Adquisición

Viagra corteja al Botox para ser el mayor grupo farmacéutico

Pfizer, dueña de Viagra, quiere fusionarse con Allergan. La nueva empresa resultante de la operación valdrá en bolsa 310.000 millones.

Pfizer vale en bolsa 220.000 millones de dólares.

Pfizer vale en bolsa 220.000 millones de dólares. Reuters

  1. Pfizer
  2. Allergan
  3. Industria
  4. Farmacias
  5. Viagra

Será, si sale adelante, la gran operación corporativa del año. Una megafusión que dará lugar a una compañía valorada en unos 340.000 millones de dólares (310.000 millones de euros) y a la mayor empresa farmacéutica del mundo. La estadounidense Pfizer, el conocido fabricante de la Viagra, ha llamado a las puertas del laboratorio que produce el Botox, el irlandés Allergan.

En el mundo empresarial las operaciones no pueden darse por terminadas hasta que estén rubricadas, pero en este caso las intenciones son claras. “Pfizer confirma que está en discusiones preliminares y amistosas con Allergan en relación a una potencial transacción”, reconoce en su misiva ante inversores y clientes.

.

.

El primer movimiento está hecho. “Pfizer enfatiza que no se ha llegado a ningún acuerdo y no hay certeza de que estas discusiones vayan a llevar a una transacción, ni sobre sus términos, en caso de que la hubiera”. Y no habrá más comentarios hasta que la operación esté encarrilada.

La operación tiene sentido, al menos para el mercado. Los inversores reaccionaron disparando cerca de un 10% las acciones de Allergan, que ya vale más de 120.000 millones de dólares. A ellos se sumarían los 220.000 que capitaliza Pfizer en el parqué neoyorquino.

Un porqué de la operación está en los ingresos. Los de Pfizer van a la baja mientras que los de su potencial competidor suben como la espuma, en gran medida gracias al Botox, pero también por sus medicamentos para problemas visuales, como el glaucoma. En concreto, las ventas ajustadas de Pfizer para este 2015 caen a un ritmo del 20% (hasta 47.000 millones de dólares). Mientras, las de Allergan crecen a tasas superiores al 20% y a cierre de año alcanzará unos ingresos de 17.000 millones de dólares.

.

.

Si se concreta la operación llegará meses después de que Pfizer tratara, en vano, hacerse con AstraZeneca. Una operación muy similar a la que ahora está sobre la mesa y con la que la farmacéutica estadounidense buscaba, sobre todo, lograr la ventaja fiscal de mover su sede a Reino Unido. Ahora, la ventaja está en Irlanda, donde está radicada la sede social de Allergan. Y ese es el otro porqué de este movimiento empresarial.

Ir a Irlanda para pagar menos

Este motivo, la fiscalidad, ha hecho que la operación se cuele de lleno en la precampaña a la presidencia de Estados Unidos. No en vano, Pfizer paga allí un impuesto de sociedades del 35%, mientras en Irlanda es del 12,5%. Mudarse tiene sentido.

Y los candidatos a la presidencia mantienen posturas muy definidas. Por un lado, los demócratas Hillary Clinton y Bernie Sanders han criticado a las farmacéuticas por elevar el precio de los medicamentos y, además, recortar sus stocks. Además, ambos han prometido poner coto a las operaciones corporativas que buscan lograr rebajas fiscales.

Por otro, candidatos republicanos como Donald Trump o Marco Rubio, abogan por bajar los impuestos en Estados Unidos para evitar que las grandes corporaciones tengan la tentación de adquirir rivales para llevarse la sede fuera del país.

Lyrica, medicamento líder

En España, la multinacional Pfizer logra rentabilizar su actividad. En concreto, su negocio español le aporta un beneficio de 4,3 millones de euros, según la última memoria publicada por la filial, que corresponde al ejercicio 2013. Ese año, su volumen de ingresos rozó los 925 millones de euros y se resintió ligeramente. Fue un 2,6% menor que en el año anterior.

Pfizer negocia una fusión de 330.000 millones con Allergan

Pfizer negocia una fusión de 330.000 millones con Allergan Reuters

La compañía aún no ha remitido al Registro Mercantil su memoria de 2014. Al cierre del ejercicio 2013, Pfizer tenía en España una plantilla de 1.083 personas. La mayoría de ellas, 877, dedicadas a labores de márketing. Un año antes, su volumen de empleados era superior, en concreto, tenía más de 1.200 trabajadores, ya que en 2012 llevó a cabo un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectó a 247 personas.

La compañía explica en su memoria que el “sector se encuentra con serias dificultades por cuanto las medidas de la Administración para el control del gasto farmacéutico están suponiendo un claro freno a nuestros ingresos”.

Por ejemplo, a 30 de noviembre de 2013 (la fecha en la que cerró su ejercicio), Pfizer mantenía un saldo de clientes (a cobrar) por importe de 451 millones de euros. De ellos, el 20,6% correspondía a clientes privados (principalmente mayoristas) y un 79,4% a la Seguridad Social y organismos oficiales.

“En 2013 el Gobierno central estableció un plan de pagos para toda la deuda de hospitales públicos exigible hasta el 31 de Mayo de 2013 que ha sido ejecutado a finales de Febrero de 2014”, indica. Además, asume que al cierre de ese año, mantenía, “cuentas a cobrar vencidas por importe de 329,5 millones de euros. De dicho importe, la casi totalidad corresponde a la Seguridad Social y Organismos Oficiales y se espera recuperar al corto plazo”.

Pfizer atesora el medicamento con receta más vendido de España. Se trata de Lyrica, un fármaco con diversos usos, ya que sirve para el tratamiento de la fibromialgia, el dolor y la ansiedad, que, en la primera mitad de 2015 vendió más de dos millones de unidades.

El negocio del Botox

Allergan también tiene negocio en España. Sólo el Botox le genera 16,7 millones de euros en ingresos anuales.

Su facturación en ese mismo ejercicio, el 2013, fue de 91 millones de euros. De ellos, más de 59 millones corresponden a productos para el tratamiento del glaucoma y cuidados del ojo. Ese año, la filial también fue rentable. En España ganó 2,1 millones de euros.