ELECCIONES PARLAMENTARIAS

Erdogan sale vencedor en su apuesta electoral

El partido del Gobierno logra la mayoría absoluta. El presidente convocó anticipadas para recuperar el poder perdido en junio. 

Votantes turcos sujetan el retrato del presidente turco Tayyip Erdogan.

Votantes turcos sujetan el retrato del presidente turco Tayyip Erdogan. Reuters

Ha apostado y ha ganado. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha conseguido que su partido, el islamista AKP, pueda gobernar de nuevo en mayoría tras los comicios del domingo con un 49,5% del voto cuando el recuento está a más del 95%. Erdogan convocó elecciones generales anticipadas para este fin de semana después de que su partido perdiera la mayoría absoluta por primera vez en 13 años en junio, cuando obtuvo un 41% de las papeletas.

“Esta victoria no es nuestra, es una victoria de la nación”, ha dicho a sus seguidores el primer ministro, Ahmet Davutoglu, citado por el diario turco Hürriyet Daily News. “Que dios os bendiga por acogernos en nuestros peores momentos”.

Estas elecciones se producen en un contexto convulso. Turquía libra una guerra contra el Estado Islámico, mantiene un conflicto armado con las milicias kurdas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y acoge a más de dos millones de refugiados sirios, según datos de ACNUR. Y la lira turca cae. “Si nuestra gente da una oportunidad a un único partido, continuará la estabilidad”, dijo el presidente en un mitin esta semana, quien esgrime el discurso de la estabilidad para que el AKP gobierne. El intento de establecer una coalición tras los anteriores comicios no salió adelante.

Asimismo, en las últimas semanas Ankara, la capital, sufrió un terrible atentado suicida en el que fallecieron más de 100 personas, el peor ataque de este tipo en la historia moderna de Turquía, según Reuters. “Es un esfuerzo completamente colectivo e incluye al Estado Islámico, el PKK, los mukharabat (inteligencia siria) y el grupo terrorista PYD del norte de Siria”, afirmó Erdogan. “Llevaron a cabo este acto todos juntos”. El país vivió otra masacre en julio cuando un suicida mató a una treintena de jóvenes activistas.

“De cara a las elecciones de noviembre las cuestiones de seguridad han copado la agenda. Los dos grandes atentados contra concentraciones pacifistas que ha sufrido Turquía en los últimos meses (el de Suruç en julio y el de Ankara en octubre) tenían como objetivo, sea quien sea su artífice, desestabilizar el país y propiciar una escala de la violencia”, opina en un artículo Eduard Soler, experto en Turquía del think tank CIDOB.

Pero la estrategia de Erdogan con estos comicios es adquirir el poder suficiente para reformar la Constitución y convertir a Turquía en un Estado presidencialista. El año pasado Erdogan se convirtió en presidente, un cargo en teoría institucional y representativo, cuando la legislación le impidió continuar al frente del Gobierno. Con estos comicios adelantados, el presidente buscaba ganar fuerza para modificar la Carta Magna y conseguir poderes ejecutivos. Erdogan es criticado por su creciente autoritarismo. Durante la reciente campaña electoral, su partido, el AKP, dominó la televisión pública, mientras que canales privados fueron amenazados o intervenidos por el Gobierno, informa The Independent.

Se necesitan 367 diputados en el Parlamento de 550 para cambiar la Constitución de manera directa, mientras que 330 son los requeridos para organizar un referéndum constitucional. Con el resultado logrado en estos últimos comicios, el AKP obtendría unos 325 parlamentarios, según The Guardian. La mayoría absoluta descansa en los 267 escaños y en las anteriores elecciones generales, el AKP consiguió 258. El umbral para entrar en el Parlamento está en el 10% del voto.

El segundo en votos este domingo ha sido el centro-izquierdista Partido Republicano Popular Turco (CHP) con un 25% del sufragio. Se trata del principal partido de oposición y es la formación más antigua. Su resultado ha sido casi igual al de los anteriores comicios. Le sigue el ultraderechista Partido del Movimiento Nacionalista (MHP) con cerca del 12% del voto. Esta formación ha caído cuatro puntos desde junio. El tercero, con cerca de un 10,5%, es el pro-kurdo Partido de la Democracia de los Pueblos (HDP), que a menudo se compara con el griego Syriza o con Podemos. En los anteriores comicios, consiguió entrar en el Parlamento turco y busca avanzar el proceso de paz con la minoría kurda. Ha perdido tres puntos desde junio.

Con estos resultados, Turquía comenzará una nueva etapa ahora que el AKP y su fundador, el presidente Erdogan, han ganado fuerzas renovadas.