Nombramiento discrecional del CGPJ

El abogado del rey Juan Carlos accede como juez al Supremo

Entre los méritos de Fernando Pantaleón hay uno poco conocido: fue elegido para defender a Juan Carlos I de una demanda de paternidad.

Fernando Pantaleón, en su comparencia ante el CGPJ

Fernando Pantaleón, en su comparencia ante el CGPJ

  1. CGPJ
  2. Tribunal Supremo
  3. Juan Carlos I

El 11 de febrero de 2015 dos abogados pusieron sus firmas en un recurso de 25 folios dirigido a la Sala Civil del Tribunal Supremo. El escrito, presentado en defensa de Juan Carlos I, era demoledor, tan bueno que la Sala Civil en pleno, que sólo siete días antes había admitido a trámite una demanda de paternidad contra el Rey, cambió radicalmente de opinión. La ciudadana belga Ingrid Sartiau se quedó con las ganas de someter al ex jefe del Estado a la prueba de ADN que había pedido para comprobar si es o no su padre. Caso cerrado.

Muchos opinaron entonces que la Sala nunca debió haber aceptado a trámite una demanda de paternidad tan endeble en la presentación de un mínimo principio de prueba sobre las supuestas relaciones de Juan Carlos de Borbón con la madre de Sartiau.

Pero lo que no suscitó ninguna controversia fue la enorme calidad del recurso interpuesto por los dos defensores del Rey. Uno de ellos era un socio del bufete Garrigues, el otro era Fernando Pantaleón Prieto y acaba de ser promovido al cargo de magistrado del Tribunal Supremo. Estará destinado en la misma Sala Civil a la que hizo rectificar en el asunto Sartiau vs Borbón.

El Consejo General del Poder Judicial ha elegido este jueves a Pantaleón juez de la Sala Civil del Alto Tribunal por el llamado quinto turno. Se trata de una vía de acceso directo al Supremo destinada para juristas de reconocido prestigio y es muy codiciada en el mundo jurídico. La plaza que ocupará Pantaleón quedó vacante por la jubilación de Sebastián Sastre y había sido solicitada por 26 candidatos.

11 votos de 21

La elección de Pantaleón no ha sido un paseo militar, en contra del deseo de su valedor, el vocal Vicente Guilarte. Ha logrado 11 de los 21 votos del CGPJ, mientras que su principal contrincante, el catedrático de Derecho Civil Carlos Lasarte, ha obtenido 6. Ana Belén Campuzano, catedrática de Derecho Mercantil, tuvo tres votos y Juan Damián Moreno, catedrático de Derecho Procesal, uno. Con el anterior sistema de elección de cargos judiciales discrecionales, que exigía un mínimo de 13 votos, ninguno de ellos habría podido acceder al Tribunal Supremo.

Guilarte defendió durante el Pleno del Consejo la candidatura de Pantaleón. Le conoce bien, porque ambos han escrito juntos obras jurídicas. El nuevo magistrado ha sido profesor de Derecho Civil en Universidades públicas durante más de 36 años y ha ejercido la abogacía durante 18 en el Bufete Garrigues, del que fue socio nueve años.

Ha sido vocal permanente de la Sección Civil de la Comisión General de Codificación desde diciembre de 1994 y autor de numerosas publicaciones consideradas imprescindibles entre los civilistas. Doctor en Derecho con una tesis doctoral sobre el concepto de daño dirigida por Luis Díez-Picazo, amplió estudios en la Universidad de California. Ha intervenido como árbitro en arbitrajes internos e internacionales. En 2006 apareció por primera vez en el directorio Chambers Global como uno de los mejores abogados españoles en materia de litigación y resolución de controversias y desde entonces no ha dejado de aparecer en la prestigiosa lista.

Algunas fuentes del CGPJ y del Supremo han expresado cierto temor sobre eventuales conflictos de intereses dados los asuntos que lleva el bufete en el que el nuevo magistrado ha trabajado hasta ahora. Es, en todo caso, un riesgo inherente a la vía de acceso (cuyos excelentes resultados a lo largo de la historia del tribunal nadie pone en cuestión) y que se conjura "con la transparencia y la profesionalidad", señalan fuentes del Consejo.