la trama de los pujol

Todos los charcos en que se metió Luis, el C…onstructor

Gürtel, Yogui, Bárcenas, Petrum... Luis Delso Heras (Madrid, 1952) se ha convertido en uno de los salpicados habituales en algunas de las operaciones anticorrupción más destacadas de los últimos años.

Luis Delso, presidente de Isolux.

Luis Delso, presidente de Isolux. Efe

Es el mayor accionista y dirige la mayor constructora que no cotiza en bolsa. Por eso, quizá, apenas se mueve bajo los focos públicos, pero su nombre aparece recurrentemente junto a los imputados estrella, en su mayoría expolíticos. Se ha hecho experto en meterse en charcos judiciales.

Sólo en la última y más reciente, Delso aparece imputado en la causa contra Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresident de la Generalitat, al que se le acusa de presuntos cobros de comisiones ilegales por interceder entre contratistas y la administración.

La amistad que le une a Delso con el primogénito de los Pujol aparece reflejada en los documentos judiciales, a cuenta de pagos (hasta 15 millones de euros) entre Isolux y una sociedad del segundo por consultorías y una propiedad en México.

Su gran charco: el politícofinanciero

Formado en el ámbito financiero, Delso hizo carrera como analista y comercial (relaciones bancarias) en firmas estadounidenses como Citi o First National Chicago a principios de los años 80. Ya bajo el Gobierno del PSOE, a los 31 años, se convierte en consejero delegado de Caja Postal, la entidad pública que años más tarde pasaría a engrosar el holding Argentaria.

Fue un financiero afín a los sucesivos gobiernos socialistas y ocupó puestos de responsabilidad en Banco de Financiación Industrial y en el Banco de Comercio. Más tarde pasaría a presidir Transmediterránea (1990-94) hasta que, tras la intervención de Banesto en 1993, fue reclamado por Alfredo Sáenz para dirigir Radiotrónica, una de las joyas de la corporación industrial y, más tarde, Isolux.

La pequeña ingeniería acabaría años más tarde en manos de un grupo de fondos liderados por el británico Natwest y Delso siguió al frente. En 2002, con la ayuda de Caja Navarra y Caja Castilla La Mancha (CCM), el equipo directivo recompró las acciones de la empresa por unos 200 millones de euros. Fue en pleno boom inmobiliario y constructor en España con la entrada en el euro, que tantos réditos dio al sector hormigonero y ladrillo.

Dos años más tarde, Isolux (especializada en ingeniería) se fusiona con Corsan, la constructora de la familia Corsini. Supone su entrada en la liga de las grandes obras y contratos públicos con la Administración. También en el exclusivo club de personas que entran a formar parte de los consejos de administración de cotizadas del Ibex 35. En su currículo aparecen sillones como los de Unión Fenosa, Colonial o Telefónica.

En su consejo, el de Isolux, se sientan empresarios catalanes de la talla de Salvador Alemany (Abertis) o Jordi Mercader; así como el exministro socialista Javier Gómez Navarro o el exlíder de Alianza Popular, Antonio Hernández-Mancha.

Han sido tiempos de vino y rosas, de bonanza, en los que Delso alcanza sus cotas más altas de poder. Incluso la constructora se plantea su salida a bolsa para ganar todavía más músculo financiero y poner en valor las acciones de los dos grandes socios, Delso y José Gomis, cuya fortuna se valora en más de 500 millones de euros.

Su salto al sol

A mediados de la década pasado, Delso se embarca en uno de sus mayores proyectos y, a la postre, uno de los grandes charcos empresariales en los que se involucró. Se trata de T-Solar, la mayor empresa fotovoltáica en España, a la que consiguió atraer inversores internacionales como el fondo de pensiones de Canadá.

Esa relación no le ha traído buenas relaciones con sus socios y la obligación de enfrentarse al Gobierno en los tribunales para defender los intereses de la empresa solar. El cambio legislativo de la actual Administración Rajoy en las primas a las energías renovables en España convirtió su proyecto estrella en estrellado. Tras varios intentos por colocarlo en bolsa, la empresa filial de Isolux tiene el cartel de ‘se vende’.

De Gürtel a Barcenas

Delso llegó comparecer en el Parlamento catalán y desmintió una de las teorías que le vincularon a los pagos en negro a la trama Gürtel. Luis Bárcenas, el extesorero del Partido Popular, había dejado caer tiempo atrás que ‘Luis, el cabrón’ -el improperio que aparecía en los papeles de la trama de Correa- no era él, sino el constructor madrileño.

Caso Yogui

Se investigan pagos por valor de más de seis millones de euros de una de la subcontratas de Isolux a funcionarios públicos por las obras del AVE Madrid-Barcelona. También los sobrecostes de diversos tramos que lideraba la constructora de Delso.

Petrum III

Es la última en salir a la luz ha sido la que le vincula al hijo mayor de los Pujol Ferrusola, Jordi, después del pago de 14 millones de euros por unos terrenos inmobiliarios en México. También se documenta como la actividad consultora de los Pujol le costó 1 millón de euros a Isolux por un contrato en Monterrey (México).

Aeropuerto Don Quijote

Pero si hay un caso paradigmático de su capacidad como contratista del Estado es la construcción del Aeropuerto de Ciudad Real. Isolux, dueño de una parte del accionariado del proyecto aeroportuario junto a la quebrada Caja Castilla La Mancha, se adjudica la construcción de la propia infraestructura.