este argumento al auto dictado por el juez Santiago Pedraz y desvelado por EL ESPAÑOL en el que atribuye los delitos de "corrupción y falsedad" a Oleguer, Jordi, Josep y Pere por percibir 115.000 euros de manos del empresario José Manuel Sola Castel, socio del ex vicepresidente del Gobierno en su hotel en Berlín y con intereses urbanísticos en Lleida, bajo la coartada de unas asesorías inmobiliarias que jamás existieron.

Tal y como ha acreditado ya la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía, los cuatro hermanos simularon haber intervenido en la compraventa de un hotel en Baqueira en la que nunca participaron. En consecuencia, tanto los agentes como el magistrado advierten que estos pagos encubren comisiones ilegales a cambio de favores urbanísticos desde la Administración pública catalana.

"Aluden a un servicio no prestado"

Lejos de defender la veracidad de los referidos servicios de intermediación que reflejan las facturas emitidas, el clan catalán confiesa abiertamente la falsedad de los mismos. "Las facturas aluden a un servicio no prestado", admite un escrito presentado ante el Juzgado de Instrucción número uno de la Audiencia Nacional por Oleguer Pujol al que ha tenido acceso este periódico.

Los hermanos Oleguer, Josep, Jordi y Pere Pujol

Los hermanos Oleguer, Josep, Jordi y Pere Pujol

No obstante, los Pujol se aferran a la supuesta existencia de "relaciones jurídicas ciertas y debidas" y aluden a que tenían negocios con Sola Castel y que, por lo tanto, el pago de las comisiones respondía realmente a un ajuste de cuentas por negocios en común. Se trata del mismo razonamiento que empleó Hacienda para validar tres facturas falsas abonadas por la sociedad instrumental Aizoon, propiedad de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin, a su exsocio Diego Torres por valor de 69.900 euros. "Son falsas pero deducibles", concluyó entonces el fisco apuntando a que sirvieron de instrumento para efectuar un reparto de beneficios entre ellos. Al tiempo que Hacienda establecía la diferenciación entre "facturas falsas y falseadas" y "simulación relativa y absoluta".

"En suma, podría tratarse de una falsedad ideológica por faltarse a la verdad en la narración de los hechos en el documento y en cuanto a tal falsedad ideológica, despenalizada desde el Código Penal de 1995", expone el letrado Cristóbal Martell.

El clan culpa al socio de Rato

En este sentido, asegura Oleguer que su hermano Josep era socio del hotel Xalet Bassibé de Baqueira, propiedad de Sola, y que fue este último quien ideó "una especial forma de pago" que "sólo le favorecía tributariamente a él" ya que le proporcionaba "facturas de gasto deducible". Asimismo, el clan esgrime la existencia de unas "cuentas en participación" que respaldarían las comisiones por falsas asesorías y que la UDEF no da por buenas.

Por último, los hermanos Pujol Ferrusola se escudan, junto al argumento anterior, en la "prescripción" de los pagos. "En atención a la fecha del ingreso -año 2007- concurre prescripción que se habría producido en junio del 2013".

El manuscrito de Andorra.

El manuscrito de Andorra.

La Justicia ha tomado la determinación de actuar contra la familia la pasada semana después de tres años de investigaciones. El detonante que provocó una quincena de registros en los domicilios y oficinas del clan fue lo descubierto en Andorra. Tal y como destapó EL ESPAÑOL, el patriarca del clan envió un manuscrito al Andbank en 2001, siendo todavía presidente de la Generalitat catalana, en el que admitía que el dinero oculto en el Principiado a nombre de su primogénito en realidad era suyo. La Vanguardia ha publicado el documento y, paradójicamente, otro rotativo catalán, El Periódico, ha desvelado que la fortuna localizada hasta el momento de la familia en Andorra se eleva a 47 millones de euros de los que al menos 30,85 millones fueron ingresados en una decena de cuentas en efectivo entre 1990 y 2002.

Actualmente los depósitos andorranos se encuentran vacíos y el grueso del botín de los Pujol se encuentra escondido en Panamá, Belice y Barbados.