RESULTADOS DEL TERCER TRIMESTRE

La mejor noticia para el Banco Santander es que ya no depende del mercado

Los resultados por operaciones financieras llegaron a suponer cerca del 10% de sus ingresos durante la crisis. Ahora, han caído a la mitad.

José Antonio Álvarez, CEO del Santander, en la presentación de resultados.

José Antonio Álvarez, CEO del Santander, en la presentación de resultados. Efe

En los peores años de la crisis económica, los bancos encontraron su tabla de salvación en el retorno sobre operaciones financieras (ROF), en especial, apoyándose en el carry trade. ¿Qué es esto? El proceso por el cual las entidades se fondeaban a tipos de interés muy bajos en el Banco Central Europeo y destinaban este dinero a comprar deuda pública, que pagaba unos intereses mucho mayores.

Los beneficios del área financiera, ya fuesen procedentes de la compra de deuda, como de las acciones, se convirtieron en uno de los pilares clave del sector para atravesar los duros años de la crisis. Tanto, que casi llegaron suponer el 10% de todos los ingresos del banco durante algunos trimestres de la crisis.

En 2009, el resultado financiero neto alcanzó el 8,7% de los ingresos del Santander y en 2013 se situaron en el 8,3 millones de euros. En total, casi 3.500 millones de euros que la entidad se llegó a embolsar gracias a sus operaciones en mercado (sin contabilizar los dividendos).

.

.

Vuelta a la normalidad

Ya con los resultados del tercer trimestre del año sobre la mesa se observa cómo el peso de las operaciones financieras de la entidad ha vuelto al lugar anterior al estallido de la crisis. La Bolsa ya no sube tan rápido como los años anteriores (el Ibex cae un 1% en el conjunto del año) y la rentabilidad que paga la deuda europea está este año en el entorno de mínimos históricos.

El frenazo de los mercados ha provocado que el resultado financiero de la entidad se quedara en 1.701 millones de euros en los nueve primeros meses del año, el nivel más bajo desde el inicio de la crisis. En comparación con el mismo periodo de 2014, este beneficio cayó un 23% y comparado con 2013, fue un 40% inferior.

Este descenso ha provocado que las operaciones financieras supongan este año apenas un 4,9% del ingreso bruto de la entidad, casi la mitad que en los peores años de la crisis. En cualquier caso, el frenazo de los mercados no es una mala noticia para el Santander, más bien el contrario.

.

.

La recuperación de la economía ha permitido a la entidad volver a centrarse en su negocio principal: la banca minorista y las comisiones por productos. El margen de intereses del banco avanzó un 11,3% en los nueve primeros meses del año respecto al mismo periodo del año anterior, hasta alcanzar los 24.302 millones de euros. Además, las comisiones netas avanzaron un 5,8%, hasta los 7.584 millones de euros.

Pide más a España

Esta vuelta de la cuenta de resultados del Santander al modelo precrisis, por los bajos tipos de interés que paga el mercado, tiene un efecto negativo, que los márgenes son más reducidos. Aunque los beneficios son mayores, la eficiencia que consigue el banco sobre sus recursos propios no alcanza los niveles de la crisis. El retorno sobre el capital (ROE) del Santander cerró el tercer trimestre del año en el 7,4%.

En el caso de España, el ROE que consiguió el Santander supera ya el 10%, según indico José Antonio Álvarez, consejero delegado de la compañía, durante la presentación de resultados. Sin embargo, el objetivo del banco es mejorar estos números de eficiencia y alcanzar un retorno sobre el capital del 13%.

.

.

Álvarez también reconoció que el mercado de crédito en España no está evolucionando al nivel que la compañía esperaba. “Pensábamos que la demanda de crédito iba a ser algo más intensa y que íbamos a crecer”, explicó el consejero delegado del banco, que ya retrasa la previsión de crecimiento de los préstamos a 2016. El saldo de crédito en el país se contrajo un 1% respecto al mismo periodo del año anterior, con un descenso del 4% en el saldo hipotecario, que se compensa con un avance del 1% de los préstamos a las empresas.