Portugal

Manual del ataque de un economista a la deuda de un país

Portugal acusa a un economista de manipular los precios de la deuda soberana con sus apocalípticos escritos en varios diarios.

Tres operadores observan sus pantallas de cotizaciones.

Tres operadores observan sus pantallas de cotizaciones. Reuters

La Fiscalía portuguesa acusa al economista de Harvard, Peter Boone, de manipular los precios de la deuda portuguesa con sus apocalípticas tribunas en el blog Economix y diarios internacionales como New York Times... y lucrarse con ello. En concreto, según la acusación, Boone obtuvo presuntamente más de 800.000 euros de plusvalías con sus apuestas bajistas -que se benefician con la caída de la cotización- sobre la deuda de Portugal.

Con sus escritos, que señalaban en todo momento el riesgo de que el Estado portugués quebrase, el economista canadiense consiguió exacerbar los ataques sobre la deuda soberana del país en 2010 y ganar dinero con ello, según el razonamiento de la Fiscalía.

La investigación, destapada por el diario luso Expresso, ha provocado un terremoto en el país vecino, que vive una situación económica muy delicada y acabó siendo rescatado por la Unión Europea y el FMI con un préstamo multimillonario.

En el inicio de las diligencias, el fiscal señala en concreto un artículo (The Next Big Problem) que Boone publicó en el blog Economix, aunque luego saltó a las páginas y la web del diario The New York Times, que cuenta con decenas de millones de usuarios mensuales. Fue entre 2010 y 2012. Se le acusa de haber atentado "contra las reglas de la libre competencia y la confianza del mercado" por haber dibujado escenarios ficticios de alto riesgo para las finanzas públicas de Portugal.

En la fecha de la acusación, el profesor Boone -doctorado por Harvard y asociado de la London School of Economics- era el administrador de una sociedad de consultoría financiera que trabajaba para un 'hedge fund', cuyas posiciones en deuda portuguesa se beneficiaron con el terremoto de precios que se produjo entre 2010 y 2011.

La catástrofe de la deuda de Portugal.

La catástrofe de la deuda de Portugal.

Según la Fiscalía, el acusado "nunca" mencionó en sus análisis sus intereses de negocio, lo que, en la óptica de la Fiscalía, "habría reducido la credibilidad" pública de sus artículos. Sin embargo, el contexto de pánico e inestabilidad financiera del momento fue el perfecto caldo de cultivo para que sus columnas tuviesen un mayor impacto y la marcha de sus inversiones fueran viento en popa, al contrario de Portugal.

La rentabilidad de la deuda de Portugal a 10 años llegó a dispararse por encima del 4% a mediados de 2010 hasta tocar un máximo del 17% a finales de 2011. Con ese nivel de intereses de alto riesgo, Portugal fue incapaz de refinanciar su deuda y realizar nuevas emisiones a costes asumibles. Algo parecido sucedió en el mismo periodo a Irlanda -que también acabó rescatada- y España, cuyos intereses también se dispararon hasta que recibió ayuda financiera desde Europa.

Libertad de expresión

Tras las informaciones reveladas en la prensa portuguesa y el inicio de acciones desde la Fiscalía, el canadiense Peter Boone envió un comunicado para defenderse. "Expresar opiniones sobre asuntos de finanzas públicas no solo no es un delito, sino que es un elemento esencial de una sociedad democrática. Esta acusación representa un ataque a esos valores y por eso responderé", alegó la defensa de Boone.

"Es inconcebible que las fluctuaciones en el precio de las obligaciones del tesoro portugués puedan ser atribuidas a los blogs del Doctor Boone", señaló la nota recogida por la agencia Efe. La misma comunicación recordó que las preocupaciones por las finanzas públicas lusas expresadas en ese blog ya eran "compartidas y publicadas por un vasto número de comentaristas de primera línea".