Xavier García Albiol

El PP acude al Constitucional para evitar el pleno de la 'desconexión'

Xavier García Albiol pide colaboración a Ciudadanos y PSC en el recurso de amparo que el PP presentará ante el Alto Tribunal.

García Albiol intenta liderar el movimiento constitucionalista.

García Albiol intenta liderar el movimiento constitucionalista. Efe

"Anular la celebración del pleno de desconexión". Ése es el objetivo fundamental del Partido Popular. Así lo ha confirmado Xavier García Albiol, que también ha confirmado que el PP presentará un recurso de amparo en el Tribunal Constitucional para impedir que Junts pel Sí y la CUP sigan adelante en el proceso de aprobación de una resolución independentista.

En un acto en el paseo marítimo de Badalona, el jefe de filas del PP en el Parlament de Cataluña ha explicado que la resolución de los independentistas se sitúa "fuera de las normas y de la democracia", por lo que su partido intentará abortar el pleno, previsto para el 9 de noviembre como muy tarde ya que entienden que es "la mejor defensa que podemos hacer de los intereses de los catalanes y del conjunto de españoles".

Una acción en la que quiere trasmitir "una imagen de unidad". Para ello contactará este mismo lunes con la jefa de la oposición catalana, Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en el Parlament, y con Miquel Iceta, primer secretario del Partido Socialista de Cataluña, con la idea de presentar "un único documento" firmado por los tres partidos.

En cualquier caso, García Albiol ya piensa en la opción de que llegue a celebrarse el pleno, en cuyo caso apuesta por que el Gobierno de Mariano Rajoy presente un "recurso de inconstitucionalidad" contra la resolución independentista.

El pleno está previsto no más tarde del 9 de noviembre, una fecha que coincidiría con la primera jornada del debate de investidura, para la que aún no hay acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP.

Según Albiol, el hecho de que la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat esté pendiente de la decisión de una asamblea de la CUP es una muestra más del "auténtico esperpento" que vive la política catalana. "Lo mejor que podría pasar es que CDC asumiera que debe abandonar la aventura del separatismo y abrirse a acuerdos con otras formaciones que no quieren romper España", ha planteado.