CRISIS EN CATALUÑA

JxS y la CUP aceleran la negociación para sellar su pacto antes del 9-N

Las formaciones soberanistas redoblan sus contactos y acusan al CNI de seguir los pasos de Artur Mas. El president lidera las negociaciones.

Los diputados Llach, Junqueras, Rovira y Romeva, junto a Forcadell.

Los diputados Llach, Junqueras, Rovira y Romeva, junto a Forcadell.

  1. Cataluña
  2. Comunidades autónomas
  3. Barcelona
  4. Junts pel Sí
  5. Partidos políticos
  6. Política
  7. Coaliciones electorales
  8. CUP

La presentación el pasado martes de la propuesta de inicio del proceso independentista ha reforzado la sintonía entre Junts Pel Sí (JxS) y la CUP, que esperan pactar quién presidirá la Generalitat antes de la primera sesión de investidura del 9 de noviembre.

Ambas formaciones han redoblado los contactos para llegar a un acuerdo e incluso Artur Mas se reunió con miembros de la CUP el pasado lunes, según ha avanzado El Confidencial y han confirmado fuentes de ambos partidos. Mas se reunió con diputados de la CUP sin nadie de CDC para tratar de desbloquear la negativa de los anticapitalistas a investirlo. Hasta la fecha el president no había participado en los contactos y había delegado las negociaciones a diversos miembros de la candidatura de JxS, con Raül Romeva a la cabeza.

Desde la CUP achacan al CNI la filtración de la reunión entre Mas y Baños

La extrema discreción de los contactos entre ambas formaciones ha aumentado este jueves después de que trascendiera la reunión de Mas con la CUP. Nadie entendía en el Parlament cómo una reunión tan discreta, con escasos participantes, había podido filtrarse a un medio poco afín a la causa soberanista. Anna Gabriel, de la CUP, incluso ha asegurado que quien había desvelado la información había sido el CNI. Otros atribuyen la filtración al sector más moderado de CDC, que recela de un pacto con la formación anticapitalista.

Entre las filas soberanistas cada vez gana más fuerza la sospecha de que el CNI está espiando a Artur Mas, después de que también trascendiera que el president se reunió con Jordi Pujol la misma mañana en que detuvieron al tesorero de CDC, Andreu Viloca.

Confían en que habrá pacto

Al margen de los recelos que ha levantado la filtración, la CUP ha aprovechado este jueves para destacar los avances en las negociaciones y mostrar su confianza en un acuerdo. “Si es por nosotros, habrá presidente de la Generalitat en esta legislatura y estamos intentando que en la primera sesión de investidura”, ha afirmado a Rac1 Benet Salellas, diputado de la formación anticapitalista. Salellas ha considerado “perfectamente posible” que haya acuerdo antes del 9 de noviembre y ha añadido que la formación está “trabajando al máximo” para cerrar las negociaciones cuanto antes.

La CUP ha destacado los avances en las negociaciones pero ha insistido en que no se han movido respecto a su negativa a Mas. En la formación anticapitalista aseguran en privado que ellos han emplazado a JxS a proponer alguna alternativa, incluso de CDC, pero que de momento en la coalición siguen empeñados en que el presidente sea Mas. También aseguran que en JxS no han querido acceder -de momento- a la posibilidad de que Mas tenga un papel más institucional y menos ejecutivo. “Quieren a Mas con todas las de la ley”, explica un miembro de la formación anticapitalista, que a pesar de estas palabras también dice que habrá pacto.

La CUP suspendió las reuniones con JxS después de que los Mossos detuvieran a nueve anarquistas

A pesar de los avances, la CUP aprovechó el miércoles para marcar perfil propio y demostrar lo difícil que puede ser negociar con un partido de este tipo. La formación anticapitalista suspendió las reuniones que tenía acordadas con JxS después de que una operación de los Mossos d’Esquadra acabara con la detención de nueve anarquistas. La CUP mandó una nota de prensa en la que mostraba su “preocupación por la obediencia del Govern en funciones a la Audiencia Nacional española” y explicaba que había cancelado las reuniones del miércoles.

La votación, antes de la investidura

Paralelamente a la investidura de Mas, los partidos independentistas trabajan para que la propuesta de resolución de inicio del proceso soberanista se apruebe cuanto antes. Tanto la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, como JxS y la CUP exploran todas las vías posibles que permitan a la cámara votar esa resolución antes de la primera sesión de investidura.

El PP apurará previsiblemente hasta el 5 de noviembre a última hora para constituirse como grupo. Esto impediría aprobar la moción antes de la sesión de investidura, ya que una vez se haya constituido la Junta de Portavoces se deben conceder dos días hábiles para presentar enmiendas. Esto llevaría los plazos hasta el mismo 9 de noviembre, ya que hay un fin de semana de por medio.

Forcadell ha especulado este jueves en la emisora de radio La Xarxa con la posibilidad de que el 9 de noviembre se hagan dos plenos. Uno por la mañana para votar la propuesta de resolución y otro por la tarde para votar la investidura. Esto permitiría a los soberanistas hacer dos votaciones clave en un día con alta carga simbólica para el independentismo, ya que se cumple el primer aniversario de la consulta celebrada el año pasado.