Los secretos prohibidos de la economía

Fernando Trías de Bes ha elaborado un diccionario de definiciones ocultas de la ciencia económica con el que ha ganado el Premio Espasa 2015.

Trías de Bes acaba de publicar el libro prohibido de la economía. Dani Pozo

Trías de Bes acaba de publicar el libro prohibido de la economía. Dani Pozo

Nada más comenzar la entrevista, cuando la grabadora ni siquiera ha empezado a funcionar, Fernando Trías de Bes (Barcelona, 1967) saca su teléfono y muestra una publicidad bancaria. “Ofrecen un 3% de interés, pero... ¡mire! He tenido que grabar un vídeo para poder captar la letra pequeña. No cabía en la foto”. Palabras diminutas enlazan frases kilométricas, sin apenas puntos que las separen, llenas de cifras y siglas ininteligibles. Este economista, especialista en mercados e innovación y conocido por su Libro negro del emprendedor, ha decidido rebelarse contra ésta y muchas otras injusticias. Ha escrito el Libro prohibido de la economía (Espasa libros, 2015) con el objetivo de contar todo lo que las marcas, los bancos, las empresas y los gobiernos no quieren que sepas, con el que ha logrado el premio Espasa 2015.

“Esta publicidad no es un engaño porque la letra pequeña recoge toda la información, pero están deslegitimando al cliente, haciendo imposible una toma de decisiones sensata”. Trías de Bes es de esos tipos que, cuando pasea por el supermercado y ve un sorteo de coches anunciado en una caja de cereales, se va a casa y calcula las posibilidades de ganar, probando que no se trata más que de otro fraude camuflado en una verdad a medias. Eric Berne decía en su teoría de los juegos que el único remedio de escapar de un recreo de falsedades es descubrir las reglas que lo rigen, y eso es lo que trata de hacer este economista.

Nos hemos olvidado de las personas y la economía no se puede concebir sin ellas. Si divorciamos esta ciencia de la humanidad, podemos quedar heridos de muerte.

Sólo a quienes manipulan o engañan les indignará que denuncie en qué hemos convertido la economía, escribe Trías de Bes en la introducción de su libro. ¿No suena esto a Podemos? “Nunca me han llamado populista. Ellos ofrecen unas promesas imposibles que son bien acogidas. Lo único que he hecho ha sido elaborar un diccionario prohibido de la economía, dejando de lado la ortodoxia y explicando el verdadero significado de los términos que escuchamos a diario”.

A la pregunta ingenua y quizá absurda de cómo hemos llegado hasta aquí, Trías de Bes se refiere a una deshumanización de la ciencia económica: “Nos hemos olvidado de las personas y la economía no se puede concebir sin ellas. Si divorciamos esta ciencia de la humanidad, podemos quedar heridos de muerte”.

Trías de Bes es experto en mercadotecnia e innovación

Trías de Bes es experto en mercadotecnia e innovación

Pero, ¿es este trabajo algo realmente novedoso? ¿Por qué los académicos, sin ataduras fácticas, no revelan lo que cuenta Trías de Bes en su trabajo? “A ellos les interesa un análisis puramente económico y no vinculado a las circunstancias. Es un error peligroso porque una disciplina como ésta ha de entenderse en base a cómo la afronta la sociedad”. Abrir los ojos al ciudadano con un libro puede sonar pretencioso, pero el autor no quiere introducir una teoría o publicar un trabajo científico de relevancia, sino “aportar herramientas prácticas a para que la gente vea cuándo se la están metiendo doblada”.

“El Gobierno dice que grava estos productos para desincentivar su consumo. Lo hacen con una hipocresía tremenda. El Estado es el principal fumador, alcohólico y ludópata del país.

Trías de Bes ha recogido los principales engaños cotidianos sucedidos en un país en el que, como explica, las personas deciden según las palabras y no las cifras. “Fíjese en las hipotecas. Le pongo un ejemplo de verdad. Una persona solicita una de 200.000 euros y se compra un piso del mismo importe. Al día siguiente, sin haber pagado el primer recibo, es despedida. Le embargan y el banco vende el piso. Pero como el tasador tiró un poco alto, le dan 180.000 euros, por lo que le faltarían 20.000 por cobrar. ¡Después de haberse quedado en la calle, esa persona estaría en deuda! A eso me refiero cuando digo que hemos desconectado la economía de las personas”.

Este economista también vibra cuando se refiere a la “farsa” de los impuestos especiales. “El Gobierno dice que grava estos productos para desincentivar su consumo. Lo hacen con una hipocresía tremenda. El Estado es el principal fumador, alcohólico y ludópata del país. El Gobierno está literalmente enganchado a los productos que llaman 'especiales'. Sin ellos no podrían vivir. Entrarían en quiebra”.

Trías de Bes bebe agua con gas en el salón de uno de los hoteles más céntricos de Madrid. La habitación es circular. Son las doce del mediodía, hora del café. A su alrededor probablemente estén algunos de los que se enriquecen a costa del juego contra el que ha querido rebelarse. “Los economistas estamos empeñados en no aceptar este descrédito, pero ya no queda más remedio”.

Las 10 definiciones prohibidas de la economía

1. Obsolescencia: es la estrategia de fijar premeditadamente la fecha de defunción de un producto en el momento de ser lanzado.

2. Dos por uno: prueba fehaciente de que la empresa que lo ofrece funciona con márgenes de beneficio superiores al 50%.

3. Tarjeta de fidelización: instrumento promocional que acaba desembocando en precios más elevados y una menor libertad de elección.

4. Atención al cliente: cubo a donde va a parar toda la mierda que se genera desde un marketing mal realizado.

5. Impuesto sobre el Patrimonio: es la tasa que tiene como objetivo gravar lo que queda después de haber pagado todos los impuestos.

6. Impuesto sobre Sucesiones: es un gravamen mediante el cual, pasadas varias generaciones, todo acabaría siendo propiedad del Estado.

7. Subida de impuestos: incapacidad política que se soluciona haciendo que paguen justos por pecadores.

8. Cesta de la compra: conjunto de productos cuya probabilidad de que coincida con lo que usted o cualquier español compra es inferior a que le toque el Gordo de Navidad.

9. Concurso de acreedores: es un coma inducido, irreversible en el 95% de los casos.

10. Auditoría: empresa que no tendría ningún cliente si hiciera bien su trabajo.